CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mecánica

3 MIN

El OBD, la prueba más difícil de la ITV regresa el 1 de julio

David Clavero | @ClaveroD | 21 Jun 2022
itv-taller-mecanico-0517-01
itv-taller-mecanico-0517-01

Las ITV estrenan novedades de cara al próximo 1 de julio y entre ellas destaca especialmente el regreso de una de las pruebas más difíciles y temidas por los conductores, la diagnosis OBD. Esta prueba busca reconocer cualquier avería o manipulación en los sistemas de seguridad y anticontaminación, siendo por ello una parte fundamental en las inspecciones de los vehículos más modernos. Sin embargo el Covid-19 obligó a las ITV a dejar de realizar esta diagnosis OBD, regresando ahora dado el la eliminación de restricciones que se está llevando a cabo en toda España.

Desde el 20 de mayo de 2018 (Real Decreto 920/2017), la prueba de diagnosis mediante el puerto OBD (On-Board Diagnostics) es obligatoria en las inspecciones ITV. Esta prueba afecta a los vehículos M1 y N1 (turismos de hasta 9 plazas y vehículos destinados a carga de no más de 3.5 tn) homologados bajo normativa de emisiones Euro V o superior. Para entenderlo de forma más sencilla, esta prueba afecta a todos los coches o furgonetas matriculados a partir de enero de 2011.

Con la diagnosis OBD las ITV persiguen acabar con la picaresca y la manipulación en los sistemas de seguridad y control de emisiones

El objetivo de esta prueba es sencillo, buscando ofrecer una mayor y mejor información sobre el estado de nuestro vehículo. Para ello, mediante el puerto de diagnosis se realiza un examen de la ECU del vehículo, accediendo a la lectura de diferentes parámetros del motor y sus sistemas anticontaminación para complementar la prueba de gases, y accediendo a la memoria de averías para detectar cualquier problema en los sistemas de seguridad del vehículo como pueden ser airbags, pretensores o testigos del cinturón de seguridad.

Aunque esta diagonisis electrónica pueda generar cierto miedo entre los conductores, la realidad es que se trata de una prueba que solo deben temer aquellos coches que han sido manipulados. Precisamente ese es el fin de esta diagnosis, persiguiendo la manipulación que se ha popularizado en tanto a sistemas como la EGR o el FAP instalados en los coches diésel. Del mismo modo, también consigue garantizar una mayor seguridad para los vehículos, pues esta diagnosis también saca a relucir cualquier manipulación o mala reparación que se haya realizado en un vehículo accidentado donde han saltado airbags o pretensores pirotécnicos.

La diagnosis OBD complementa la prueba de gases convencional en la ITV, lo que permite conocer de forma más precisa cuál es el origen del problema

Esta prueba dejó de realizarse en las inspecciones ITV en 2020, buscando así evitar cualquier transmisión del virus. Ahora, dada la eliminación de restricciones frente al Covid-19, la prueba de diagonis OBD regresa a las inspecciones a través de la entrada en vigor de una nueva versión del Manual de Procedimiento de Inspección de las Estaciones de ITV (v. 7.6.1) el próximo 1 de julio. A título demostrativo, cabe recordar que estas pruebas han demostrado ser bastante efectivas para detectar vehículos que emiten más de lo que deberían, pues el 20% de las inspecciones no favorables en 2019 tuvo como motivo el no haber superado la prueba de emisiones.