CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Eléctricos

5 MIN

Audi Skysphere: el futuro es un roadster eléctrico de lujo… con aires de Batmóvil

Elena Sanz Bartolomé | 11 Ago 2021
Audi Skysphere 01
Audi Skysphere 01

Cuando hace algunas semanas Audi nos presentó al primer miembro de una nueva familia de prototipos, mi primer pensamiento fue inevitable: la marca de los cuatro aros ha reinterpretado el Batmóvil con el que casi todos hemos soñado. El Audi Skysphere es el futuro de la marca: un roadster eléctrico de lujo en el que vivir experiencias cautivadoras.

Audi tiene claro algo: ya no se trata únicamente de conducir y por ello está redefiniendo el segmento de los vehículos de lujo. El debut del Audi Skysphere en Peeble Beach no es una elección hecha al azar: ha sido concebido en el Audi Design Studio en Malibú, ubicado junto a la autopista de la costa del Pacífico que une Los Ángeles con el norte de California. Allí es donde Gael Buzyn y su equipo empezaron a darle forma tomando como referencia el pasado.

15
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Su fuente de inspiración ha sido el Horch 853 roadster, que supuso la definición del lujo moderno en los años 30 y ganó el Concurso de Elegancia en Peeble Beach. Con este punto de partida han creado un vehículo eléctrico que ofrece dos experiencias de conducción, la de un gran turismo y la de un deportivo, con accionar un único botón.

Un coche que crece 25 centímetros

El Audi Skysphere ha sido equipado con una distancia entre ejes variable que pasa ser similar a la del Audi A8 L a tener la de un Audi RS 5. ¿Cómo? Modificando la longitud exterior del coche en 25 centímetros, la batalla y la distancia libre al suelo en 10 milímetros. De esta forma es posible conducir un e-roadster con una distancia entre ejes reducida o dejarse llevar por un GT con conducción autónoma (el volante y los pedales quedan ocultos) disfrutando del cielo como techo, del máximo espacio y de los servicios que ofrece el completo ecosistema digital integrado.

Distancia entre ejes variable aparte, el Audi Skysphere mide 5,23 metros de largo, 1,85 metros de ancho y 1,23 metros de alto. Su diseño presume de un capó largo con voladizos cortos en una parte delantera donde destaca la parrilla Singleframe, los cuatro aros iluminados con un diseño tridimensional, elementos LED blancos y unos grupos ópticos que le otorgan una mirada decidida.

De camino a la zaga nos topamos con unos prominentes pasos de rueda con estribos que parecen sobresalir en el eje trasero. Bajo ellos aparecen unas llantas aerodinámicas de 23 pulgadas de diámetro que calzan unos neumáticos en formato 285/30. La parte trasera del Audi Skysphere ha sido desarrollada en el túnel de viento y combina elementos de un speedster y de un shooting brake con una gran superficie acristalada. La firma lumínica se extiende a lo ancho del vehículo y está acompañada por innumerables LED de color rojo.

Nivel 4 de conducción autónoma

Teniendo en cuenta que el Audi Skysphere cuenta con Nivel 4 de conducción autónoma (en determinadas situaciones el conductor no tendrá que intervenir y podrá delegar la conducción en el coche), el interior ha sido diseñado en consecuencia. El volante y los pedales pueden desaparecer y los asientos, tapizados con microfibra sostenible, parecen muebles de diseño que gracias a su posición variable en el interior ofrecen total libertad de movimiento.

Eso sí, cumplen con la sujeción, la seguridad y el confort necesarios para conducir. Y es que cuando el conductor se pone al volante, el Audi Skysphere ofrece un cockpit con todos los controles ubicados a su entera disposición. A ellos se unen las pantallas táctiles situadas en el salpicadero y en la zona superior de la consola central con las que se controla el vehículo y los sistemas de infoentretenimiento.

Más de 600 CV y más 500 kilómetros de autonomía

Como decíamos antes, el Audi Skysphere es un roadster eléctrico y como tal está impulsado por un motor situado en el eje trasero se encarga de suministrar la potencia a las ruedas de este eje. Desarrolla una potencia de 632 CV y un par máximo de 750 Nm: con estas cifras pasa de 0 a 100 km/h en apenas 4 segundos. Hay que tener en cuenta que pesa unos 1.800 kilos y que los alemanes han dispuesto un reparto de pesos con el 60% en el eje trasero motriz.

La batería, ubicada detrás del habitáculo, tiene una capacidad de más de 80 kWh: esto le permite garantizar una autonomía de más de 500 kilómetros según el Ciclo WLTP y, eso sí, utilizando el programa GT.

En cuanto a la puesta a punto, el Audi Skysphere tiene suspensiones de paralelogramo deformable en ambos ejes con los trapecios superiores forjados en fundición de aluminio. La dirección presume de un sistema by-wire (por cable) que controla el giro tanto de las ruedas delanteras como de las traseras. La suspensión neumática adaptativa, por su parte, es la última la última evolución de este sistema: tiene tres cámaras de aire independientes que se pueden desactivar en caso de conducir de forma deportiva y, una vez en marcha, las ruedas suben o bajan para compensar las irregularidades de la calzada.