CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Coupés

6 MIN

Primer contacto con el BMW Serie 4 2020: punto de inflexión

Daniel Valdivielso | @valdi92 | 18 Dic 2020
Bmw Serie 4 Coupe 014
Bmw Serie 4 Coupe 014

En los últimos años hemos visto como BMW trabajaba duro con los diseños de sus nuevos lanzamientos con el fin de crear una nueva imagen de marca, más agresiva, más personal, alejada del convencionalismo. Sin duda, uno de los mayores exponentes de esta tendencia es la nueva generación del BMW Serie 4, al que ya hemos puesto a prueba en una primera toma de contacto. ¿Una parrilla llamativa, o algo más? ¿Qué esconde el BMW Serie 4 2020 tras su espectacular carrocería?

El Serie 4 de BMW es una identidad propia dentro de BMW, desgajándose de lo que hasta el momento era su modelo matriz, el BMW Serie 3. Con el nacimiento del BMW Serie 4 F32 (denominación interna de la anterior generación del Serie 4) moría también el BMW Serie 3 Coupé que durante tantos años había sido una de las referencias del mercado.

Tras una primera generación de Serie 4 con un marcado parentesco con el BMW Serie 3, con un diseño muy parecido y una puesta a punto de auténtico Gran Turismo, en BMW han decidido hacer de la nueva generación del BMW Serie 4 un exponente de diseño, tecnología y dinamismo de conducción. ¿Lo habrán conseguido?

El BMW Serie 4 por fuera: más que un frontal llamativo

La nueva generación del BMW Serie 4 ha crecido en madurez, en dimensiones...en todo. Es evidente que su diseño quiere distanciarse de manera definitiva del parentesco del BMW Serie 3, y para ello utiliza todo tipo de argumentos, empezando por un frontal en con personalidad propia, en el que la parrilla es la parte más llamativa y reconocible del conjunto. Su tamaño multiplica el de su antecesor y el del Serie 3 para convertirse en la parrilla más grande que BMW instala en sus vehículos de calle.

Sus formas no recuerdan a la de otros BMW coetáneos, pero es irremediable no retrotraerse en el tiempo y recordar a algunos BMW de décadas atrás, como el 3.0 CSi de los años 70 o el casi centenario BMW 328 de 1926. Vale, para gustos los colores -o las parrillas- y...a mi no me gusta. Puede ser cosa de la perspectiva, de acostumbrarse a verlo o de que la dichosa matrícula en medio de la parrilla le quita intensidad, pero no. No me hago a ella...

Las líneas laterales del BMW Serie 4 se perciben mucho -pero mucho- más marcadas, con una curva en la ventanilla posterior que automáticamente recuerda al que ahora es su hermano mayor, el BMW Serie 8, sensación que también percibo al observar la parte posterior. Los pilotos más afilados y alargados y el portón más alto hacen que, en general, el nuevo Serie 4 sea un vehículo con más porte, menos basto. Por si fuera poco, ésta nueva generación ha crecido de manera sustancial, alcanzando los 4.77 m de longitud (12,8 cm más), 1.85 m de anchura (2,7 cm más) y 1.38 m de altura (0,6 cm más).

36
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Calidad, calidad y más calidad

Si algo se le tiene que reconocer al nuevo BMW Serie 4 es que es calidad constructiva ha ganado enteros respecto a su antecesor colocándose en estos momentos, a mi juicio, un peldaño por encima del nivel de Audi A5 y dos (o tres, si me apuras) por encima del nivel que exhibe el Mercedes Clase C Coupé. El diseño eso sí, igual que sucede con sus dos rivales mencionados, es prácticamente calcado al que encontramos en el modelo berlina, en este caso el BMW Serie 3.

Los materiales son de calidad, los ajustes entre piezas muy buenos y el gusto con el que han sido diseñados elementos como las molduras decorativas, el volante o los asientos dan fe del esfuerzo que ha hecho BMW para agradar a sus potenciales compradores. Por si fuera poco, un servidor (que mide 1.80 m) se ha encontrado sorprendentemente cómodo tanto en las plazas delanteras como en las posteriores, en las que se puede viajar con cierta comodidad siempre que tus hechuras no sean demasiado exageradas.

El equipamiento, como no podía ser de otra manera, es muy extenso, tanto de serie como opcional. Sin coste añadido todos los BMW Serie 4 llegarán a nuestro país con elementos como el climatizador bizona, el cambio automático, los faros full LED o la instrumentación 100% digital. Si queremos añadir más "caché", contaremos con una extensa lista de opciones: desde faros láser hasta sistema de audio Harman&Kardon o asistente de conducción semiautónoma.

Al volante del BMW Serie 4 Coupé: más deportivo

Cuando arranco el BMW Serie 4 me bastan 10 minutos para confirmar la teoría: la nueva generación del coupé alemán es tiene un planteamiento mucho más deportivo que el de su antecesor, que ofrecía una experiencia mucho más GT. No me malentendáis: el Serie 4 sigue siendo un grandísimo gran turismo con el que "pegarse" larguísimos viajes a altas velocidades, pero ahora es capaz de ofrecer un perfil mucho más deportivo.

Desde BMW se ha trabajado a fondo para crear un chasis mucho más rígido que en la generación anterior, siendo además más rígido incluso que el de la Serie 3 actual gracias a la instalación de ciertos refuerzos en lugares como las torretas de la suspensión o el subchasis posterior. La nueva generación del Serie 4 es además más ancho y más bajo que el Serie 3, disfrutando de un reparto de pesos 50:50. 

La teoría es esa, y la práctica lo corrobora: la pisada del Serie 4 es formidable, con un aplomo excepcional, especialmente en vías rápidas. Es cierto, eso sí, que el peso sigue estando presente, saliendo a relucir en carreteras de curvas. Sin forzar el ritmo en exceso la dinámica es impecable y el BMW Serie 4 se convierte en un coupé de lo más divertido que me consigue sacar una sonrisa en cada viraje.

Cuando la carretera se retuerce en exceso o comienzo a forzar la marcha el Serie 4 saca a relucir una masa relativamente elevada que intenta escapar en cada lado exterior de la curva. Eso sí, en mi caso el motor lo compensa: "mi" unidad es la versión más potente a la venta inicialmente: un M440i xDrive, equipada con un motor de 3 litros y seis cilindros sobrealimentado con 374 CV y 500 NM.

Es, sin duda, uno de los mejores motores del momento: repleto de fuerza, completo en su empuje, con una finura de funcionamiento realmente sedosa y un sonido delicioso. Es muy difícil sacarle defectos a este motor, que permite acelerar de 0 a 100 km/h en 4.5 segundos, ganando velocidad de manera pasmosa. La gama, además, ofrece alternativas diésel y gasolina: un 420d con 190 CV, un 420i de 184 CV y un 430i de 258 CV, todos de 4 cilindros.

En los próximos meses llegarán más versiones, como un 430d o, incluso, un M440d xDrive, con un enfoque deportivo y enormes dosis tanto de potencia como par al alcanzar 340 CV. A la venta desde 48.400€, el BMW Serie 4 coupé se convierte en el "coco" del segmento de los coupés medios premium.

Vídeo destacado del BMW Serie 4