Por qué Brasil quiere eliminar sus radares, ¿cuál es la postura al respecto de la DGT?

David Villarreal  |  @davidvillarreal  | 

Estos días nos sorprendía un titular realmente llamativo, en estos tiempos que corren. Jair Bolsonaro anunciaba que eliminará los radares de velocidad de las carreteras de Brasil. Decíamos que el titular es llamativo, e incluso sorprendente, puesto que estamos acostumbrados a que los anuncios oficiales que escuchamos en España, las decisiones de la DGT, y de los países de nuestro entorno, vayan precisamente en la dirección contraria, en la de aumentar y perfeccionar los medios de vigilancia, ya no solo para los excesos de velocidad, sino también para otras prácticas que vayan en contra del código de circulación.

Brasil quiere eliminar sus radares

Jair Bolsonaro anunció esta medida en un programa de televisión (ver noticia), asegurando que habían paralizado las licitaciones de nuevos radares, y que habían dado los primeros pasos para ir eliminando los radares ya presentes. En cualquier caso, la justicia brasileña ya habría movido ficha, y ante las intenciones del que desde el 1 de enero de 2019 es Presidente de Brasil, habría pedido informes técnicos que avalen la retirada de los radares, y la finalización de los contratos, antes de proceder.

La justificación de Bolsonaro habría sido la de "que el pueblo brasileño tenga el placer de conducir", pero también que los fallecidos en carretera en Brasil estén descendiendo. Si bien es cierto las cifras no están actualizadas (son de 2013), el observatorio de la Organización Mundial de la Salud mencionaba expresamente a los accidentes de tráfico como uno de los mayores problemas de Brasil, con una tasa de fallecidos en accidente de tráfico, por cada 100.000 habitantes, muy próxima a ser 5 veces superior a la de España.

Estafa Multa Radar Foto Pegasus Exceso Velocidad

Es cierto que la velocidad es uno de los temas más polémicos cuando se habla de seguridad vial y accidentes de tráfico, pero también que cualquier decisión que se tome ha de ser prudente, y bien fundamentada.

La postura de la DGT respecto a los radares y la velocidad

Los excesos de velocidad, y la vigilancia mediante radares, han sido uno de los temas fundamentales del trabajo de la Dirección General de Tráfico durante la última década. Precisamente estos días, Pere Navarro, Director General de Tráfico desde 2018, aseguraba en el Observatorio Iberoamericano de Seguridad Vial que los medios de vigilancia eran fundamentales para mejorar la seguridad vial y evitar conductas peligrosas.

Hasta el punto en que el propio Pere Navarro reconocía que tenían puestas sus esperanzas en la tecnología, y en que esta pudiera permitir la vigilancia constante de los conductores, y que estos pudieran vigilarse como "un punto en una pantalla con el vehículo moviéndose".

Lee a continuación: El riesgo de que la DGT convierta nuestros coches en un Gran Hermano, en pos de la seguridad vial

Ver todos los comentarios 4
  • turbito

    Esa es lo que España tiene que aplicar en España ,el acoso de conducir es patético ,asqueroso ,demencial que solo en Cataluña aiga el doble de radares que en toda america ,toma ejemplo pedro navarro

  • Cristian martin

    asi es la España progre..... y no solo en este ámbito.. predican libertad.... y estamos mas atados que nunca... pero somo masocas nos gusta y seguimos votando

  • Rog MC

    Lo que hace muy mal la DGT es centrar tantos esfuerzos en la obsesión con la velocidad, no siendo esta ni la principal ni la segunda causa de accidentes.
    Los recursos a evitar las conductas que causan accidentes y si quieres a la velocidad en muchas carreteras nacionales o comarcales pero las autovías o autopistas, no tienen que estar acosadas porque ahí si que no tiene razón de ser.

  • Mike Gonzalez

    Que pesadilla con la velocidad. Con los coches de hoy en día ir a 100 si que es un peligro que hacen que se duerma hasta un hiperactivo por no decir que luego se taponan los filtros por ir con las revoluciones rozando el ralentí ...
    el peligro son las drogas y el alcohol además de la gente que sigue usando el puñetero móvil para hablar y peor aún para mandar mensajes