comscore
MENÚ
Diariomotor
Tuning

3 MIN

El dinero no compra el buen gusto, y la prueba es este Bugatti Chiron "tuneado" por Mansory

Bugatti Chiron Mansory P

Las preparaciones de Mansory nunca se caracterizaron por ser discretas y sutiles, para qué nos vamos a engañar. El preparador suizo ha pergeñado algunas de las aberraciones del tuning más flagrantes de los últimos años, cobrando auténticos dinerales a individuos que creían que tener mucho dinero era equivalente a tener buen gusto. Y lo han vuelto a hacer, en esta ocasión con el Bugatti Chiron más desafortunado en existencia actualmente. El hiperdeportivo francés ha sido bautizado como Mansory Centuria. Por favor, si tienes un Bugatti Chiron, no lo conviertas en esta especie de Transformer.

Mansory se presentó en el Salón de Ginebra de 2018 con varios coches en los que el principal reclamo eran acabados en fibra de carbono forjada. Este acabado de aspecto granítico puede funcionar en algunos detalles, como Lamborghini nos ha demostrado en el su Huracán Performante. Pero como siempre, los abusos suelen ser perjudiciales. Gran parte de las piezas expuestas del Mansory Centuria son de fibra de carbono forjada - aunque en verdad es más el diseño que el propio material lo que arruina el resultado final.

13
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Incluso han recubierto de fibra de carbono forjada la admisión del motor. Que os quede claro, el dinero nunca compra el buen gusto.

El preparador instala un nuevo paragolpes delantero, y enmarca en fibra de carbono los faros. Las rejillas del paso de rueda delantero son del mismo material, al igual que el capó. Las taloneras laterales rompen la simplicidad de líneas del lateral del hiperdeportivo Bugatti Chiron, al igual que la toma - posiblemente decorativa - del techo, que imita los conductos de refrigeración de un coche de carreras. Es completamente innecesaria, por muy funcional que sea. El verdadero estropicio está en la zaga, cuajada de quiebros, ángulos y ruido. El nuevo paragolpes rompe la continuidad del piloto trasero.

El sistema de escape pasa a tener cuatro salidas ovaladas, como si de un queso se tratara. Las llantas son quizá el elemento más discreto de la preparación. El horror no termina con el exterior: el interior del Mansory Centuria está personalizado con aún menos gusto. Todas las superficies están tapizadas en terciopelo o Alcantara, con acabado brillante en parte del salpicadero. Cuando digo todas, quiero decir todas: intentad encontrar una superficie, más allá de los aireadores y piezas metálicas que no esté recubierta en este material. Un verdadero despropósito.

No hay mejoras prestacionales sobre el motor 8.0 W16, que retiene sus 1.500 CV de potencia máxima.

Fuente: Carscoops En Diariomotor: