La fobia al diésel consigue recaudar un 31,5% más en impuesto de matriculación. Foto 1 de 3.