CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mecánica

4 MIN

A contracorriente, así es la fórmula secreta de Mazda para que el motor diésel tenga futuro

David Clavero | @ClaveroD | 16 Abr 2022
Mazda Cx 60 Skyactiv Diesel 2023 03
Mazda Cx 60 Skyactiv Diesel 2023 03

Una vez más, Mazda nos descubre una apuesta bastante diferente al resto de la industria a la hora de diseñar nuevos motores de combustión interna. Cuando el diésel parece condenado a casi su total desaparición, llega Mazda y nos presenta un nuevo propulsor turbodiésel de 6 cilindros en línea, con 3,3 litros y hasta 254 CV. Hablamos del motor diésel de mayor cilindrada que se venderá en Europa, siendo además el más moderno y diferente de su clase, pues se trata del primer motor a gasóleo para turismos diseñado para superar la exigente normativa Euro 7.

A partir de 2025 todo coche de nueva fabricación deberá cumplir con la nueva normativa de emisiones Euro 7, lo que significa tener que hacer frente a límites de emisiones todavía más exigentes que los actuales. Pero además, esta normativa contempla un importante añadido, pues ese cumplimiento de emisiones deberá producirse a lo largo de toda la vida del vehículo, pudiendo ser comprobado el estado de sus emisiones con mucha mayor precisión que cualquier vehículo actual, lo que hace aún más complejos y costosos los sistemas anticontaminación.

Mientras la industria apuesta por motores cada vez más pequeños y la eliminación del diésel de sus gamas, Mazda lanza un motor diésel de 6 cilindros con 3,3 litros
3
FOTOS

Por lo tanto, la entrada en vigor de la normativa Euro 7 ha supuesto para muchos fabricantes el punto y final a la comercialización de motores de combustión interna, por lo menos en grandes volúmenes y en mayor medida en referencia a los diésel dada su mayor generación de NOx. Sin embargo Mazda ha decidido aceptar el desafío desarrollando una nueva generación de motores Skyactiv, una nueva familia de propulsores que ahonda en el diseño y la tecnología que la marca lleva evolucionando desde hace años.

Una vez más, Mazda pone el foco en el control de la temperatura de la combustión, algo clave para reducir la generación de NOx. Reduciendo la presión en la cámara de combustión y la temperatura durante la quema del gasóleo, Mazda asegura poder reducir la generación de contaminantes y poder tratar los gases de escape a través de un sistema más sencillo que el de coches diésel actuales, lo que permite reducir la complejidad y coste de estos sistemas, además de facilitar su correcto funcionamiento con el paso del tiempo.

Aunque Mazda ya consiguió en su anterior generación de motores diésel evitar el uso de sistemas SCR gracias a esta forma diferente de tratar el proceso de combustión del gasóleo, para el nuevo motor Skyactiv-D de 3,3 litros sí que tendrá que hacer uso de un sistema de tratamiento SCR con inyección de AdBlue, además de una EGR y filtro antipartículas. Pero insistimos, Mazda asegura que este motor conseguirá superar la Euro 7 de forma holgada, teniendo un consumo de urea más bajo y haciéndolo además en solitario ya que en Europa es por ahora el único motor diésel de más de 3 litros que ha confirmado su homologación para la nueva normativa.

Este nuevo motor diésel también tendrá versión microhíbrida, lo que le permitirá lucir la etiqueta ECO a pesar de usar gasóleo para desarrollar hasta 254 CV

Esta nueva mecánica diésel hará su debut en el nuevo Mazda CX-60, contando además con dos variantes en función de sus prestaciones y grado de electrificacón. Así, por un lado tenemos un motor 3.3 Skyactiv-D con 231 CV de potencia entre 4.000 y 4.200 rpm y un par máximo de 500 Nm entre 1.500 y 3.000 rpm. Mientras que por otro lado está el motor 3.3 e-Skyactiv D con una potencia máxima de 254 CV a 3.750 rpm y un par máximo de 550 Nm entre 1.500 y 2.400 rpm.

78
FOTOS

Un aspecto que también será interesante de este motor diésel es su variante e-Skyactiv D dotada de tecnología microhíbrida de 48 voltios. Aunque el Mazda CX-60 estará disponible en una versión híbrida enchufable como máximo exponente del ahorro de combustible, en Mazda han decidido desarrollar esta variante diésel microhíbrida de cara a ofrecer una alternativa a gasoil con mayor nivel de eficiencia de combustible y menores emisiones, amén de obtener beneficios extra como es el caso de la etiqueta ECO en España. Este sistema microhíbrido no ofrecerá autonomía eléctrica o una potencia capaz de mejorar las prestaciones del CX-60, sin embargo sí que ofrece un nivel de asistencia sobre el motor térmico para reducir su carga en los momentos de mayor consumo, yendo así un paso más allá de los sistemas Start/Stop convencionales.

Fuente: AutomotiveNews