El APAL-21541 Stalker es el Suzuki Jimny ruso que Europa debería disfrutar

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 
Apal Stalker 4x4 P

El coche que tenéis en vuestras pantallas es el APAL-21541, un coche cuyo nombre deja pocas dudas a su origen: es tan ruso como el Kremlin o el vodka blanco. Apodado "Stalker" por el propio fabricante, es un proyecto que vuelve a las calles casi dos décadas después de su incepción original. El coche está construido en Tolyatti, una ciudad del oblast de Samara que es a su vez la sede de AvtoVAZ, el mayor fabricante ruso de coches. Tras años y años de retrasos, causados principalmente por causas económicas, el Stalker llega a las calles. Y es el Suzuki Jimny ruso del que Europa también debería disfrutar.

El coche fue desarrollado por APAL a principios de la década pasada. APAL es un proveedor de plásticos para la industria del automóvil, y diseñó el 21541 como alternativa de bajo coste al Lada 4x4 - el mítico Lada Niva de origen soviético. Originalmente usaba componentes de las berlinas Lada en su construcción, y en dicha forma se vendió como APAL-2154 hasta el año 2006. El relanzado APAL-21541 está construido en torno a un nuevo chasis tubular ligero, empleando partes del chasis y grupo motopropulsor del Lada Niva. La peculiaridad es que su carrocería está íntegramente construida en plástico.

Apal Stalker 4x4 10

Es una especie de kit car construido con retales de todoterrenos ex-soviéticos. ¿Puede ser acaso más genial?

Su diseño es simple a más no poder, y bien podría haber sido pergeñado en los años ochenta del siglo pasado. Es un diseño sin margen para las florituras, sin adornos y sin atisbos de modernidad - y contra todo pronóstico, en un todoterreno puro esto es prácticamente una garantía de éxito. Tiene cuatro plazas y mide apenas 3,55 metros de longitud - dimensiones muy similares a las de un Suzuki Jimny - y cuenta con un habitáculo construido a base de plásticos duros y baratos. Un odómetro digital es la única concesión a la modernidad. No tiene airbags o siquiera equipo de sonido en sus versiones básicas.

Sus entrañas son las mismas de un Lada 4x4, es decir, tan anacrónicas como su habitáculo o su diseño. Su motor es un propulsor atmosférico de gasolina, un 1,7 litros de 81 CV de potencia e inyección electrónica - al menos cumple la normativa anticontaminación Euro 5. Este motor manda la potencia al tren trasero, pero cuenta con un sistema 4x4 conectable, con su correspondiente reductora. Gracias a su eje rígido trasero y su sencilla suspensión delantera, tiene una enorme articulación. Si a ello se sumamos un peso en orden de marcha de solo 1.170 kilos, tenemos ante nosotros una receta ideal para la práctica del todoterreno de verdad.

Apal Stalker 4x4 3

APAL solo construirá 150 unidades de este todoterreno tan básico y aparentemente divertido. Su precio será de 1,2 millones de rublos rusos, poco más de 16.000 euros al cambio actual.

Por supuesto que un Suzuki Jimny será superior, además de mucho más moderno, pero que un coche como el Stalker exista hoy día llena de esperanza los corazones de los amantes del 4x4 con raíces soviéticas.

Lee a continuación: No solo para el campo: el nuevo Land Rover Defender tendrá versiones SUV

Ver todos los comentarios 4
  • vinsukarma

    Muy caro para lo que es. El Jimmy le da sopas con onda.

  • .Motorhome.

    Togliatti la mítica ciudad donde se producen los Ladas. Parece mejor negocio un Niva, excepto por sus dimensiones que es más pequeño.

  • Txesz

    Por las imágenes entirndo que esto es un Niva con otra carrocería, conservando tanto el motor como la transmisión (tracción total permanente, no conectable como se dice en el texto, que hay igualmente 3 palancas) y esquema de suspensión.

    Tiene su punto, con esa estética tan cuadrada y una carrocería inmune a la corrosión, pero resulta un pelín caro. Y el diseño parece una mezcla del Ibex y aquel modelo también de formas cuadradas desarrollado a partir de un Duster.

  • X 2.0

    Interesante propuesta, como pega le pongo unas llantas demasiado grandes y un perfil fino. Con otras ruedas estará mucho mejor. Está claro que su precio se ve condicionado por el número de unidades que fabricarán, asi que aun que yo no lo pagaría estando el Jinny, pero tampoco es un precio loco. No estaría mal ver algunas pruebas sobre tierra.