El vídeo que hará que ningún récord en Nürburgring vuelva a sorprenderme

 |  @davidvillarreal  | 

Estamos tan acostumbrados y diría que incluso hastiados de ver cómo una y otra vez los fabricantes se preocupan por hacer vueltas rápidas y batir récords en Nürburgring, que a menudo no aportan demasiado, que quizás nos cueste entender la magnitud del hito que ha conseguido Porsche estos días. El hecho de que no sea un deportivo de calle tampoco debería empequeñecer la gesta, ni tampoco que en los 35 años que permaneció imbatido el último récord haya mejorado muchísimo la técnica de los coches de carreras, o que no hayan vuelto a competir deportivos tan rápidos en el Norschleife como los de aquellos 1.000 kilómetros de 1983. Pero, creedme, eso solo debería apoyar la importancia de este récord y por qué este vídeo hará que ningún récord en Nürburgring vuelva a sorprenderme. Ver la historia del récord y el vídeo de la vuelta rápida en Diariomotor Competición.

Timo Bernhard ha conseguido recorrer los 20,832 kilómetros del Nordschleife de Nürburgring en 5 minutos y 19,55 segundos. Eso significa que la velocidad media a la que ha volado – porque no se puede emplear otro verbo – sobre el Infierno Verde ha sido de 233,8 km/h. Y esta cifra, si no la contextualizamos, puede que, de nuevo, no reciba toda la importancia que tiene. Hasta que vemos el vídeo que nos ha presentado Porsche de la vuelta rápida y contemplamos lo que significa alcanzar una media como esta en Nürburgring. Significa enlazar curvas, tocando pianos, a más de 200 km/h. Significa que los 300 km/h no solo se alcancen en recta, sino también en giros abiertos y muy rápidos. Significa alcanzar una punta de 369,4 km/h.

El récord, hasta ahora, era de 6 minutos y 11,13 segundos y lo consiguió Stefan Bellof hace 35 años y 31 días en la clasificación de los 1.000 kilómetros de 1983. Desde entonces el Nordschleife de Nürburgring no ha vuelto a ver una carrera de tan alto nivel.

La velocidad media a la que ha rodado Timo Bernhard en el Nordschleife de Nürburgring es de 233,8 km/h, alcanzando una punta en recta de 369,4 km/h

Para llegar hasta aquí han tenido que encadenarse varios acontecimientos. El primero, que Porsche regresase a las 24 Horas de Le Mans – y obviamente al mundial de resistencia – con un prototipo de carreras, que alcanzaran las victorias que se había propuesto este proyecto y que, tras el éxito, decidieran retirarse del campeonato. Y fue entonces cuando Porsche tuvo una idea brillante, la de dar una segunda vida a su Porsche 919 Hybrid, y demostrar el rendimiento de estos prototipos de carreras en los escenarios más espectaculares del mundo. Incluido el Nordschleife de Nürburgring.

El hito conseguido por este Porsche en el Norschleife no solo ha estado fuera del alcance de cualquier coche de calle o carreras hasta ahora, sino que lo sigue estando. El Porsche 919 Hybrid Evo preserva toda la mecánica que utilizó cuando aún competía en el WEC y Le Mans, con la salvedad de que, prescindiendo de los sistemas que limitan el consumo de energía en el mundial de resistencia, su motor de combustión V4 ha pasado de unos 500 CV a los 720 CV de potencia, y su sistema eléctrico de 400 a 440 CV de potencia.

Porsche también se ha sentido libre de modificar la aerodinámica para liberarse de los límites que impone la reglamentación del campeonato. También ha conseguido aligerarlo en 39 kilogramos, eliminando sistemas importantes en una carrera de resistencia, pero superfluos en un sprint de una vuelta, como el aire acondicionado, los limpiaparabrisas, algunos sensores, los sistemas electrónicos del control de carrera, los faros, y el elevador neumático que se utiliza en las entradas a boxes.

El Porsche 919 Hybrid Evo empleado en este récord es mecánicamente el mismo que compitió en el WEC, sin restricciones técnicas, sin control de consumo de energía, con una aerodinámica perfeccionada y menos peso

Sinceramente creo que para comprender esta hazaña hay que ver el vídeo que adjuntamos en esta entrada, una y otra vez, disfrutar de cada curva, y cada recta.

Porque estamos ante una hazaña en muchos aspectos, el primero, como no podía ser menos, el técnico, de crear una máquina capaz de rodar tan rápido en un escenario tan complejo como este. El segundo aspecto, y a mi juicio aún más importante, el de contar con un piloto con suficiente conocimiento del vehículo, y del circuito, como para ser capaz de rodar tan rápido, sin cometer errores, y jugándose el tipo. Porque creedme, aún teniendo todos los aspectos perfectamente controlados, aún habiendo estudiado minuciosamente el coche y el circuito para minimizar cualquier situación de peligro, tanto Porsche como Timo Bernhard han asumido muchos riesgos.

De manera que solo podemos hacer una cosa, disfrutar del vídeo, felicitar a Porsche y lamentarnos porque difícilmente volveremos a disfrutar en mucho tiempo de una vuelta tan espectacular y rápida como esta al Nordschleife. Tal vez haya que esperar años hasta que vuelva a producirse un hito como este. O tal vez nunca vuelva a rodar ningún vehículo tan rápido en el Nordschleife.

Lee a continuación: Porsche fabrica una réplica del 356 “No. 1” Roadster, el que lo empezó todo

Ver todos los comentarios 1
  • Nico

    Ya lo he dicho esta mañana, y lo vuelvo a decir. Poco o nada me importa que se critique a Porsche por haber batido un récord marcado en una sesión de carrera, con un intento que tuvo todas las ventajas posibles. Eso, en mi opinión, no les quita mérito alguno a lo que han hecho. Sencillamente impresionante. Sin embargo, estoy de acuerdo en que estos números de poco sirven para vender más coches, sea la marca que sea.