MENÚ
Diariomotor Competición
WEC

2 MIN

Reyes del Infierno Verde: el Porsche 919 Hybrid Evo revienta el récord de Nordschleife 35 años después

porsche-919-hybrid-evo-lmp1-wec-record-nordschleife-2

Prácticamente sin aviso, Porsche decidía que fuera el 29 de junio el día elegido para tratar de mejorar el crono que Stefan Bellof conseguía al volante del 956 C aquella fría mañana del 28 de mayo de 1983. 35 años después, apenas cinco días más tarde de que Volkswagen consiguiera establecer un nuevo registro en la Subida Internacional a Pikes Peak, Porsche reverdecía los laureles reventando su anterior marca con el Porsche 919 Hybrid Evo.

El encargado de pilotar el prototipo evolucionado de Porsche no era otro que Timo Bernhard, el mismo que había iniciado los test hace unas semanas, ya superada la exhibición realizada como antesala de las 24 Horas de Nürburgring junto al 956 C pilotado por Hans Joachim Stuck. El tiempo a batir no era otro que el de 6 minutos y 11,13 segundos, algo que superaba prácticamente a la primera el alemán, estableciendo una nueva mejor marca de 5:24:375, tiempo que significaba el bajar en más de 45 segundos un registro que ha perdurado durante más de tres décadas.

Sólo unos minutos más tarde, Bernhard volvía a salir a la pista alemana con el objetivo de seguir bajando el crono, algo que conseguiría cuando apenas faltaban 20 minutos para las 10:00h en la España peninsular, logrando una tercera vuelta rápida que se situaba en los 5:19.546 (la primera, en torno a las 8:35h se había establecido en 5:31.899), una marca que se quedaba a poco más de ocho segundos de 'endosar' un minuto al tiempo de Bellof.

El Porsche 919 Hybrid Evo había empleado ese tiempo en cubrir los 20,832 kilómetros de largo, lo que le otorgaba una brutal velocidad promedio de 234,693 km/h y lo que dejaba a años luz el tiempo de un 956 C que no se puede comparar directamente con el prototipo construido ex profeso por Porsche para batir las plusmarcas absolutas de los principales circuitos internacionales. En total casi 1.200 CV para un peso de 849 kilogramos, doble DRS para reducir el drag en las largas rectas, neumáticos Michelin construidos a medida y más carga aerodinamica gracias a las modificaciones realizadas respecto al triple ganador de las 24 Horas de Le Mans. El consuelo para los puristas es que el récord de Bellof fue conseguido durante los entrenamientos para los 1.000 kilómetros de Nürburgring con un coche que sí estaba homologado para competir.