CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mecánica

7 MIN

Si tienes un coche mileurista, evita sustos teniendo estos cinco elementos en perfecto estado

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 12 Jun 2022
Volkswagen Golf Mk4 Motores P
Volkswagen Golf Mk4 Motores P

Los coches mileuristas es una forma cariñosa que hemos ideado para designar un coche entrado en años y en kilómetros, posiblemente sin muchos credenciales medioambientales, pero que aun nos sigue dando un gran servicio. Y tal y como están las cosas en el plano de los coches nuevos, es más que plausible que si estás leyendo esto, te toque estirar todo lo que puedas tu coche de batalla. Ahora bien, si quieres evitar disgustos en la ITV, averías caras o ver mermada tu seguridad, debes tener estos cinco elementos en perfecto estado.

1) No escatimes en neumáticos

El único elemento del coche que nos une a la carretera. Cabe de cajón que debemos mantenerlos en buen estado, pero es uno de los elementos más olvidados por muchos conductores. Un neumático de calidad hará que el coche tenga un buen agarre en todo tipo de circunstancias, especialmente en condiciones de bajo agarre, o cuando llueve. En un coche que puede no tener control de estabilidad, tener un buen neumático es vital, pero también es vital tenerlos hinchados a la presión correcta - que debe ser revisada al menos dos veces al mes de forma rutinaria.

Asúmelo: hay que invertir dinero en mantener al día un coche de batalla si quieres que te dé un buen servicio.

Sabemos que renovar un juego de neumáticos es caro, pero es una inversión en seguridad, en confort y en eficiencia. No escatimes en neumáticos de baja calidad o de procedencia dudosa. Y ya que has invertido en ellos un dinero importante, asegúrate de rotarlos de forma periódica para que su desgaste sea uniforme. Evita los bordillazos a la hora de aparcar y circula a baja velocidad por baches, badenes y resaltos. No solo tus neumáticos lo agradecerán, si no también el resto de componentes del tren de rodaje.

2) ¿Están tus amortiguadores en buen estado?

Si tu coche mileurista tiene 300.000 km y sospechas que los amortiguadores llevan muchos años sin cambiarse... posiblemente estés en lo cierto. Tras los neumáticos, un juego fresco de amortiguadores es posiblemente el elemento mecánico que más hace por transformar para bien la dinámica de tu viejo coche. Un amortiguador en buen estado no solo hará que tu coche sea más cómodo, si no que asegurará que sus ruedas se mantengan en contacto con la carretera de forma eficiente. Esto mejora el paso por curva y acorta de forma considerable la distancia de frenado.

Los muelles pueden durar la vida del coche. Los amortiguadores, no - ni mucho menos.

Si tienes que hacer una esquiva o una maniobra brusca, unos amortiguadores en buen estado evitarán que el coche se descontrole y en casos extremos, podría evitar trompos e incluso salidas de vía. De nuevo, un juego de cuatro amortiguadores no es demasiado asequible. Pero en un coche entrado en años no son tan caros como en los coches modernos - consulta a tu taller o a tu recambista de confianza. El esfuerzo económico merece la pena con creces, y en combinación con los neumáticos, lograrás que tu coche sea mucho más seguro.

3) El motor de tu coche debe estar sano (y debe ser monitorizado)

Mi coche de batalle tiene 16 años y un motor diésel que va camino de los 350.000 km. Sé que está en buen estado porque he ido reparando las pequeñas fugas de aceite que puede ocasionar la edad en algunas juntas, y porque me he preocupado de atender todos los sonidos anormales - indicativos, casi siempre, de algún tipo de problema. Es una buena costumbre revisar de forma periódica el nivel de aceite del motor, y revisar que no exista consumo de aceite, o que esté dentro de los valores razonables. Lo mismo ocurre con el líquido refrigerante.

Adelanta los cambios de aceite, y usa aceite de calidad. Tu motor es un maratoniano veterano, no un joven atleta.

Una inspección visual rutinaria puede ahorrarte muchos sustos y puede permitirte detectar de forma temprana averías que irán a más - atajarlas en una fase temprana puede suponer un gran ahorro. Si tu coche es diésel, considera acudir a un especialista en inyección diésel a que revise el sistema de inyección, y si es necesario, reconstruya los inyectores en mal estado. Respeta la regla del minuto. No lo lleves ahogado de vueltas en ciudad. Dále un buen estrujón de cuando en cuando. Estate atento a tu motor, y te dará muchos años de servicio.

4) Cojinetes, silentblocks y tacos de motor

Un coche convencional cuenta con decenas de silentblocks y cojinetes. La misión de estas piezas es minimizar las vibraciones producidas por el motor y el firme. Si tu suspensión hace ruidos extraños al pasar por zonas bacheadas o el motor cabecea en exceso al soltar el acelerador o el embrague, es muy posible que haya silentblocks en mal estado. Son piezas de goma con un núcleo metálico, y con el tiempo y los kilómetros, es normal que su parte flexible se degrade y pierda propiedades. Su sustitución no es una avería: es mantenimiento.

En un coche hay decenas de silentblocks, y todos deben estar mas o menos sanos.

Es posible que en la ITV tengas problemas si los cojinetes de tu coche no están en buen estado, pero el verdadero problema es que resta precisión a la conducción y las holguras en el tren de rodaje evitarán que tu coche tenga la misma estabilidad que cuando era nuevo. La gran noticia es que los cojinetes, silentblocks y tacos de motor de un coche entrado en años suelen ser muy baratos. En ocasiones, requerirán del reemplazo de toda una pieza, por ejemplo, en el caso - realmente habitual - de las bieletas de la barra estabilizadora.

5) Sistemas anticontaminación

Aunque hay papeletas de que tu coche mileurista no tenga etiqueta de la DGT, o solo tenga etiqueta B, es casi seguro que contará con algún tipo de sistema anticontaminación. Nos podemos olvidar del AdBlue - se empezó a popularizar a partir de 2014 - pero es posible que tu coche tenga filtro de partículas (FAP) y casi seguramente contará con EGR. Estos componentes, especialmente claves en un coche diésel, deben estar en buen estado. No solo para no suspender la prueba de gases de la ITV, si no para garantizar el buen funcionamiento de tu coche.

Los FAP tienen una vida útil que depende mucho del estilo de conducción. Serán más duraderos en un coche que apenas pisa la ciudad.

Una EGR repleta de carbonilla hará que tu coche humee, tironee, y posiblemente, disminuya su rendimiento, además de aumentar el consumo. Aunque subir el coche de vueltas de forma habitual puede evitar la formación de depósitos, si está realmente saturada, te recomendamos una limpieza a fondo de la misma en un taller mecánico. De igual forma, el FAP podría requerir de una limpieza profesional si está muy saturado. Ojo, los FAP tienen una cierta vida útil, y llega un momento en que su reemplazo completo puede llegar a ser necesario.