CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Legislación

4 MIN

Las emisiones de los coches matriculados en Europa en 2018 aumentaron en 2 g/km

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 25 Jun 2019
The Refreshed Volvo Xc90 R Design T8 Twin Engine In Thunder Grey
The Refreshed Volvo Xc90 R Design T8 Twin Engine In Thunder Grey

Malas noticias para la industria europea del automóvil, y para los legisladores de todo el continente. Según la Agencia Europea del Medio Ambiente (EEA) ha hecho saber recientemente, las emisiones medias de dióxido de carbono de todos los coches matriculados en Europa en 2018 han aumentado en 2 g/km, situándose en unos preocupantes 120,4 g/km - dato consistente con el recogido por JATO en el mismo periodo. Una cifra que supone un incremento interanual del 1,8%, que choca frontalmente con la normativa de emisiones medias de 95 g/km que entrará en vigor a finales del año que viene. ¿Quiénes son los culpables? ¿Qué ocurrirá con la industria del automóvil europea a medio plazo?

Este aumento de emisiones de dióxido de carbono es preocupante. La industria venía de una senda de reducción de emisiones sana y consolidada, con una reducción media por coche de 22 g/km en el periodo de 2010 a 2016, un periodo de solamente seis años. En 2017 las emisiones aumentaron en 0,4 g/km, pero en 2018 lo hicieron en unos monumentales 2 g/km. No se trata de una barrera tecnológica, es el efecto en las emisiones de dióxido de carbono de la caída de ventas de los coches diésel. 2018 es el segundo año consecutivo en el que se venden más coches diésel que gasolina en el mercado europeo.

Existe una correlación entre el aumento de las ventas de coches de gasolina y el aumento de las emisiones de dióxido de carbono. Simple y llanamente.

De hecho, en 2018 se han vendido en la Unión Europea 8,5 millones de coches propulsados por un motor de gasolina, un 11,8% más que en 2017. Las ventas de coches alimentados por gasóleo ha sido en 2018 de 5,4 millones de unidades, un 18% menos que en el año anterior. Esto ha provocado un inevitable aumento de las emisiones de dióxido de carbono de los coches recién matriculados, que son inferiores en el caso de los diésel - tanto a nivel de homologación como en condiciones reales de circulación, pese a haberse reducido la diferencia entre ambas mecánicas en los últimos años.

Este aumento de emisiones ha provocado que muchos estados hayan visto aumentada la recaudación por Impuesto de Matriculación, entre ellos España: en 2018 se ingresó un 31,5% más por este concepto en nuestro país (513,4 millones de euros). Sin embargo, la Unión Europea se encuentra inmersa en una batalla por la descarbonización, que afecta duramente a la industria europea del automóvil. Este aumento de la cuota de mercado de la gasolina y la fiebre SUV del mercado europeo no ayuda a luchar contra el cambio climático, y posiblemente impedirá alcanzar los objetivos de emisiones marcados para 2021.

El 1 de enero de 2021, las emisiones medias de los coches matriculados en Europa deberían oscilar en torno a los 95 g/km. El objetivo está cada vez más lejos.

Estos objetivos obligan al conjunto de los coches matriculados en Europa a tener unas emisiones medias de dióxido de carbono de 95 g/km a principios de 2021, objetivos que varían en severidad por marcas. A las marcas que excedan este objetivo se les multará con 95 euros por gramo y coche que se exceda de este objetivo. Para una industria cuyas ventas están estancadas y que está asumiendo enormes compromisos de capital en pos de la electrificación, esto puede suponer un duro estoque. ¿Aflojará la Unión Europea sus requisitos de emisiones?

Mientras tanto, el diésel y sus bajas emisiones de CO2 siguen en el punto de mira de los legisladores, espoleadas por nuevos fraudes de emisiones y restricciones a la circulación.

Fuente: Europa Press