Así son los Ferrari 250 GT fabricados por GTO Engineering según las especificaciones originales

José Luis Gómez  |  @jlgomez1995  | 
Ferrari 250 Gto Engineering 07

El Ferrari 250 GT SWB Berlinetta Competizione es uno de esos rara avis del cavallino de los años sesenta que cuenta con un diseño sencillamente magnífico, que bien podría estar expuesto en cualquier galería de arte, y que como todas esas piezas, existen muy pocas unidades. A ello se le suma un pedigree en competición con victorias en Le Mans (1960), la Tourist Trophy (1960) y el Gran Premio de Spa (1960), así que, ¿quién se atrevería a usarlo a diario? Pues bien, desde GTO Engineering tienen la solución: 250 SWB Revival.

Construido según los diseños originales

GTO Engineering es un especialista británico que desde los años ochenta se dedica al mantenimiento, reparación y restauración de todos los modelos de Ferrari, contando a día de hoy con una gran reputación y habiendo trabajado para las más prestigiosas concesiones de la firma italiana. Tal ha sido su éxito y buen hacer, que hasta incluso cuentan con otra sede al otro lado del charco, en Los Ángeles.

Así pues, han decido crear una réplica basada en ese Ferrari 250 GT SWB Berlinetta Competizione de 1960, a la cual han bautizado como 250 SWB Revival, y que es construida a mano por los especialistas de la compañía, siguiendo siempre las especificaciones y diseños originales, pero eso sí, incorporando los nuevos avances técnicos. De esta forma es posible disfrutar de un coche verdaderamente válido para el día a día, un paseo dominical o para una jornada de circuito, y perder el miedo a romperlo (relativamente).

Carrocería de aluminio y tres V12 Colombo a elegir

Su carrocería de aluminio descansa sobre un chasis multitubular con una puesta a punto de suspensiones y geometrías según las especificaciones del conductor y la experiencia de GTO Engineering en competición, de hecho, es posible equiparlo opcionalmente con una dirección más directa, arneses y jaula de competición, junto con todas las homologaciones necesarias en materia de seguridad. En cuanto a los frenos, se ha recurrido a un sistema de disco con las mismas especificaciones que el original, siendo posible optar por uno con mejores prestaciones, acompañándolos de unas llantas de 16 pulgadas que pueden ser opcionalmente de 15.

A nivel mecánico recurre a un V12 Colombo a 60 grados con inyección por carburación, igual que el original, siendo posible elegir entre tres cilindradas distintas, 3 litros, 3,5 litros y 4 litros, contando así con una potencia sobre los 300 CV - valor no especificado por el constructor -. Además, cada motor está realizado completamente a mano, invirtiendo más de 300 horas, y estando asociado a una transmisión manual de cuatro relaciones, opcionalmente de cinco, con un tacto directo pero más moderno, logrando así una mejor sincronización de cada velocidad para mejorar la experiencia en tráfico urbano.

Estéticamente el 250 SWB Revival es idéntico al original, siendo posible elegirlo en el color que se desee, con parachoques cromados o sin ellos, como en la versión de competición de 1960, además de contar con un interior completamente en cuero. Sin embargo, después de setenta años se han adoptado algunas comodidades, como un sistema de aire acondicionado o una radio con USB camuflada en el salpicadero, de forma que no altere su estética clásica. ¿Su precio? No ha sido desvelado, pero te diré que por el momento ya se han vendido 30 unidades, con un tiempo de fabricación cada una de ellas entre 12 y 18 meses.

Lee a continuación: Cuando en lo alto: historias de coches, bicis y puertos de montaña

Ver todos los comentarios 5