Uno de los tres Ford GT40 que arrasaron en las 24 Horas de Le Mans en 1966 sale a subasta

 |  @sergioalvarez88  | 

Las 24 Horas de Le Mans son para muchos el evento automovilístico más importante del año. Este carrera de resistencia se lleva celebrando desde hace casi un siglo – la primera edición se celebró en 1923 – en el Circuit de la Sarthe, y ha siempre ha fascinado a los aficionados al motor. Es una carrera que lleva tanto a la máquina como a sus pilotos al absoluto límite, y en ellas se gestan auténticas proezas deportivas. Una de las más renombradas fue la victoria 1-2-3 de Ford en el año 1966. Uno de los tres Ford GT40 vencedores sale ahora a subasta, y se estima que será vendido por al menos 12 millones de dólares.

La historia tras las 24 Horas de Le Mans del año 1966 es prácticamente una batalla de egos. Era Enzo Ferrari contra Henry Ford II, simple y llanamente. Ford había tratado de adquirir a Ferrari, y ambas partes casi habían llegado a un acuerdo. Dicen las malas lenguas que Ferrari rompió el acuerdo cuando averiguó que Ford pretendía controlar el programa en competición de la marca. Aquella línea roja invisible hizo que Ferrari abandonase las negociaciones y mándase a Ford a paseo, por decirlo suavemente. Ford juró venganza, y se vengó como a Ferrari más le dolía: en los circuitos.

La foto de los tres GT40 cruzando la meta en formación es una de las imágenes más icónicas del mundo del motorsport.

Ford apuntó sus recursos financieros y técnicos al desarrollo de los GT40. Unos formidables coches de competición, en cuyo desarrollo el gran Carroll Shelby fue un protagonista clave. Su alma era un gigantesco motor V8 de 7,0 litros, que parecía monstruoso en comparación con los V12 de apenas 3,3 litros de los Ferrari 275 GTB y los pequeños seis cilindros de los Porsche 906/6. Las 24 Horas de Le Mans fueron dominadas con puño de hierro por los tres Ford GT40, que ocuparon todo el podio. La victoria fue para el coche número 2, conducido por Bruce McLaren y Chris Amon, con 360 vueltas completadas.

El coche que RM Sothebys subastará en Monterey 2018 es el coche número 7, el que terminó la carrera en tercer puesto. Con número de chasis P/1016 y fue conducido por Ronnie Bucknum y Dick Hutcherson. Curiosamente, el resto de los Ford GT40 tenían cajas de cambio manuales, mientras que este GT40 fue el único equipado con un cambio automático – algo realmente exótico en competición en plenos años sesenta. La unidad ha sido restaurada y presenta la misma configuración que presentaba en las 24 Horas de Le Mans de 1966, un plus para cualquier coleccionista que valore la autenticidad y el respeto histórico.

Los Ford GT40 Mk I no fueron exitosos en Le Mans hasta que no pasaron por las manos de Carroll Shelby. Fue el que los equipó con un 7.0 V8 de unos 500 CV de potencia.

Tras las 24 Horas de Le Mans esta unidad apenas volvió a competir. Solo participó dos veces en las 24 Horas de Daytona y una de ellas como coche de pruebas – y otra vez durante los entrenamientos de las 24 Horas de Le Mans del año 1967, con Mark Donohue al volante. Desde entonces el coche ha participado en eventos privados y en concursos de elegancia. En 2003 ganó el premio del público del concurso de elegancia de Pebble Beach. Uno de los tres Ford que venció a Ferrari será subastado a finales de agosto en Monterey y se espera que alcance un precio de unos 12 millones de dólares.

Fuente: RM Sotheby’s

Lee a continuación: ¿Sabías que 50 años después aún te puedes comprar un Ford GT40 “barato” y completamente nuevo?

  • Jose Luis

    ¡¡¡Precioso!!!

    • nuevoenesto

      Si

  • 4×4 de corazon

    Yo pagaria asta los 20 millones por esta joya historica de lemans

  • ADN

    Hay una diferencia abismal entre los precios de los coches históricos americanos y europeos. Si bien este no es precisamente barato, los del viejo mundo alcanzan precios absurdos.