CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Varios

3 MIN

Este "hoverboard" utiliza una rueda de F1, y no puede ser más llamativo

Daniel Valdivielso | @valdi92 16 Dic 2022
Hoverboard F1
Hoverboard F1

Lo cierto es que vivimos en tiempos en los que la movilidad personal parece ser la gran protagonista, especialmente si nos referimos a cualquier noticia relacionada con el transporte y con la ciudad. Por otro lado, lo cierto es que el coche privado parece haber empezado a retroceder en términos de popularidad en favor de todo tipo de alternativas de corte más racional y sostenible: desde bicicletas hasta un transporte público más eficaz e inteligente, pasando por invenciones electrificadas con una o dos ruedas. Y para ejemplo, la invención que os traemos en este artículo.

Los hoverboards son algo así como pequeñas plataformas con una o dos ruedas impulsadas a través de un pequeño motor eléctrico alimentado por baterías que se recargan en casa. En resumen, una suerte de patinetes eléctricos sin manillar, en la que el giro, la aceleración y la parada se llevan a cabo con el propio cuerpo, haciendo uso de giroscopios. Son por tanto pequeños, manejables y baratos, lo que ha hecho que muchos jóvenes se vean atraídos por esta fórmula de movilidad que, eso sí, parece haberse reservado en mayor medida para el terreno lúdico. 

Hablando de divertirse, uno de los canales de Youtube más populares en eso de la inventiva y la manualidad, The Q, ha decidido "construirse" un hoverboard pero dándole un toque más sport, utilizando como pieza principal una rueda de Fórmula 1. ¿Cómo le habrá ido el invento?

Un hoverboard al estilo F1: ¿genialidad o estupidez?

Lo cierto es que viendo el vídeo de The Q, la "operación" parece bastante sencilla: se utiliza la electrónica y los componentes eléctricos de un hoverboard al uso y, tras construir una pequeña estructura metálica, se instalan. Como colofón, una rueda de F1 que se coloca en el medio del invento para dar como resultado una suerte de "monociclo" impulsado por electricidad que, gracias a la rueda y la decoración roja, tiene una pinta de lo más llamativa.

En la vida real parece que este hoverboard tiene más problemas que ventajas: debido al tamaño y a las dimensiones del neumático de competición lo cierto es que la posición para manejar este invento no es tan cómoda como la de un hoverboard al uso. Su velocidad tampoco parece muy alta: el peso añadido del conjunto hace que el pequeño motor eléctrico, dimensionado para el hoverboard convencional, no pueda impulsar con gran velocidad.

Eso sí, como instrumento de movilidad para llamar la atención o para desplazarse por los boxes de tu circuito de referencia, lo cierto es que no tiene rival...¡falta saber cómo se comportará con neumáticos intermedios!