Las autoridades francesas cercan a Renault por supuesto fraude de emisiones: ¿será un nuevo caso Volkswagen?

 |  @davidvillarreal  | 

Cuando en septiembre de 2015 saltaba el escándalo, y nos enterábamos del proceso de investigación llevado a cabo por la agencia de protección medioambiental estadounidense, la EPA, a Volkswagen, difícilmente podíamos imaginar las repercusiones que tendría para el grupo automovilístico alemán y para la industria del automóvil, en toda su extensión. El fraude de emisiones reconocido por Volkswagen desataría toda una serie de investigaciones, también en Europa, que tratarían de discernir si era cierta la tautología, por otro lado injusta, si Volkswagen ha mentido, todos los fabricantes mienten. Sea como fuere, la situación actual es delicada para muchos otros fabricantes. Renault sigue defendiendo su honestidad, mientras las autoridades francesas siguen investigando a uno de sus fabricantes, y emblemas de la industria del país, por supuesto fraude de emisiones. ¿Cómo se encuentra actualmente el caso Renault?

Todo comenzó con una investigación llevada a cabo por las autoridades francesas para hallar patrones que apuntasen a una práctica generalizada en la industria de fraudes similares al de Volkswagen

Hace más de un año saltaban las sospechas de que Renault también había cometido un fraude en el proceso de homologación de emisiones de sus turismos. El mero hecho de que exista una sospecha, como ya vimos en el caso de Renault, hace que los inversores tiemblen, como evidenció el desplome de las acciones de Renault en enero de 2016 y lleva a los departamentos de comunicación de las marcas a apresurarse a lanzar escuetos comunicados en los que defienden su inocencia y tratan de apaciguar los ánimos.

El Ministerio de Ségolène Royal inició una investigación de las emisiones de cien vehículos, de diferentes fabricantes más allá de Renault. Y las consecuencias de la investigación iniciada por la Comisión Royal aún siguen siendo impredecibles, puesto que la “patata caliente” ahora ha pasado a departamentos como la Direction génerale de la concurrence, de la consommation et de la répression des fraudes (DGCCRF), una comisión dependiente del Ministerio de Economía francés que investiga el fraude.

La comisión antifraude francesa tomó las riendas de una investigación contra Renault por indicios que podrían apuntar a una práctica similar a la llevada a cabo por Volkswagen

Ayer mismo conocíamos nuevos detalles – mejor dicho, supuestos detalles – acerca de la investigación que está llevando a cabo la DGCCRF. Libération publicaba haber tenido acceso a un documento de 39 páginas de noviembre de 2016 que sirvió a la administración francesa para iniciar una investigación más profunda por fraude a Renault. Un documento en el que se hablaría de las supuestas estrategias fraudulentas empleadas por Renault durante años empleando estrategias llamadas a “manipular las pruebas de emisiones” e “inducir a error a los consumidores”. Una conclusión a la que se habría llegado tras encontrarse – durante el proceso iniciado por la Comisión Royal – con notables discrepancias entre las emisiones homologadas por sus automóviles y las emisiones reales.

En ese documento se hablaría también de la posibilidad de que Renault hubiera empleado “dispositivos fraudulentos que modifican el funcionamiento del motor para reducir las emisiones de NOx en las condiciones específicas de las pruebas de homologación”. Esa es esencialmente la práctica que habría destapado el escándalo Volkswagen. Aunque de momento no parece que haya pruebas veraces de que, en efecto, se ha manipulado el funcionamiento de algún modelo Renault con este fin y las discrepancias tienen otras explicaciones – que podrían ser legales – como el acondicionamiento de los sistemas anticontaminación que realizan los fabricantes con el fin de evitar averías.

Pero aún hay más…

Libération apunta a conversaciones internas que evidenciarían el conocimiento prácticas similares a las llevadas a cabo por Volkswagen

Según Libération, la investigación a Renault habría tenido acceso a un intercambio epistolar entre diferentes responsables de Renault en los que se habría hecho mención específica a “sistemas anticontaminación inoperantes en carretera, pero útiles durante las pruebas de homologación”. Lo cual podría llevar a los investigadores a pensar que no estamos ante un efecto fortuito, ni a una consecuencia del funcionamiento natural de un automóvil, sino ante una práctica destinada a obtener una homologación de emisiones favorable para el fabricante, pero alejada de la realidad. De ser cierto, la existencia de estas conversaciones puede ser, en la práctica, y a efectos legales, casi tan potente como el descubrimiento del sistema fraudulento y su funcionamiento.

Mientras tanto, Renault ya ha publicado un nuevo comunicado (ver comunicado en el portal de prensa de Renault) en el que defiende su inocencia, su colaboración con las autoridades y no confirma la veracidad de las informaciones publicadas por Libération, ni los documentos a los cuales han tenido acceso. Recordemos que Renault aún no ha tenido acceso a estos documentos, ni a ciertos detalles de la investigación.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Me ha llegado a casa la carta de la DGT, ¿debo llevar a revisión mi TDI afectado por el escándalo de las emisiones?

  • Kanzler

    Hollande y su desmembrado Patudo Socialista se encuentran en Jaque y destruidos y tienen que inventarse algo para distraer al electorado. Las elecciones se aproximan, un tal Macron se le fue del partido y es el peor rival, Fillon de la UMP (el PP francés) está mas que comprometido con sus casos de corrupción y todos, de un bando y del otro ven que la vaca lechera se les escapa de las manos y el pueblo está con Le Pen, algo impensable hasta que el pueblo tenía los ojos vendados de tanto socialismo.

    Podría ser que no solo VW, Renault si no tantas otras se vieran en casos de “fraude de las emisiones”. Lo que es verdad, a nadie le importa si un VW o Renault emite 0,002 gramos mas o menos de mierda.
    Nos quieren distraer de otra verdad mucho mas grave, pero creo tras el Brexit llega el Franxit y hoy en Holanda se juega si no llega el Holanxit y en Italia se la están pensando.
    Era hora !

  • equi

    Si no hay “pruebas veraces” para qué leches publicáis esto si no es con la única intención de hacer daño a Renault.

    • Kanzler

      Se lee igual en todos los Medios y por otra parte que mal le ha hecho a VW? Han vendido mas que antes del “escándalo”.
      Idiotas los que les siguen el juego a los políticos y su fantasma de la contaminación.

      Ayer veía un documental en TV, que nacen cada ves mas diferentes plantas en varios desiertos, descubren nuevas especies marinas desconocidas, en USA entrada casi la primavera cae nieve por toneladas por metro cuadrado, si estuviera todo tan contaminado no pasaría eso, yo sinceramente no creo en el deshielo ni en la contaminación, todo campaña política, lo siento

      • Wunderbar!

        No soy tan “negacionista” pero sí creo que hay intención política de acabar con el diesel por la vía rápida.

        • Kanzler

          Hoy aquí en Alemania hay una razia en AUDI también por el asunto “emisiones trucadas”.

          Y cuando no se fabrique ningún diesel, comenzarán con los gasolina y cuando todo el parque automotriz será Híbrido algo habrá también para obligar a que sean solo eléctricos a circular, que viene luego no se sabe…

    • No hay pruebas veraces porque la investigación está bajo secreto. Un medio francés alega que ha tenido acceso a esa información. Y Renault dice que esa información aún no está en sus manos y no puede confirmarla. Nosotros damos veracidad tanto al medio francés, como a Renault, pero también hemos de mencionar que esa prueba no es pública.

      No hay ninguna intención de dañar a Renault, sino de contar lo que está sucediendo. Como hicimos con Volkswagen en su día, como hicimos con otras marcas, desde Opel, hasta Fiat Chrysler Automobiles, etcétera. Y contaros exactamente la información tal y como es, de manera imparcial.

  • Pablo Marmol

    Todo esto es una estrategia generalizada para erradicar el diésel. Es cuestión de bombardeo informativo semanal.