Encuesta DM
x
¡Ayúdanos a mejorar! Solo tienes que respondernos a unas preguntas. ¡Te llevará menos de un minuto!

Lexus LC 500h, a prueba: ¿habrá conseguido Lexus crear un híbrido realmente deportivo?

 |  @davidvillarreal  | 

Viajamos hasta Ronda, provincia de Málaga, un paraje espectacular cerca de Marbella en el que además se encuentra uno de nuestros circuitos preferidos Ascari. Nos espera el nuevo gran turismo de Lexus. E insistimos en esa denominación de gran turismo porque la marca, más allá de haber trabajado para crear un buen deportivo, ha puesto toda la carne en el asador para ofrecernos un vehículo de altas prestaciones con un nivel de confort muy alto, el Lexus LC 500 y LC 500h. Ante lo cual no deja de sorprendernos que hayan escogido un circuito para presentárnoslo y ofrecernos una primera toma de contacto. Y es que, por muy bestia y agresivo que sea visualmente hemos de recordar que sus rivales, a priori, son productos como el BMW Serie 6 o el Maserati GranTurismo. Pusimos a prueba el Lexus LC 500h, un híbrido, con motor V6, y 359 CV de potencia combinados, que estrena la nueva transmisión Multi Stage Hybrid que combinando el concepto del convertidor de par y la transmisión variable continua quiere ofrecer nuevas dosis de deportividad y conectar con el conductor. Y aunque también nos pusimos a los mandos del Lexus LC 500 con motor V8 y 477 CV de potencia empezaremos a hablaros del híbrido y de una jornada atípica en un circuito que nos recibió con un auténtico aguacero.

El Lexus LC estará disponible con dos motorizaciones: un LC 500h con mecánica híbrida de 359 CV con motor V6 y un LC 500 con motor V8 y 477 CV de potencia

Ponerte a los mandos de una máquina de semejante potencia, que supera holgadamente los 100.000€, en un circuito, exige calma y responsabilidad. Si el cielo se encapota y parece querer precipitarse, de golpe, sobre tu cabeza, mientras observas cómo se forman grandes charcos en pleno apoyo en muchas curvas, o un riachuelo parece haber querido recuperar su cauce original cruzando la pista, de lado a lado, en un punto natural de frenada al final de una recta, la situación se complica. Y mucho.

De ahí que para mí sea tan difícil contaros hoy si el Lexus LC 500h será una referencia en cuanto a dinamismo de su categoría. Y tan difícil contaros si puede ser, además de un gran turismo potente, rápido y confortable en carretera – que damos por hecho que lo será – un deportivo con el que podríamos divertirnos mucho en circuito, e incluso marcar vueltas rápidas. Pero sí podemos hablaros más a fondo, y proporcionaros algunas impresiones, del Multi Stage Hybrid.

Aunque no es el sustituto del Lexus LFA, el Lexus LC sí que hereda muchos aspectos del superdeportivo de Lexus, entre otros el aprovechamiento de la fábrica que se levantó para producir el LFA

Hasta ahora, Lexus contaba con diferentes combinaciones híbridas de motor de gasolina, motor eléctrico y un sistema de transmisión de tipo variable continuo intermediando. Y con este sistema de transmisión llegaba el gran problema, y la razón por la que jamás hubiéramos comprendido que un híbrido de Lexus pudiera considerarse un verdadero deportivo. De ahí que las versiones más picantes, y verdaderamente deportivas, como el Lexus RC F, o el Lexus GS F, recurrieran a un motor V8 sin hibridación. Pero el lanzamiento de un nuevo sistema híbrido, que Lexus denomina como Multi Stage Hybrid, ha proporcionado suficiente confianza a la filial de lujo de Toyota para apostar por él en la joya de la corona, en el Lexus LC. Un gran turismo – de nuevo – que a pesar de su enfoque se fabricará en las mismas instalaciones que Lexus levantó en su día para producir en exclusiva en el Lexus LFA y que se asentará sobre la misma plataforma del deportivo más pasional que jamás haya creado Lexus.

La idea del Lexus Multi Stage Hybrid pasa por conseguir una transmisión que ofrezca un tacto de caja de cambias creíble, o al menos comparable con lo que experimentaríamos con un cambio de doble embrague, o un cambio de convertidor de par, sin sacrificar lo mejor que puede ofrecer un sistema continuamente variable, que es confort y eficiencia. Pero el gran problema de los mal llamados cambios de tipo variable continuo, que obviamente no son un cambio por carecer de marchas al uso y en su lugar buscar continuamente la relación de cambio más adecuada (con lo cual, y simplificando mucho, podría decirse que tienen infinitas marchas), es que no permiten ofrecer la sincronización entre régimen de motor y aceleración que exige un conductor, o un piloto, para sentirse conectado con el coche que conduce.

La idea brillante de Lexus pasó por crear un sistema híbrido con motor V6 de 3.5 litros y ciclo Atkinson, un motor eléctrico, cuatro relaciones de cambio convencionales y, por supuesto, un sistema de tipo variable continuo. Con lo cual, en la práctica, el conductor se encontrará al accionar las levas con diez velocidades.

Este es el aspecto del sistema Multi Stage Hybrid de Lexus.

Lexus ha trabajado para conseguir esa conexión entre el hombre y la máquina haciendo que el sistema de engranajes planetarios – que actúa en la práctica como un variador continuo – y esas cuatro marchas, sincronicen el régimen del motor y la aceleración y por lo tanto ofrezcan una sensación que, si no igual, es más parecida a la de un cambio convencional. Su diez velocidades nacerían de las posibilidades de multiplicación que ofrece el variador continuo y cada una de las cuatro marchas que emplea este coche, de manera que la primera se transformaría en las velocidades 1, 2 y 3; la segunda en las velocidades 4, 5 y 6; la tercera en las velocidades 7, 8 y 9; y la cuarta en una velocidad 10 concebida única y exclusivamente para cruceros en autopista, no para alcanzar la velocidad máxima del coche, sino para ahorrar combustible.

Y este es el aspecto de la transmisión.

Entre las grandes ventajas de este sistema nos encontramos con la posibilidad de desconectar el motor térmico, y circular únicamente con el apoyo del motor eléctrico llaneando a velocidades de hasta 140 km/h. Recordemos que el Lexus LC 500h no es un híbrido enchufable y que, como tal, puede emplearse en modo eléctrico puro en trayectos urbanos. Pero el hecho de mantener nuestro ritmo a velocidad de crucero en carretera, llaneando, únicamente con el apoyo del motor eléctrico, ya es una gran ventaja para mejorar el confort y, sobre todo, el rendimiento energético del coche.

Pero para conocer con más detalle todo lo que sabemos acerca del nuevo sistema híbrido del Lexus LC 500h os recomendamos este artículo en el que tratamos en profundidad el sistema Multi Stage Hybrid de Lexus.

El tacto de la nueva transmisión híbrida de Lexus es más agradable y deportivo, pero sigue pecando de ser un tanto artificial

Al entrar en boxes, el Lexus LC 500h circula a baja velocidad prácticamente en silencio, y en contraste con el gorgoteo y el rugido insistente del Lexus LC 500 con motor V8. Al pasar por la recta de “meta” de Ascari no hace falta prestar demasiada atención para saber si el Lexus que vemos es un híbrido o un V8. Incluso exprimiéndolo a fondo, y ahora sí escuchando las notas del motor de este V6, la experiencia aún siendo agradable, no será jamás tan deportiva como la de su hermano de ocho cilindros. Pero estaréis conmigo en que el sonido no es el único aspecto que debemos valorar de este coche.

Al salir a la pista somos prudentes, cualquier error lo podríamos pagar caro. Según engranamos marchas, aún sin exprimirlo a fondo, nos percatamos de que ciertamente existe un pequeño altibajo en el cuentarrevoluciones, y no solo en la transición entre 3-4 y 6-7, sino también al pasar de primera a segunda, y de segunda a tercera, que se produce antes incluso de llegar a 90 km/h. La misma sensación tenemos en las reducciones. Lo cual no impide que la sensación, aún estando más lograda que en sistemas CVT que fingen el escalonamiento de marchas predefinidas por la electrónica, y siendo más agradable por el sonido de un motor V6, siga siendo un tanto artificial.

También nos sorprende cierta sensación, como de un aparente resbalamiento, que probablemente tenga que ver con la búsqueda del régimen de revoluciones más adecuado en cada momento, cuando en modo manual forzamos el cambio de marchas, buscando la superior, o la inferior.

A pesar de todo, hemos de decir que el salto que ha dado Multi Stage Hybrid con respecto a la anterior iteración del sistema híbrido de Lexus es importante. Es más intuitivo, conecta mejor con el conductor y sobre todo es suave, y eficiente. Dicho lo cual, para nosotros no sería ni mucho menos una mala elección frente a un diésel. Pero para buscar algo verdaderamente deportivo tengamos que irnos al V8.

Aún siendo rápido, la deportividad la aporta el V8, y el híbrido nos ofrece todo lo que podemos desear en un buen gran turismo

El V8 atmosférico empleado por el Lexus LC 500 es el mismo que emplean Lexus RC F y Lexus GS F, que también tuvimos ocasión de probar durante unas vueltas, y en las mismas condiciones, en Ascari.

Pero a favor del Lexus LC 500h aún tenemos que romper algunas lanzas. Si bien es cierto no nos ofrecerá la deportividad del V8, y no será la opción que nos convenza en circuito – y recordemos que el Lexus LC no pretende ser en ninguna de sus versiones un deportivo puro, y de circuito, sino un gran turismo – las cifras del híbrido son muy prometedoras y en el fondo es un coche realmente rápido.

El Lexus LC 500h acelera de 0 a 100 km/h en unos 5 segundos, frente a los 4,7 segundos del Lexus LC 500. Y el Lexus LC 500h goza de una respuesta excelente y una aceleración extraordinariamente lineal – sobre todo hasta los 100 km/h – por el empuje del motor eléctrico. De manera que los 20.000€ que separan a un Lexus LC 500h (arrancará en torno a los 120.000€) y un Lexus LC 500 (en torno a 140.000€), no sean tan fáciles de justificar salvo que busquemos un gran turismo con un concepto más puro y tradicional.

En Diariomotor:

Ver todos los comentarios 1
  • Miguel Blaya

    Sigo sin entender la cabezonería de usar sistemas CVT… y menos para coches deportivos.