CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Industria

5 MIN

El último engaño de algunos fabricantes, manipular sus coches para emitir más CO2

David Villarreal | @davidvillarreal | 25 Jul 2018
etiquetado-emisiones-diesel-antiguos-2
etiquetado-emisiones-diesel-antiguos-2

La Comisión Europea habría realizado estos días un hallazgo increíble. Según publica Financial Times (requiere suscripción, pero la noticia la puedes leer también en otros medios como Jalopnik), la Comisión Europea habría detectado como algunos fabricantes están manipulando las emisiones de sus coches en los procesos de homologación. Recordemos que la industria se encuentra inmersa en un proceso de transición muy importante, entre el protocolo de homologación NEDC, el actual, y el WLTP, que será de obligado cumplimiento el 1 de septiembre. Lo sorprendente del asunto es que, a diferencia de otros fraudes, y manipulaciones, que se han descubierto en los últimos años, como el de las emisiones de NOx de los diésel de Volkswagen, en este caso la supuesta manipulación pretendería que los coches emitan más CO2 en los procesos de homologación. ¿Pero qué gana una marca haciendo que sus coches homologuen unas emisiones de CO2 más altas? ¿Por qué resulta tan increíble que esto esté sucediendo?

La Comisión Europea alerta de que las marcas de coches siguen manipulando emisiones

La Comisión Europea habría alertado que han detectado supuestas manipulaciones en algunos coches, analizando 114 conjuntos de datos procedentes de los procesos de homologación. En declaraciones a Financial Times, el antiguo ministro de España, y ahora comisario europeo, Miguel Arias Cañete, alertaría que han hallado evidencias de manipulación y que la Unión Europea se pondrá manos a la obra para evitar que estas afecten a las normativas de emisiones que se están negociando.

La supuesta manipulación se llevaría a cabo alterando deliberadamente el funcionamiento de ciertos dispositivos, para que en los procesos de homologación consuman más combustible y, como consecuencia de ello, emitan más CO2. Por ejemplo, se habría detectado que algunos coches emplean relaciones de cambio, o lógicas de funcionamiento del cambio, que son menos eficientes, o incluso la desactivación del sistema de parada y arranque del motor. Pero no se ha determinado qué fabricantes serían sospechosos de tal engaño.

La última sospecha de manipulación de emisiones no es la que nos esperábamos, y según la Comisión Europea tendría que ver con aumentar deliberadamente las emisiones de CO2 en los procesos de homologación para negociar al alza los umbrales de emisiones medias que se impondrán en los próximos años

¿Por qué se manipulan las emisiones de los coches al alza?

La explicación de esta supuesta manipulación tiene que ver con la negociación de los nuevos protocolos de homologación de emisiones y, sobre todo, los compromisos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y especialmente el CO2. Las marcas de coches tendrán que estar por debajo del umbral de los 95 g/km de CO2 en 2020. Lo que significa que, la media de las emisiones según homologación de los coches que se vendan en Europa a partir de ese año, deben estar por debajo de ese umbral.

Actualmente parece difícil que consigan este objetivo, que requiere, sobre todo, mejorar notablemente la eficiencia de los coches y los motores actuales, y también apostar por tecnologías como los híbridos, y los coches eléctricos. Los fabricantes se están encontrando también muchas piedras en el camino. La caída de las ventas de los diésel, que por norma general emiten menos CO2, y el aumento de las ventas de coches que emiten más CO2, como los SUV, no ayuda.

La teoría de por qué se estaría llevando a cabo esta supuesta manipulación no puede ser más truculenta. Si los fabricantes demuestran que no podrán cumplir con los objetivos propuestos para 2020, por las altas emisiones de sus coches en la actualidad, tendrán mayor fuerza para negociar unos umbrales de emisiones más altos, y por lo tanto sencillos de cumplir. Jalopnik describía esta práctica con un ejemplo muy ilustrativo. Imagina que antes de acudir a un concurso de flexiones haces una prueba en la que te presentas haciendo solo una flexión, para llegar más tarde al concurso y demostrar que puedes hacer diez.

Esta truculenta manipulación es difícil de creer, porque al homologar unas emisiones de CO2 más altas necesariamente se está lastrando la competitividad y la rentabilidad del coche, que pagará más impuestos, y por ende será más caro

¿Por qué resulta poco creíble esta manipulación de emisiones?

Sin embargo, no podemos evitar sembrar la duda acerca de la acusación que se está lanzando desde la Comisión Europea, que entendemos dispone de datos para defenderla.

Si los fabricantes estuvieran llevando a cabo esta práctica tendrían que pensar en los daños colaterales. La consecuencia necesaria de que un coche homologue unas emisiones de CO2 más alta es que sus impuestos aumenten. Si ese coche ha de pagar más impuestos, su precio será más caro, y por lo tanto será menos competitivo con respecto a sus rivales, o el fabricante verá lastrada su rentabilidad, y reducidos sus márgenes de beneficio. Pensemos que las emisiones de CO2 tienen una consecuencia directa sobre los impuestos que ha de pagar el coche, en todos los países miembros de la Unión Europea, y que los umbrales de emisiones, y el impuesto que se ha de pagar, y cómo se ha de pagar, son diferentes en cada mercado. En España, tal y como os contábamos estos días, todos los coches que emiten 120 g/km de CO2, o menos, están exentos de un Impuesto de Matriculación que se paga al adquirir el coche.