CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Tecnología

3 MIN

El próximo superdeportivo de McLaren tendrá la tecnología de Top Gun (sí, la película)

Elena Sanz Bartolomé | 18 Dic 2022
Mclaren Asosiacion Lockheed Martin Skunk Works  01
Mclaren Asosiacion Lockheed Martin Skunk Works  01

McLaren es una de las grandes marcas del mundo del motor, conocida por haber construido algunos de los vehículos más rápidos. Lockheed Martin es una de las compañías con más peso en la industria aeroespacial y militar. Y, ahora, han unido fuerzas a través de una colaboración con la que más de uno ha soñado: juntas van a crear una nueva forma de diseñar los futuros superdeportivos de la firma británica.

Mientras McLaren desarrolla, bajo la batuta de Michael Leiters, una nueva línea de modelos e, incluso, su primer SUV, la marca británica ha firmado un acuerdo de colaboración con Lockheed Martin y, concretamente, con Skunk Works: los Programas de Desarrollo Avanzado de la compañía estadounidense.

Colaboración tecnológica

Skunk Works nació en los años cuarenta y atesora una larga historia protagonizada por proyectos secretos. Suyos son el F-22 Raptor, el F-35 Lightning II, el F-117 Stealth Fighter, el avión espía U-2 o el SR-71 Blackbird. Y si nada de esto os suena, es posible que sí reconozcáis el avión que aparece, junto al McLaren Artura, en las fotos. Ese es el Darkstar, el jet hipersónico conceptual diseñado por Skunk Works para la película ‘Top Gun: Maverick’ que aparece en las escenas iniciales.

¿Qué implica exactamente esta colaboración? ¿Únicamente diseño? ¿También tecnología? McLaren no ha dado muchos detalles: un misterio que, irónicamente, coincide con la multitud de proyectos secretos manejados por Skunk Works a lo largo de estas décadas. La marca británica habla de “colaboración tecnológica” así que es probable que el resultado de esta asociación se centre más en optimizar los procesos de desarrollo de los vehículos más que en cualquier cosa que los clientes de McLaren puedan ver en sus modelos.

Software de simulación

Darren Goddard, Director Técnico de McLaren, ha recordado que siempre han traspasado “los límites buscando nuevas soluciones innovadoras y disruptivas para fabricar los mejores superdeportivos”. De sus palabras se desprende que han recurrido a Lockheed Martin y Skunk Works para proporcionar un enfoque más futurista al diseño de la próxima generación de sus vehículos.

No obstante, lo más interesante para Mclaren será el acceso al software de simulación pionero de Lockheed Martin. El objetivo es adaptarlo para poder aplicarlo a los superdeportivos y, concretamente, a los motores de alta velocidad. Esto permitiría establecer los parámetros con mayor precisión y rapidez que con los métodos de diseño tradicionales. Los científicos e ingenieros de McLaren trabajarán junto a sus homólogos de Skunk Works para probar y explorar cómo esta tecnología de vanguardia podría emplearse comercialmente en el mundo del motor.

Teniendo en cuenta que, en 1976, el SR-71 Blackbird rompió el récord de velocidad máxima absoluta con 3529,56 km/h, es interesante imaginar cómo podría ser el superdeportivo que nacerá de su alianza con McLaren.