CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mercedes

4 MIN

Mercedes 190 Avantgarde, las estrambóticas ediciones especiales del Baby Benz que desearás

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 14 Abr 2022
Archivnummer: A92f222
Archivnummer: A92f222

Cuando pensamos en un Mercedes, es muy posible que pensemos en una berlina alemana de los años ochenta. Aquellos ubicuos Mercedes W124 y W201 permanecen en nuestro ideario colectivo, y siguen muy presentes en nuestras calles. El Mercedes W201 es considerado el antecesor directo del Mercedes Clase C, y cuando fue lanzado en el año 1982 se convirtió en el coche más pequeño de la marca, algo que le granjeó el apodo de "Baby Benz". Este coche estuvo una década en venta, contando con no pocas versiones y ediciones especiales. Algunas, más especiales que otras.

En 1993, el Baby Benz era ya un coche muy veterano. De hecho, no era ningún secreto que Mercedes estaba a punto de lanzar el primer Clase C, y que al W201 le quedaban cuatro telediarios a la venta. Aunque la marca no dio un giro tan acusado en posicionamiento como el que han dado en los últimos años, a principios de los noventa trataron de conquistar a un público más joven. Reducir la edad media de los clientes no era tan sencillo con una gama de productos tan conservadora, y fue entonces cuando llegaron a una solución "de compromiso": los Mercedes 190 Avantgarde.

12
FOTOS
Hasta el año 1993, se fabricaron nada menos que 1,9 millones de Mercedes W201.

Fueron tres ediciones especiales basadas en la berlina de acceso de la marca, que se comercializaron únicamente en el mercado europeo, y su catálogo solo se imprimió en alemán. La mayor parte de unidades se comercializaron en Alemania. La primera de las tres ediciones especiales se llamaba Verde, y de ella se fabricaron solo 750 unidades. Es la más escasa de las tres, y entonces tenía un precio de 54.500 marcos - al tipo de cambio actualizado, unos 47.500€. Estaba pintada en un color Emerald Green y tenía un posicionamiento "ecológico".

Montaba motores diésel de 2,5 litros, con EGR y catalizador, aunque algunas unidades también montaron el motor 1.8 de gasolina de acceso, un M102 de solo 109 CV. Lo peculiar de esta versión era su tapicería de tela, llamada "Anton". Era verde, y tenía lunares, tanto en los asientos como en las puertas. En la consola central, la madera característica de los W201 se había teñido también de color verde. La segunda versión de los 190 Avantgarde se llamaba Rosso. Era el Avantagarde más barato - 49.875 marcos - y fue el que tuvo al producción más abundante.

No eran el Mercedes del abuelo, eran coches llamativos y cargados de personalidad.

Concretamente, se fabricaron 2.300 unidades. Su color exterior era un burdeos, un granate, o un rojo oscuro metalizado, como queráis llamarlo. Era el más "artístico" del trío, y de nuevo, era su tapicería lo que más llamaba la atención. Llamada "Arcade", tenía patrones de colores muy llamativos, y decididamente noventeros - no era la típica tapicería de tela del Mercedes "del abuelo". Su motor de acceso era el 1.8 de 109 CV, asociado a un cambio manual de cinco relaciones. Las llantas "Gullideckel" de 15 pulgadas eran de serie.

Por último, la versión Azzurro era la más deportiva y deseable del trío. De ella se fabricaron solo 900 unidades. También fue el más caro, con un precio que partía de los 60.500 marcos - 52.700 machacantes, en euros actuales. Estaba pintada de color azul metalizado y se basaba en la versión Sportline del Mercedes 190. Contaba con una suspensión deportiva un 20% más rígida y contaba con una altura rebajada en 23 mm. Su motor era un 2.3 litros de gasolina, con 16 válvulas y 136 CV - ojo, no confundir con el atómico 2.3-16 desarrollado por Cosworth.

Si quieres encontrar una buena unidad, tendrás que rebuscar en webs alemanas de anuncios clasificados...

Pero lo más peculiar y fascinante de esta unidad estaba en su interior. Sus asientos deportivos estaban tapizados en cuero, y su banqueta trasera tenía dos asientos individuales. Lo realmente curioso es que cada asiento estaba tapizado en un color diferente. Rojo, amarillo, verde y azul, presentes en sus contornos, reposacabezas y parte superior del respaldo. Sí, yo también he sentido un tremendo impulso de hacerme con una unidad mientras escribía este artículo. Una buena noticia: es sencillo encontrar una unidad, y no tienen precios desorbitados.

Quizá por ser coches relativamente desconocidos, aunque bien es cierto que es complicado conseguir unidades con un buen historial de mantenimiento y un estado óptimo.

12
FOTOS

Fuente: Hemmings