CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Eléctricos

5 MIN

Mercedes-AMG EQE, una bala de 687 CV que tiene a Porsche y Tesla en la diana

Elena Sanz Bartolomé | 16 Feb 2022
Mercedes Eqe Amg  00
Mercedes Eqe Amg  00

Mercedes ha presentado a sus dos nuevas berlinas eléctricas y deportivas gracias al ilustre apellido que las acompaña: AMG. La carta de presentación de los Mercedes-AMG EQE 43 y 53 incluye un rendimiento significativamente mayor, más de 500 kilómetros de autonomía y unas cifras de potencia que con hasta 687 CV las convierte en una bala que va directa a la diana de Porsche y Tesla.

Vamos a saltarnos el orden lógico de las presentaciones para comenzar con los números. El Mercedes-AMG EQE 43 es el modelo de menor potencia y está equipado con dos motores eléctricos específicos de AMG, uno en cada eje, para producir 476 CV y ​​ 858 Nm de par máximo; cifras que impulsan a esta berlina de 2.525 kilos de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos. Su pareja de baile es una caja de cambios de una sola velocidad y un sistema de tracción a las cuatro ruedas, que proporciona una distribución de potencia variable.

17
FOTOS

Conducción con un solo pedal

Tiene una batería de 90,6 kWh que proporciona una autonomía de 533 kilómetros según el Ciclo WLTP. Gracias a su capacidad de carga de hasta 170 kW sólo necesitaría 15 minutos recuperar 180 kilómetros: la carga a bordo es de 11kW con una capacidad de 22kW disponible como opción. Eso sí, en ambos modelos el conductor puede elegir entre tres niveles de regeneración de energía teniendo en cuenta que uno de ellos permite la conducción con un solo pedal.

Tanto el EQE 43 como el 53 cuentan con refrigeración específica de AMG para mejorar el rendimiento y, además, recibirán actualizaciones inalámbricas para mejorar la gestión de la batería durante sus ciclos de vida.

Siguiente nivel: Mercedes-AMG EQE 53

Pasamos, ahora, al Mercedes-AMG EQE 53 que, como en el caso anterior, cuenta con un sistema de propulsión firmado por AMG aunque en esta ocasión nos encontramos con algo más de potencia: 626 CV y 950 Nm que se pueden ir hasta los 687 CV y 1.000 Nm con el paquete AMG Dynamic Plus. No es de extrañar que sea capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos alcanzando una velocidad máxima de 230 km/h. Este incremento de potencia tiene, evidentemente, un impacto en la autonomía que se queda en 518 kilómetros.

El toque de AMG

Ambos modelos tienen cuatro modos de conducción: Slippery, Comfort, Sport y Sport Plus. Eso sí, el Mercedes-AMG EQE 53 añade uno más: el Race Start en combinación con el paquete AMG Dynamic Plus.

Sea como sea, la configuración del motor eléctrico dual de AMG permite respuestas rápidas a la hora de distribuir el par delantero y trasero: la potencia de salida a ambos ejes se analiza 160 veces por segundo para optimizar la tracción.

Cuentan con suspensión neumática (en la que, por ejemplo, los cojinetes son más rígidos y tienen menos juego o las barras estabilizadoras tienen un mayor diámetro) y su altura es variable: son 5 mm más bajos que el EQE 350 y en los modos Sport y Sport Plus se reduce 15 mm más para lograr una mayor eficiencia aerodinámica. Lo mismo sucede en el modo Comfort cuando circulamos a 120 km/h.

Por otro lado los frenos también han sido puestos a punto de forma concreta: AMG ha reprogramado la función i-Booster. Combinan discos de 415 mm y pinzas de seis pistones en la parte delantera con discos de 378 mm y pinzas flotantes de un pistón en la parte trasera. Opcionalmente se pueden montar discos delanteros de cerámica de carbono de 440 mm con pinzas de seis pistones.

Y, por último, se ha añadido un sistema que permite precalentar el aceite de la transmisión cuando hace frío para mejorar la eficiencia.

El diseño de los Mercedes-AMG EQE

Lo cierto es que los cambios en el exterior e interior son sutiles: la aerodinámica se ha optimizado y en el habitáculo hay más toques deportivos.

Los Mercedes-AMG EQE 43 y 53 lucen una parrilla con distintivos específicos y barras verticales cromadas que está enmarcada por unos faros Digital Light. A ellos se une un nuevo divisor y un paragolpes deportivo, que combina detalles del color de la carrocería con pintura negra en brillo y molduras cromadas. Las llantas de 20 y 21 pulgadas han sido optimizadas aerodinámicamente y el alerón trasero reduce la elevación sin aumentar significativamente la resistencia.

El interior

Pasando al interior nos encontramos con unos asientos firmados por AMG y revestidos en cuero artificial Artico o en Nappa tradicional con costuras rojas en contraste e inserciones de microfibra. El volante deportivo está achatado en su parte inferior y mantiene el mismo estilo prestacional que los pedales y las alfombrillas.

A nivel tecnológico nos encontramos con la Hyperscreen que, distribuida en tres pantallas unidas, incluye una superficie OLED de 12,3 pulgadas, un cuadro de instrumentos digital de 12,3 y una parte central de 17,7 para el sistema multimedia. En esta ocasión cuenta con elementos AMG personalizados como el sistema AMG Track Pace (opcional) que registra los datos del vehículo mientras conduce en la pista. Además, también permite a los pasajeros ver vídeos, enviar mensajes de texto y navegar por Internet.

Por último, Mercedes-AMG ha querido trasladar los sonidos de los motores de combustión a los Mercedes-AMG EQE 43 y 53. Lo ha hecho a través del AMG Sound Experience que permite elegir entre los modos Balanced, Sport y Powerful. Si en el caso del EQE 53 se cuenta con el paquete AMG Dynamic Plus, a estos perfiles se sumará el Performance diseñado para reproducir una conducción enérgica.

17
FOTOS