Ponemos a prueba al nuevo Mercedes Clase B, el hermano más racional y familiar del nuevo Mercedes Clase A [Vídeo]

 |  @HerraizM  | 

Tras la completa renovación del Mercedes Clase A le toca el turno al Mercedes Clase B, una nueva generación, la tercera ya, que se beneficia de todas las ventajas que conocimos en el Mercedes Clase A 2018 para proponernos una de las opciones fundamentales a considerar por aquellos que buscan un coche compacto de corte premium, la alternativa, el rival más directo, al BMW Serie 2 Active Tourer. Con el inicio de su comercialización Mercedes ha puesto a nuestra disposición a este nuevo Mercedes Clase B, ¿habrá diferencias considerables con el Mercedes Clase A? ¿Cómo le habrá sentado el nuevo despliegue de tecnología a este compacto? ¿Se comporta dinámicamente mejor que el BMW Serie 2? Hora de conocer al nuevo Mercedes Clase B 2019.

El Mercedes Clase B comparte plataforma, motores, tecnología y lenguaje de diseño con el Mercedes Clase A

Desarrollado sobre la nueva plataforma para coches compactos de Mercedes, la misma plataforma que emplea el Mercedes Clase A, que emplea el Mercedes Clase A Sedán y que emplearán los próximos lanzamientos del segmento C de Mercedes, es lógico pensar que el Mercedes Clase B recurrirá al grueso de detalles conocidos en el Mercedes Clase A y efectivamente los pronósticos se cumplen, pero con matices.

Prueba en vídeo del Mercedes Clase B

Empezando por su estética, Mercedes ha adaptado muy bien las líneas del Clase A a este nuevo Clase B, recurriendo a trazos más curvados, redondeando y suavizando las superficies, con unas ópticas parejas pero aumentando su constitución para albergar más cómodamente a los pasajeros. Ha perdido el toque clásico y elegante del anterior Mercedes Clase B para recurrir ahora a un diseño más moderno y juvenil.

El Mercedes Clase B es ahora un coche ligeramente más grande

El Mercedes Clase B cuenta con una longitud de 4.419 mm, una anchura de 1.796 mm y una altura de 1.562 mm, siendo su batalla de 2.729 mm. Si contrastamos estas cifras con las de la generación previa nos encontramos con que ahora el Mercedes Clase B es 26mm más largo, es 10 mm más ancho y su batalla es 30 mm mayor, aumentando además su ancho de vías delantero en 15 mm perdiendo 2 mm en la parte posterior y en su altura.

Sobre la báscula la versión más ligera, el Mercedes B 180, arroja un peso en orden de marcha de 1.405 kg mientras que la versión más pesada, el Mercedes B 220d, tiene un peso en orden de marcha de 1545 kg.

En su interior ha ganado un poco de amplitud aunque ha perdido maletero

En su interior nos encontramos con una pequeña mejora general del espacio disponible, con 5 mm más de altura libre hasta el techo en las plazas delanteras, con 8 mm más de altura en las plazas traseras, con 4 mm de espacio para las piernas en las plazas delanteras y el mismo espacio disponible para las piernas en las plazas traseras. Ahora dispondremos de una mayor anchura a la altura de los codos en las plazas delanteras y 10 mm más de anchura a la altura de los hombros en las plazas traseras, aunque en lo que a habitabilidad se refiere tenemos una mala noticia…

Y es que ahora el maletero del Mercedes Clase B se conforma con una capacidad de carga de 455 litros cuando anteriormente nos ofrecía 488 litros.

El despliegue de tecnología del Mercedes Clase B es una de sus principales virtudes

En su interior sale a relucir una de las grandes virtudes de este coche, un despliegue de tecnología abrumador concentrado en una instrumentación totalmente digital y en un sistema multimedia , disponibles con 3 configuraciones diferentes, con pantallas de 7 pulgadas para ambos, con una instrumentación de 7 pulgadas para la instrumentación y una pantalla de 10.25 pulgadas para el sistema multimedia o bien con dos pantallas de 10.25 pulgadas.

Esta instrumentación, este sistema multimedia bautizado como MBUX, ponen a nuestra disposición una cantidad ingente de información y sobre todo lo hacen con una interfaz muy evolucionada, muy superior a lo que nos encontramos en cualquier otra marca, muy personalizable y que goza de elementos tan curiosos como el control por voz natural (tengo frío, tengo hambre…) a través de la orden “Hey Mercedes”, una inteligencia artificial que le permite aprender de nuestros hábitos o el navegador con realidad aumentada.

No falta la iluminación ambiental de 64 colores, un Head-Up Display o servicios conectados que nos informan incluso de si el coche ha sido golpeado en nuestra ausencia, del tráfico en tiempo real e incluso de la disponibilidad de plazas de aparcamiento, basándose en la información de otros Mercedes. Sin lugar a dudas el enorme despliegue de tecnología disponible es uno de los pilares básicos para tener en tan buena estima a la nueva generación de compactos de Mercedes.

La calidad percibida en el interior del Mercedes Clase B ha aumentado sensiblemente

Otro de esos pilares es la importante mejora de calidad que ha experimentado su interior, un interior que ahora goza de materiales de superior calidad y sobre todo de ajustes muy superiores, encontrándonos como única pega una zona inferior de plástico duro pero en líneas generales la sensación de calidad percibida ha mejorado muy notablemente y se siente como un auténtico coche premium.

Más allá de esta sustancial mejora de los acabados nos encontramos con un interior que dejando al margen la instrumentación, el sistema multimedia y ciertos elementos compartidos, como los aireadores, goza de una identidad bien diferenciada respecto al Mercedes Clase A, algo lógico si tenemos en cuenta la nueva disposición del salpicadero, la mayor altura disponible o el puesto de conducción más elevado.

El Mercedes Clase B es un coche cómodo y con una buena habitabilidad

Los asientos son especialmente cómodos y en las plazas delanteras gozamos de una buena habitabilidad. Las plazas traseras también son cómodas y espaciosas y teniendo presente que estamos ante un coche del segmento C gozaremos de un buen nivel de espacio, destacando sobre todo a la altura de los codos.

Por lo tanto estamos ante un coche con un diseño ahora más juvenil, menos conservador, con un buen nivel de habitabilidad en su interior y sobre todo con mucha tecnología y una importante mejora de la calidad de los materiales empleados y de sus ajustes, pero, ¿cuáles son los motores que componen la gama del Mercedes Clase B 2019?

Motores del nuevo Mercedes Clase B

En su lanzamiento el Mercedes Clase B nos propone 2 motorizaciones gasolina y 3 motores diésel, dejándonos con un Mercedes B 180 de 136 CV y un Mercedes B 200 de 163 CV mientras que entre los motores diésel hay un Mercedes B 180d como opción de acceso, con 116 CV, un Mercedes B 200 d de 150 CV y un Mercedes B 220 d de 190 CV. Todas estas opciones son de tracción delantera y cuentan con un cambio automático de doble embrague, que es de 7 velocidades en los B 180, B 200 y V 180d y de 8 velocidades en las opciones más potentes.

Estas motorizaciones son bloques que ya hemos conocido en el Mercedes Clase A, todos de 4 cilindros. El B 180 y el B 200 son bloques de 1.33 litros de cubicaje y con desarrollo compartido con Renault, como el Mercedes B 180d de 1.5 litros de cubicaje. Los Mercedes B 200d y Mercedes B 220d cuentan con motores de 2 litros de cubicaje y su desarrollo es propio, son motores Mercedes.

En función de la motorización tendremos un tren trasero de eje de torsión o multibrazo

Además hay que tener presente que en función de la motorización disponemos de 2 tipos diferentes de eje trasero, con multibrazo en las opciones más potentes, con los motores de 2 litros de cubicaje y con eje de torsión en los motores más modestos. Además Mercedes nos ofrece 3 suspensiones diferentes, con una suspensión “estándar” llamada “confort” por Mercedes, una suspensión rebajada en 15 mm con un tarado más deportivo y la amortiguación activa regulable, rebajada en 15 mm pero con una dureza variable en función del modo de conducción seleccionado.

Todos los coches equipados con esta suspensión adaptativa cuentan con el eje trasero multibrazo independientemente de la motorización de nuestro coche.

Por último, para entender gran parte del entramado técnico de este nuevo Mercedes Clase B, debemos mencionar una lista de asistentes a la conducción en la que nos encontramos con un sistema de frenado de emergencia con capacidad para reconocer peatones y ciclistas, sistema de alerta por cansancio, sistema de reconocimiento de señales, control de crucero adaptativo con función de atascos y sistema de mantenimiento en el carril.

Mercedes B 220d a prueba: conducimos la versión diésel más potente en las carreteras de Mallorca

Para la ocasión, para esta primera prueba del nuevo Mercedes Clase B, hemos acudido al motor diésel más potente, un Mercedes B 220 d que nos propone un motor de 4 cilindros y 2 litros de cubicaje con una potencia de 190 CV desarrollada a 3.800 rpm y un par de 400 Nm disponible entre las 1.600 y las 2.600 rpm. Además nuestra unidad monta la suspensión adaptativa.

En lo que a prestaciones se refiere el Mercedes B 220d registra un 0 a 100 km/h de 7.2 segundos y su velocidad máxima es de 234 km/h, pero hablemos de impresiones de conducción…

El Mercedes Clase B nos ofrece con esta motorización una contundente respuesta, con una gran capacidad de aceleración. Es un motor que mueve realmente bien a este coche, que nos ofrece una buena sensación de empuje y que cumple sobradamente en incorporaciones y adelantamientos, algo por otro lado lógico si tenemos en cuenta que se trata de un motor de 190 CV.

Esta respuesta se aprecia ya desde la zona baja del cuentarrevoluciones, bien acompañada por una transmisión rápida, efectiva y confortable en sus transiciones. Este motor diésel convierte al Mercedes Clase B en un compacto rápido y muy capaz pero también nos encontramos con un importante “pero” a tener en cuenta y es que el sonido del motor se cuela de forma bien apreciable en el interior del coche, acompañado además de unas leves vibraciones.

Con unas muy buenas sensaciones por parte de su motor, contundente, con buenas recuperaciones aunque con la pega de su sonoridad, abandonamos la autopista y damos el salto a un buen tramo de curvas en el que me encuentro con una agridulce sorpresa y es que la puesta a punto del chasis del Mercedes Clase B me transmite sensaciones un tanto diferentes a lo que me encontré en el Mercedes Clase A.

Aquí prima el confort, la comodidad, tiene sentido tratándose de un monovolumen y esto se traduce en unas suspensiones que nos brindan ciertos balanceos y por extensión alguna que otra mala inercia al abordar la salida de una curva. Esto ocurre incluso acudiendo al modo más deportivo de las suspensiones adaptativas, donde lógicamente se suaviza este comportamiento para mejorar en el paso por curva pero de nuevo me quedo con la sensación de que estoy conduciendo un coche más “blando” que el Mercedes Clase A que conduje meses atrás en Croacia, que por otro lado contaba con un tacto de conducción mucho mejor que el de la generación previa del Mercedes Clase A, ágil y con un grato nivel de estabilidad en curva pero al mismo tiempo cómodo y sin adolecer de una suspensión especialmente dura o un chasis que se sienta excesivamente rígido, poco filtradoy directo en sus reacciones, todo lo contrario, el nuevo Mercedes Clase A ya me pareció un coche cómodo.

Además de estas suspensiones el Mercedes Clase B también me ha parecido que adolece de una dirección un tanto blanda y poco comunicativa, algo que mejora, de nuevo, acudiendo al modo de conducción más deportivo pero no, no se subsana del tono o al menos no todo lo que me gustaría. Ahora bien, en un entorno urbano, buscando una conducción más comedida y normalizada el Mercedes Clase B cumple bien con una evidente vocación de coche familiar cómodo y preparado para afrontar la batalla del día a día con una posición más madura que la del Mercedes Clase A, pero menos que la de la anterior generación.

Por ponerlo en contexto más allá de las referencias al Mercedes Clase A debo mencionar que el BMW Serie 2 Active Tourer cuenta con un tacto mucho más directo y comunicativo por parte de su dirección y el eje delantero entra más estable, más firme, en curva, dejándonos con un coche que en definitiva, entre curvas, pisa mejor aunque este Mercedes Clase B te transmite que estás conduciendo un coche con una plataforma más sofisticada.

En cuanto a su consumo, como suele ser habitual en las primeras tomas de contacto, no podemos dar una cifra acorde a un uso normal por lo que por ahora sólo podemos mencionar que el nuevo Mercedes Clase B cuenta, con esta motorización, con un consumo de 4.5 l/100 km.

Por ahora Mercedes no ha anunciado el precio del nuevo Mercedes Clase B

Sobre su precio por ahora hay pocos detalles que contar, Mercedes aún no ha anunciado el precio de esta nueva generación del Mercedes Clase B aunque la lógica nos invita a pensar en que seguirá una senda cercana a lo visto en el Mercedes Clase A, que tiene un precio de partida en gasolina de 28.800 euros de la mano del Mercedes A 180 de 136 CV y de 32.700 euros en diésel de la mano del Mercedes A 180d.

Tan pronto como sepamos los precios del nuevo Mercedes Clase B os lo comunicaremos, así como los detalles sobre su equipamiento, mientras quedémonos con una reflexión final a modo de conclusión: el Mercedes Clase B es un buen monovolumen compacto de corte premium que brilla sobre todo por su dotación de tecnología, contando con una puesta a punto en la que el confort ha sido la principal prioridad y por tanto adoleciendo en ciertas circunstancias de unas suspensiones y una dirección un tanto “blandas”. El motor probado, el motor diésel de 190 CV del Mercedes B 220d, es un motor que mueve muy bien a este coche, como era de esperar tratándose de la opción más potente de la gama, con una gran sensación de empuje, buenas recuperaciones y una pega, su sonoridad. Su diseño ha pasado de trazos clásicos que nos dejaban con un monovolumen de corte clásico a un monovolumen compacto de corte más juvenil, con formas redondeadas y la “mirada”, la firma lumínica, vista en el Clase A, brindándonos un habitáculo ligeramente mayor, con una habitabilidad más que correcta en la banqueta posterior, a la que es muy fácil acceder y un puesto de conducción más elevado que en el Mercedes Clase A.

¿Un buen coche? Sin duda, la nueva generación de compactos de Mercedes ha mejorado muchísimo y este Mercedes Clase B está dispuesto a reclamar su trono en un segmento en el que no hay demasiadas opciones, destacando, como hemos mencionado antes, un BMW Serie 2 Active Tourer que tiene un habitáculo peor terminado pero que ofrece una dinámica superior.

Vídeo destacado del Mercedes Clase B

Lee a continuación: 4 coches por los que merece la pena esperar a 2019 para comprar un coche nuevo (I)

El Mercedes Clase B es un monovolumen de dimensiones compactas y carácter premium. Implica un importante desembolso adicional frente a cualquier modelo generalista, a cambio de lucir la estrella de tres puntas en su parrilla frontal.

Ver todos los comentarios 0

El Mercedes Clase B es un monovolumen de dimensiones compactas y carácter premium. Implica un importante desembolso adicional frente a cualquier modelo generalista, a cambio de lucir la estrella de tres puntas en su parrilla frontal.