CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Ecológicos

3 MIN

La denostada tecnología que lleva la eficiencia del Mercedes EQXX a otro nivel

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 15 Ene 2022
Mercedes Benz Vision Eqxx Mercedes Benz Vision Eqxx
Mercedes Benz Vision Eqxx Mercedes Benz Vision Eqxx

El Mercedes Vision EQXX es uno de los prototipos más apasionantes de la actualidad. Mercedes acaba de demostrar que la actual tecnología permite crear un eléctrico de 1.000 km de autonomía, sin recurrir a una batería de tamaño - y huella ambiental - desmesurado, y un peso digno de un vehículo industrial. El Mercedes Vision EQXX es una lección para todos los fabricantes de coches eléctricos, y en este artículo, queremos ahondar en una de sus características más desconocidas y polémicas: el Mercedes EQXX monta una batería de refrigeración por aire.

Las baterías de refrigeración por aire son una tecnología hasta cierto punto denostada. Los primeros coches eléctricos montaban este tipo de baterías, y algunos híbridos aún cuentan con baterías de refrigeración por aire hoy día. No es una tecnología exenta de ventajas: son más ligeras, más baratas y tienen menos mantenimiento. Por contra, el coche eléctrico actual, sus enormes exigencias de potencia y sus sistemas de carga ultra-rápida exigen una gestión de la temperatura de la batería que solo un sistema de refrigeración líquida puede ofrecer.

La durabilidad y fiabilidad de las baterías refrigeradas por aire puede ser inferior en escenarios de alta exigencia.

El problema de los sistemas de refrigeración líquida es, en primer lugar, su complejidad: funcionan de forma análoga a los de un coche de combustión interna, pero cuentan con circuitos de refrigeración muy extensos y capilares. Al contar con una bomba de agua y un circuito extenso, roba potencia y reduce la autonomía del vehículo. En segundo lugar, elevan el peso del vehículo de forma considerable, agravando uno de los principales defectos del coche eléctrico.

Gracias al sistema de refrigeración pasiva de su batería, el Mercedes EQXX presume de una batería de nada menos que 100 kWh de capacidad con un peso inferior a los 500 kg. Una cifra de récord. El uso de este tipo de refrigeración en esta batería ha ahorrado decenas y decenas de kilos, además de resultar en una batería más sencilla. La batería del Mercedes Vision EQXX cuenta con dos formas de refrigerarse: la primera es mediante un disipador de calor pasivo, similar al que podríamos encontrar en la placa base de un ordenador.

La batería es un 30% más ligera que la del Mercedes EQS, tomada como referencia para su desarrollo.

Un sencillo radiador a través del que pasa aire del exterior, reduciendo su temperatura. En caso de necesitar más refrigeración, unas compuertas de refrigeración activa dejan entrar más aire del exterior. Estas compuertas solo incrementan el coeficiente aerodinámico en 0,007 - clave en un coche cuyo coeficiente aerodinámico es de solo 0,17, una cifra, otra vez más, de récord. A mayores, se integra un flujo de aire a través del interior de la batería, presumiblemente sin la capacidad de forzar más aire mediante un ventilador.

Como reza la nota de prensa, la refrigeración de la batería es completamente pasiva. Por último, uno de los principales motivos por los que la batería del Mercedes Vision EQXX puede usar un sistema de refrigeración por aire es porque el motor eléctrico del coche solo tiene 204 CV, y no somete a una gran exigencia a la batería. Al no tener que hacer un gran esfuerzo, sus necesidades de refrigeración son menores.

110
FOTOS
VER TODASVER TODAS