CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mercedes

4 MIN

Mercedes habla de gasolina y gasóleo sintético y su cuestionable viabilidad

David Villarreal | @davidvillarreal | 25 May 2020
Mercedes Gasolina Diesel Sintetico 01
Mercedes Gasolina Diesel Sintetico 01

Los últimos años han proliferado toda una serie de proyectos que, en paralelo con la electrificación, y la descarbonización del automóvil a la que pretendemos llegar en las próximas décadas, pretendían producir alternativas a la gasolina y el gasóleo, combustibles sintéticos, y limpiar la atmósfera de gases contaminantes y de efecto invernadero. Mercedes habla de gasolina y gasóleo sintético, cuestionando su viabilidad, y reconociendo que el futuro está en el coche eléctrico. Ahora bien, ¿qué son la gasolina y el gasóleo sintético? ¿y por qué Mercedes-Benz prefiere dedicar sus inversiones al coche eléctrico?

Gasolina y gasóleo sintético: ¿cuál es su objetivo?

Los combustibles sintéticos, por el mero hecho de serlo, no van a garantizar que un automóvil no emita gases contaminantes y de efecto invernadero, como el CO2. El interés subyacente de estos proyectos se basa precisamente en el concepto de neutralidad de CO2. Los combustibles sintéticos emiten CO2, pero si el proceso de producción de esos combustibles emplea CO2 presente en la atmósfera estaremos ante un ciclo cerrado, en el que el CO2 emitido ya ha sido compensado por el obtenido del aire para producir el combustible. Insistimos en que el concepto es sumamente interesante, pero pesan mucho más las dudas acerca de la viabilidad de estos proyectos.

Marcas como Audi o, sin ir más lejos, Mercedes-Benz, llevan tiempo investigando en el proceso de producción de combustibles sintéticos. Hemos visto proyectos de todo tipo, diseñando combustibles que podrían emplearse como alternativa a la gasolina, o al gasóleo. Pero todos ellos suelen tener dos aspectos en común. El primero, diseñar procesos, por ejemplo investigando con algas y microorganismos, que capten el CO2 del aire, rompan la molécula, y permitan el empleo de estos elementos esenciales en un combustible. El segundo, utilizar energías renovables, para hacer viable el proceso, tanto en términos energéticos, como en términos económicos.

Mercedes dedicará todas sus inversiones en materia de neutralidad de CO2 a proyectos de coches eléctricos, como el del Mercedes EQC, y almacenamiento de energía en baterías y pila de combustible.

21
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Las mayores dudas que han rodeado a los combustibles sintéticos han estado relacionadas, sobre todo, con el elevado coste energético que pueden tener este tipo de procesos. ¿De verdad tiene sentido transformar la energía y "almacenarla" en combustibles, cuando puedes almacenarla en una batería, y utilizarla en un coche eléctrico? También con la capacidad industrial necesaria para escalar y producir combustibles sintéticos, gasolina y gasóleo sintético, en grandes volúmenes.

Mercedes y sus dudas acerca de gasolina y gasóleo sintético

Según publica Autocar.co.uk estos días, a pesar de que Mercedes-Benz ha estado trabajando desde hace años en esta tecnología, sus inversiones van a centrarse única y exclusivamente en el "coche eléctrico". Decía Markus Schäefer, responsable de Investigación y Desarrollo de Daimler, que la línea principal de trabajo de Mercedes sigue siendo el coche eléctrico, y que "si tienes un exceso de energía, el mejor uso que puedes hacer de ella es almacenándola en una batería", apuntando precisamente a la clave, y la mayor incertidumbre de los combustibles sintéticos, reconociendo que "transformar energía limpia en un combustible sintético es un proceso ineficiente", en el que necesariamente va a perderse mucha energía en el proceso.

Ahora bien, los combustibles sintéticos, como también reconocía Markus, siguen siendo una vía de trabajo valida, en la que merece la pena como mínimo seguir investigando. En la industria del automóvil, con los avances que se están dando, y están previstos en los próximos años, en materia de coches eléctricos, parece difícil que los combustibles sintéticos vayan a jugar un rol importante. Pero en otras industrias, en las que el empleo de sistemas de almacenamiento de energía como baterías parece inviable, por ejemplo en la aviación, los combustibles sintéticos podrían ser cruciales para alcanzar la neutralidad de CO2 a la que se espera llegar en las próximas dos décadas.