CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

4 MIN

Multas insólitas, por circular por una zona de bajas emisiones... encima de una grúa

David Villarreal | @davidvillarreal | 4 Dic 2020
Semaforos Anti Ruido Bombay Barcelona 01
Semaforos Anti Ruido Bombay Barcelona 01

En ocasiones nos hemos sorprendido con algunas de las multas más insólitas que, siguiendo los preceptos de la Dirección General de Tráfico y el Reglamento General de Circulación, se han aplicado en las sanciones que han recibido algunos conductores. Pero el caso que hoy nos ocupa se debe, indudablemente, a un fallo, y a cómo la tecnología no es infalible. Estos días conocíamos el caso, la multa insólita, de un coche sancionado por circular por una zona de baja de emisiones. Lo sorprendente de la sanción es que el coche viajaba encima de una grúa.

Fue sancionado por circular por una zona de bajas emisiones en Barcelona, pero su coche en realidad viajaba encima de una grúa

Multa insólita a un coche encima de una grúa

Sucedió en Barcelona en octubre. Un conductor fue sancionado por acceder a la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona, que restringe la circulación, prohibiendo el paso a turismos y motocicletas sin etiqueta medioambiental o, en otras palabras, a los coches de gasolina anteriores a la Euro III (generalmente, matriculados antes del año 2000), y a los diésel anteriores a la Euro IV (generalmente, matriculados antes de 2005, o 2006). Recordemos que el etiquetado ambiental y su simplificación, aplicándolo en función del año de matriculación, ya nos dejó en el pasado con alguna que otra polémica.

Ahora bien, veamos qué sucedió, por qué, y qué soluciones se plantean para un caso como este, en el que sin duda estamos ante una sanción recurrible.

Como muestran las pruebas fotográficas que se remitieron junto a la sanción al propietario de este coche, y que ha reproducido estos días Social Drive, los sistemas automatizados de identificación de la Zona de Bajas Emisiones de Barcelona identificaron al coche encima de la grúa. Estos sistemas se basan en cámaras y un software de reconocimiento de imágenes que identifica la matrícula del vehículo. La matrícula se coteja con una base de datos, en la que consta la etiqueta medioambiental de que goza el vehículo, y en el caso de haber incumplido la ordenanza que regula la Zona de Bajas Emisiones, se inicia un procedimiento de sanción.

El coche sancionado fue identificado por los sistemas de cámaras y reconocimiento de matrículas del Ayuntamiento de Barcelona

Al iniciarse el procedimiento de sanción el propietario del vehículo recibe una multa, con una prueba documental, una fotografía, que demuestra que accedió a la Zona de Bajas Emisiones. Como vemos en este caso, esa prueba precisamente es el mejor aliado del propietario del coche para recurrir la sanción, porque se aprecia claramente que su coche viaja sobre una grúa.

Los sistemas de identificación de vehículos y todos aquellos empleados para automatizar sanciones, como lo son también los radares fijos y móviles, y los sistemas de cámaras que identifican a conductores hablando por el teléfono móvil o sin cinturón, no son infalibles. De hecho, estos dispositivos reciben periódicamente pruebas en las que se verifica su correcto funcionamiento y han de recibir la correspondiente aprobación de los organismos de control metrológico. Esta es una de las garantías que tenemos los conductores que, aún así, no evita que sucedan casos como el que nos ocupa.

La posibilidad de fallo de los sistemas automatizados exige un riguroso control metrológico y debería cotejarse con una prueba manual

Las sanciones automatizadas, a menudo, son verificadas. Evidentemente no ha sido el caso de este coche. Una verificación manual hubiera bastado para comprobar que los sistemas de cámaras del Ayuntamiento de Barcelona no han identificado correctamente el vehículo.

Más guías sobre multas

- Cómo recurrir una multa de tráfico: plazos y argumentos - Cómo recurrir multas de aparcamiento: los 7 argumentos ganadores - El descuento por pronto pago de multas de tráfico