Nissan Qashqai 2017: primera prueba y las 4 claves del súperventas de Nissan

 |  @davidvillarreal  | 

No son tiempos para quedarse dormidos y en la industria tenemos importantes ejemplos de las consecuencias de ello. En Nissan son conscientes de lo importante que es no quedarse atrás, y también de que la competencia en la categoría de los SUV y los crossover compactos, en la categoría del Nissan Qashqai, es feroz, cada vez mayor y mejor preparada para plantar cara al modelo y a la marca que convenció a los compradores de que conducir un turismo con aspecto de todoterreno era una buena idea. Por esa misma razón en Nissan no se han quedado de brazos cruzados y han trabajado estos años sobre el Nissan Qashqai para mejorarlo y perfeccionarlo, en áreas en las que sin duda era necesario. Y con motivo de su lanzamiento hemos viajado hasta Viena para ofreceros una primera prueba del Nissan Qashqai 2017, que no es más que un vistazo a lo que ha mejorado, y lo que no ha mejorado, en cuatro áreas muy concretas: diseño, calidad percibida, conducción y tecnología.

1. El Nissan Qashqai revisa su imagen

Al respecto del diseño ya habrás comprobado que el Nissan Qashqai no ha asistido a una revisión demasiado radical de su estética. De hecho, las novedades más importantes del Nissan Qashqai las encontramos en un frontal que adquiere una imagen más acorde con la del resto de productos de la marca. Un frontal en el que la parrilla con forma de uve, a modo de prolongación de los faros, destaca bastante más.

En un momento en que la tendencia general de muchos turismos es precisamente a aumentar las superficies exteriores de plástico negro, sin decorar, para acentuar su aspecto campero, el Nissan Qashqai sigue una estrategia totalmente opuesta y ahora hay mayor presencia de plásticos revestidos en el mismo color de la carrocería.

El Nissan Qashqai ha sido renovado para mejorar en cuatro áreas muy específicas, diseño, calidad percibida, conducción y tecnología

No son las únicas novedades. Incluso la mirada del Nissan Qashqai se ha redibujado gracias a unos nuevos faros LED. Así como en la zaga los pilotos posteriores han adquirido una nueva silueta.

Al respecto de su zaga, el Nissan Qashqai también ha visto cómo se revisaban ligeramente sus defensas. Pensad que con todos estos cambios el Nissan Qashqai ha crecido 17 milímetros, hasta llegar a los 4,39 metros.

Pequeños cambios que no conseguirán que en esta actualización, en mitad del ciclo comercial de la segunda generación del Nissan Qashqai, parezca un coche completamente nuevo. Pero cambios suficientes para que seamos capaces de reconocer a un Nissan Qashqai 2017 cuando lo veamos por la calle.

Dice Nissan que han trabajado, incluso, la aerodinámica de sus llantas, que estrenan nuevos diseños en 17, 18 y 19 pulgadas. También nos encontramos con dos nuevos acabados de pintura para la carrocería, azul Vivid y bronce Chestnut.

2. Más calidad percibida para el Nissan Qashqai

Es cierto que la calidad percibida de un coche a menudo se basa en parámetros muy subjetivos, pero también que existen mejoras que objetivamente pueden hacer mucho por la calidad percibida de un coche. Mejoras tales como algunas de las que se han aplicado en este Nissan Qashqai, en el que si bien el diseño del salpicadero sigue siendo el mismo, la sensación que transmite ha mejorado gracias al uso de materiales de mayor calidad en algunos paneles y sobre todo en elementos que habitualmente tocaremos, como la consola central, los aireadores del sistema de climatización y, sobre todo, el volante.

Son pequeños detalles que hacen que el Nissan Qashqai vaya mejorando poco a poco, si bien seguirá sin ser la referencia en este aspecto de su categoría.

El Nissan Qashqai no ha alcanzado la calidad de materiales o ajustes que sí ofrecen algunos productos de su competencia, pero al menos ha mejorado lo suficiente para no quedarse descolgado

El volante es precisamente uno de los elementos que más ha cambiado y que más ha contribuido a que la sensación que nos llevemos tras conducir este Nissan Qashqai sea ciertamente buena.

El nuevo volante del Nissan Qashqai que remplaza a un volante que a su lado luce completamente desfasado, y falto de calidad, cuenta con un aro más grueso y está achatado por la base. Estéticamente es atractivo, pero sobre todo funcional, con toda una serie de botones – que os diré, a mi juicio, me parece exagerada – con un buen tacto.

Nissan también nos recuerda que los asientos del Qashqai han sido revisados para dar un pequeño salto de confort y ergonomía con respecto a los utilizados hasta ahora, que ya eran realmente aceptables.

Esa mejora sobre la calidad percibida también llega incorporando equipamiento de calidad, como un sistema de sonido firmado por BOSE con ocho altavoces.

Y aún más importante el hecho de que el Nissan Qashqai siga aspirando a posicionarse como alternativa a productos de marcas consideradas como premium, estrenando una nueva línea de acabados y equipamiento tope de gama, la Tekna+.

Tekna+ incorpora asientos de piel con un entramado tridimensional a cuadros, como si de la correa de un reloj se tratase. También contará con asientos con ajustes eléctricos y ajuste lumbar en cuatro vías, y función de memoria (dos memorias) que además recuerdan la posición de los retrovisores.

Tekna+ también incluye, sobre las demás líneas de equipamiento, el equipo de sonido BOSE y detalles exteriores en tono plateado satinado, en las barras de techo, y las cubiertas de los retrovisores, por ejemplo.

3. Un coche más cómodo y agradable

Al ponernos a los mandos del Nissan Qashqai pronto nos percatamos de que la dirección ha mejorado su tacto, lo que unido a un nuevo volante más cómodo y ergonómico hace que la conducción del Nissan Qashqai sea más placentera y agradable. Y lo apreciamos aún más cuando circulamos por una carretera de curvas, o incluso por tramos de autopista, en los que descubrimos que efectivamente la dirección es ahora más precisa.

Nissan nos contaba también que una de las mejoras que han aplicado a la dirección pasa por una asistencia para hacer que el retorno de la dirección y el volante a su posición central se produzca de forma más progresiva y natural.

No parecen tan determinantes otras mejoras, como las que Nissan ha aplicado por ejemplo en suspensiones, desde amortiguadores a estabilizadoras, para mejorar la agilidad del Qashqai.

Pero uno de los aspectos en el que sí se percibe rápidamente la mejora ha sido el de la calidad de rodadura. Con pingües mejoras, que pasan por una aerodinámica más trabajada, el empleo de nuevos materiales aislantes, o unas lunas más gruesas, el aislamiento acústico del Nissan Qashqai ha mejorado y eso se percibe desde el primer instante.

Un mejor aislamiento acústico que resulta especialmente importante a la hora de escoger motores diésel, que en el caso que nos ocupa no son precisamente silenciosos. Dice Nissan que también ha trabajado la sonoridad de su diésel de 1.6 litros, aunque a nuestro juicio sigue siendo demasiado ruidoso.

Por lo suave y confortable que resulta, porque sus consumos no son nada descabellados, y porque sus prestaciones son muy correctas, recomendaríamos la compra de un Nissan Qashqai con motor de gasolina de 1.6 litros y 163 CV de potencia. Un motor cuyo precio de tarifa es inferior (con una diferencia de más de 1.000€) al del 1.6 dCi de 130 CV de potencia. Y esta sería nuestra elección siempre y cuando el uso que vayamos a hacer del coche lo permita, porque evidentemente un conductor que requiera hacer 40.000 kilómetros al año tendrá pocas alternativas – por el coste por kilómetro de los repostajes – más allá del diésel.

4. El camino hacia un Nissan Qashqai autónomo

A nivel tecnológico, el Nissan Qashqai de nuevo no ha asistido a una evolución significativa, sino a pequeñas mejoras que hacen que siga manteniéndose en la lucha con sus rivales. Se estrenan tecnologías y ayudas a la conducción muy enfocadas a la seguridad, como un sistema que avisa al conductor al salir marcha atrás de un aparcamiento para evitar colisiones, un sistema de frenada de emergencia automática que ahora también detecta peatones y un control de ángulo muerto que ya no trabaja con la cámara, sino con el radar, aumentando su alcance.

El año que viene el Nissan Qashqai estrenará la última iteración de ProPILOT que automatizará la conducción en autovía en un carril

El renovado Nissan Qashqai también introducirá la última generación del sistema de conducción semi-autónoma Nissan ProPILOT. En esta iteración, ProPILOT ofrece un control de velocidad de crucero capaz de controlar la dirección, el acelerador y los frenos, automatizando la conducción en autopista y autovía y en un único carril. En cualquier caso, la llegada de ProPILOT a Nissan Qashqai no se producirá hasta la primera mitad de 2018.

En los próximos días seguiremos hablando del Nissan Qashqai.

Lee a continuación: Nissan Qashqai 2017: todo lo que tienes que saber del nuevo Qashqai en 6 claves y 16 fotos

    Nissan Qashqai
    Solicita tu oferta desde 18.100 €
    • Adolfo Monreal

      los de HONDA estarán echando chispas. Frontal,CRV y bastante más chula por dentro, y más barato