CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Youtube Diariomotor

4 MIN

Peaje en autovías y ¿ciudades? a partir de 2024, todo lo que necesitas saber

David Clavero | @ClaveroD | 22 Dic 2021
Peaje Autopista 2024 01
Peaje Autopista 2024 01

Nos guste o no, el pago por uso de las carreteras españolas está cada vez más cerca. Tan pronto como 2024, incluso 2023, se pretende comenzar con la implantanción de este nuevo gravamen destinado a sufragar el mantenimineto de las autovías y autopistas españolas. Pero antes de que llegue ese momento, quizá sea el momento de conocer todos los detalles de esta polémica medida, las causas que han provocado su futura implantanción y las consecuencias que tendra en el transporte... y en nuestros bolsillos por supuesto.

Peajes en autovías: viñeta y pago por uso

A lo largo de este análisis en vídeo hemos querido resumir todo lo posible qué hay detrás de los peajes en autovías, y sobre todo cómo nos puede afectar como conductores. Aunque aún no hay nada aprobado sobre esta impopular medida, lo cierto es que el actual Gobierno ya se ha comprometido con Europa en la puesta en marcha de un gravamen para costear el mantenimiento de la red viaria española, por lo que ya solo es cuestión de tiempo que el peaje en autovías entre en vigor en España. Las fechas que se barajan para su puesta en marcha señalan el 2024 como pistoletazo de salida oficial, sin embargo ya en 2023 podríamos encontrarnos con este pago extra. Y como decíamos, a falta de definir forma, cuantías y demás detalles, el Gobierno de España ha confirmado la intención de poner en marcha esta medida a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia enviado a Bruselas, para acceder a los fondos europeos destinados a la reactivación de la economía tras la crisis del Covid-19.

De este modo, las figuras recaudatorias que se manejan en estos momentos son dos: viñeta y peaje. En el caso de la viñeta, se trataría de un pago universal sujeto a todo vehículo en circulación donde no se tendría en cuenta el uso real del vehículo, aunque sí su nivel de emisiones homologado. Esta medida, pese a ser la más injusta para los ciudadanos pues se baraja un importe en el entorno de los 80 euros, sería la más sencilla de implantar y la que ofrecería más garantías para alcanzar los 1.600 millones de euros que se estiman en cuanto a recaudación. De ahí que la viñeta se postule, cada vez más, como el primer paso que daría el Gobierno en esta estrategia para la instauración de un gravamen extraordinario.

La segunda figura en la que se trabaja, y que por lo tanto podría llegar a implantarse a medio plazo, sería el peaje en función del uso de las carreteras. En este modelo se establece un criterio donde se aplica el principio de que a mayor uso, mayor coste. Las primeras informaciones establecen un pago de enre 1 y 3 céntimos de euro por kilómetro, lo que supondría un sobrecoste de entre 1 y 3 euros cada 100 kilómetros de trayecto. La implantanción de este sistema es más compleja, pues requiere de una infraestructura más sofisticada donde se pueda controlar el trayecto de cada vehículo y el correspondiente pago.

Y aunque el Director de la DGT, Pere Navarro, se aventuró a señalar que este peaje en autovías no afectaría a los conductores que hacen uso de estas carreteras por motivos de primera necesidad como trabajo, estudios o salud, lo cierto es que parece que no habrá ningún tipo de exención en cuanto a la aplicación de la viñeta o peaje.

Peajes para acceder a las ciudades

Pero los peajes no se limitarán solo a las autovías y autopistas, pues a tenor de las últimas propuestas lanzadas por el Ministerio para la Transición Ecológica, el pago por acceder al centro de las ciudades es una fórmula que también está siendo estudiada. El objetivo es implantar un modelo similar al que emplean Londres, Milán o Estocolmo en sus núcleos urbanos, limitando el acceso a la práctica totalidad de vehículos salvo pago de un importe que te permita circular durante un determinado periodo de tiempo y bajo unas condiciones muy concretas: transporte de mercancias/pasajeros, residente, visita puntual, etc.

Esta medida sería ir un paso más alla de las zonas de bajas emisiones que ya están funcionando en España en ciudades como Madrid y Barcelona, y que además se pretenden implantar en todas las ciudades de más de 50.000 habitantes a partir de 2023.