CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Prototipos

4 MIN

Este es el sucesor del Porsche 550 Spyder que Ferdinand Piëch encargó, y nunca construyó

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 5 Ene 2021
Porsche 550one Concept P
Porsche 550one Concept P

Es posible que recordéis que hace unas semanas os enseñamos el Porsche "Little Rebel", un estudio de diseño que buscaba relanzar en pleno siglo XXI un coche con la filosofía del Porsche 550 Spyder original. Este coche, llamado Porsche Vision Spyder o Porsche 551, nunca llegó a producirse, para desgracia de la comunidad petrolhead. Curiosamente, este prototipo fue diseñado en 2019, pero lo que no sabíamos, es que el mismísimo Ferdinand Piëch ya había encargado en 2008 la creación de un Porsche 550 Spyder moderno. El coche que os enseñamos hoy.

Se llamaba Porsche 550one, pero bien podría haberse llamado Porsche 551 - el prototipo de 2019 es un claro guiño a este ligero deportivo. El coche fue diseñado por el mismísimo Walter da Silva por encargo directo de Ferdinand Piëch, pero nunca llegó siquiera a presentarse. Ya llegaremos al porqué. El 550one era un coche de pequeñas dimensiones, que se hubiera situado por debajo del Porsche Boxster de la época. Con un tamaño de unos cuatro metros, se hubiera convertido en algo así como el "Toyota MR2" de Porsche.

Su peso habría rondado la tonelada, y su potencia hubiera estado en el entorno de los 200 CV. Un verdadero juguete.

Y su diseño era sensacional. Me llama mucho la atención el aspecto de su capó trasero, trufado de rejillas de aireación, con una forma ligeramente abultada, pero elegante. Dos coquetas ópticas en forma de lágrima y un único escape central ponían la guinda. Su frontal era menos sorprendente, con faros similares a los de un 911 y un paragolpes que recuerda poderosamente al de un Porsche 911 GT3 991. Fijaos en él, y rebatidme - no podréis negarlo. Su interior también nos ha conquistado sin remedio es minimalista, simple y estrictamente biplaza.

Una instrumentación con tres relojes preside un salpicadero forrado en cuero, con controles discretos. Las puertas tienen tiradores de tela en vez de asas, haciendo énfasis en una construcción presumiblemente muy ligera. La joya de la corona, sin duda, era la palanca de cambios de rejilla metálica. Una rejilla y un pomo de cambio que parecen idénticos a los del primer Audi R8, y que calientan nuestro frío corazón de petrolhead purista. Y llegamos al motivo por el que nunca llegó a producirse en serie. La triste y dura verdad.

El coche tiene lazos directos con el Volkswagen BlueSport, un biplaza de propulsión y motor 2.0 TDI en posición central.

La revista italiana Quattroruote dice que se Porsche prefirió centrar sus esfuerzos en desarrollar el Porsche Macan. Otro motivo plausible fue la crisis económica de la época, que hubiera lastrado las ventas de un producto pasional, pero innecesario. Por otra parte, en la publicación de Instagram en la que Walter da Silva reveló este proyecto, se hace referencia al Volkswagen BlueSport y al Audi e-tron presentado en 2010 en el NAIAS de Detroit. Ambos coches hubieran sido construidos sobre una nueva plataforma modular para vehículos de motor central.

Ni el Audi ni el BlueSport llegaron a fabricarse, alegando poca rentabilidad para el proyecto. Todo indica que el Porsche hubiera sido la variante "Made in Zuffenhausen" de este desarrollo. Algo que curiosamente, lo hubiera acercado más en espíritu al Porsche 914, que al Porsche 550 Spyder. Sea como fuere, hubiera sido un coche fantástico, y nos duele conocer lo cerca que estuvo de hacerse realidad. Como suele decirse, en muchas ocasiones, "la ignorancia es la felicidad".

4
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Fuente: Carscoops
En Diariomotor: