Porsche 911 GT2 RS: 700 CV, todo atrás, aligerado. Todo sobre el nuevo rey de Zuffenhausen (+10 fotos)

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

El Porsche 911 GT2 RS acaba de ser presentado, en el marco del Goodwood Festival of Speed. Qué mejor lugar que un santuario de culto para los petrolheads, para presentar el Porsche 911 más potente y radical jamás creado por la marca de Zuffenhausen. Un brutal deportivo de 700 CV de potencia, que transmite exclusivamente al tren trasero, contenidos en un envoltorio aligerado de sólamente 1.470 kilogramos. Un coche tan rápido en aceleración como un Porsche 911 Turbo S, con unos neumáticos traseros de 325 mm de sección, aún más anchos que los del Porsche 911 GT3 RS. La máxima expresión de la deportividad. El rey ha llegado.

1) 700 CV, todo atrás

El Porsche 911 GT2 RS es un coche no apto para todos los públicos. Porque no todo el mundo está preparado para domar la potencia de su motor 3.8 bóxer biturbo. Es el mismo motor del Porsche 911 Turbo S, elevado hasta los 700 CV de potencia gracias a unos nuevos turbocompresores, capaces de soplar a más presión. Además de nuevos turbos, el sistema de refrigeración ha sido completamente remozado, con intercoolers de mayores dimensiones. Sobre estos intercoolers el coche es capaz de rociar agua, con el objetivo de reducir la temperatura de la admisión y garantizar que una entrega de potencia sin parangón.

 title=

700 CV, 750 Nm de par motor. 0 a 100 km/h en 2,8 segundos, velocidad punta de 340 km/h. Cifras desconocidas hasta ahora en un 911 de propulsión, y de producción.

Sus prestaciones son apabullantes: hace el 0 a 100 km/h en sólo 2,8 segundos, en el mismo tiempo que un Porsche 911 Turbo S de tracción integral. El Porsche 911 GT2 RS manda la totalidad de sus 700 CV al eje trasero. El propio Mark Webber, que lo ha presentado a la prensa en Goodwood, conduce a diario un Turbo S, y reconoce que el GT2 RS es un coche al que se debe guardar un respeto especial. Aunque esté dominado por avanzados controles de tracción y estabilidad - el sistema PSM, Porsche Stability Management - sigue siendo absurdamente rápido, y un verdadero peligro en las manos inapropiadas. El "widowmaker" ha vuelto.

2) Olvida el cambio manual, sólo está disponible con cambio PDK

Rompiendo con la tradición de los Porsche 911 GT2, este nuevo RS no se venderá con una caja de cambios manual, ni en opción. Su caja de cambios es una PDK de doble embrague y siete relaciones, especialmente puesta a punto para la violencia mecánica de este propulsor y preparada para digerir los 750 Nm de par motor máximo. Aunque los que somos puristas y los amantes de las tradiciones prefieran la implicación de un cambio manual, lo cierto es que dominar sus 700 CV, y lidiar al mismo tiempo con un cambio de marchas es una acumulación de tareas que no está al alcance de muchos mortales.

 title=

Dispone de serie de frenos carbonocerámicos PCCB y un cuidadísimo diseño aerodinámico, en el que función domina absolutamente a forma.

3) Una dieta que ha reducido su peso hasta los 1.470 kilos

El Porsche 911 GT2 RS pesa 1.470 kilos, con el tanque de combustible cargado hasta los tope de 98 octanos. La clave de su dieta de adelgazamiento no es sólo la pérdida de un diferencial delantero, también está en su escape de titanio, 7 kilos más ligero que el escape de un Turbo S. Su techo es de magnesio, su capó es de fibra de carbono y tanto las aletas delanteras como partes del capó trasero y pasos de rueda están fabricadas en plástico reforzado con fibra de carbono. En el interior, los asientos son baquets de fibra de carbono, con un diseño idéntico a los de un Porsche 911 GT3 RS.

4) Pack opcional Weissach: ¿quieres pesar 30 kilos menos?

Es posible encargar este Porsche 911 GT2 RS con un pack opcional Weissach, con el que conseguirás reducir su peso en 30 kilos adicionales. ¿Cómo lo han conseguido? En primer lugar, reemplazando el techo de magnesio por otro en fibra de carbono. Este exótico material también pasa a ser clave en las barras estabilizadoras traseras, y en algunos elementos del eje trasero. Las llantas de 20 pulgadas y tuerca central pasan a ser de magnesio y diversos detalles de carrocería e interior se componen de fibra de carbono. Bordado en los reposacabezas, una inscripción se encarga de recordarte la equipación de este extra.

 title=

Todos los Porsche 911 GT2 RS carecen de asientos traseros: han sido reemplazados por una jaula antivuelco directamente derivada de la competición.

5) Un ambiente rácing para el habitáculo

El interior del Porsche 911 GT2 RS está tapizado en Alcantara de color rojo, que se extiende no solo por el techo, sino por el volante o el respaldo de los asientos. Con todo, no es un habitáculo tan espartano como el de su predecesor, que directamente carecía de equipo de infoentretenimiento. Aunque es un coche radical, capaz de morder a su piloto, lo hace con completa conectividad Porsche Connect y herramientas integradas para valorar nuestros tiempos en circuito - Porsche Track Precision app. En el paquete Chrono Pack opcional se incluye un cronómetro opcional, situado sobre el salpicadero en posición central.

6) Un reloj conmemorativo a juego

El mundo de los relojes de lujo cada vez está más asociado al mundo del automóvil de altas prestaciones, y el Porsche Design 911 GT2 RS Chronograph es la prueba de ello. Es un reloj vendido exclusivamente junto al GT2 RS, imposible de comprar de otra manera. Con una correa en el mismo Alcantara de color rojo que tapiza el interior del coche, este cronógrafo posee funciones inspiradas en el mundo de la competición, como un cronómetro especialmente adaptado a las mediciones de tiempo por vuelta. Lo cierto es que es un reloj bonito, en absoluto ostentoso y de diseño sencillo, pero refinado.

 title=

Lee a continuación: Porsche 911 GT2: la historia definitiva del "gemelo malvado" del Porsche 911 Turbo

Ver todos los comentarios 10