ESPACIOS
Cerrar CERRAR
Actualidad

5 MIN

Probamos el Aston Martin Vantage 2024, el coche con el que sí podrás olvidarte del Porsche 911 Turbo

Si Fernando Alonso confía en la colaboración entre Aston Martin y Mercedes-AMG para correr en Fórmula 1, es que algo interesante debe tener esta receta. Por ell hoy en Diariomotor probamos el superdeportivo nacido de esta fusión tan sugerente, un nuevo Aston Martin Vantage que llega al mercado con ganas de ponerle muy difícil las cosas a los Porsche 911 Turbo y Mercedes-AMG GT, pero que sobre todo quiere hacerlo apostando por una filosofía bastante diferente.

Cuando ser diferente te beneficia, así es el Vantage

La historia del Vantage tiene tras de sí décadas de historia, sin embargo es en su época más moderna cuando el «pequeño» de Aston se ha consagrado como una de las grandes referencias de su categoría. Conseguirlo no ha sido nada fácil, pues el Vantage ha tenido siempre enfrente a un rival de la talla del Porsche 911, aunque tal y como descubriremos en esta prueba, el superdeportivo inglés tiene las armas suficientes como para plantar cara al 911 cara en todos los aspectos.

Desde el punto de vista estético estamos ante un coche que no pasa desapercibido nunca. Su carácter comienza a ser definido desde la más sutil de las líneas que dan vida a su carrocería, evidenciando un proceso de evolución desde el modelo anterior, pero ganando el suficiente carácter y poderío para sentirse actual, además de repleto de temperamento. Si bien el 911 juega el papel de la sencillez y la sobriedad, el Vantage apuesta por una imagen que a nadie dejará indiferente.

Con lo mejor de Aston Martin, pero también de Mercedes-AMG

Es en el interior donde más cambios encontramos, pues la evolución del exterior pasa a ser una reinvención completa para el habitáculo. Sin caer en la moda táctil, pues Aston se niega a ello, todo el espacio interior se ha esculpido alrededor de una enorme consola central desde donde se gobiernan todas las funciones importantes del vehículo.

Ello se acompaña de un salto importante en infoentretenimiento con el uso de dos grandes pantallas, una para la interfaz multimedia y otra para el cuadro de instrumentos, pero sin que ello suponga renunciar a una experiencia hasta cierto punto analógica donde la conducción y la ergonomía son lo más importante.

Vista del habitáculo del Aston Martin Vantage 2024 destacando la consola central.

El nivel de calidad es más que sobresaliente, las posibilidades de personalización son prácticamente infinitas, pero lo mejor de todo es que una vez nos sentamos en el asiento del conductor, es fácil sentirse como si todo nos encajara como un guante. Esta sensación, que no siempre se cumple ni en los mejores superdeportivos, da buena cuenta del esmero de Aston a la hora de concebir todo en este coche a partir del puesto de conducción, brindando así una experiencia que comienza desde el mismo instante en que ponemos un pie dentro del habitáculo.

Con 665 CV de glorioso V8 y una trasera dispuesta a jugar todo cuanto queramos, el Vantage es una máquina de sonrisas

Vantage 2024 desatando potencia con una impresionante derrapada en circuito.

Pero la renovación del Vantage esconde más novedades. Cuando Aston se propuso evolucionar a su superdeportivo biplaza, lo hizo con la intención de dar un contundente salto en prestaciones, motivo por cual ahora nos encontramos con un 4.0 V8 Twin-Turbo exprimido hasta los 665 CV y 800 Nm. Este propulsor, fabricado por AMG, cuenta con una puesta a punto, funcionamiento y sonido a la medida de Aston Martin, pero si queréis ver hasta qué punto es diferente esta receta, y cuando digo diferente también me refiero a mejor, tendréis que darle al «play» al vídeo que os hemos dejado más arriba.

El corazón de ocho cilindros transmite toda su potencia a las ruedas traseras a través de una transmisión ZF de 8 relaciones por convertidor de par y un diferencial controlado electrónicamente, añadiendo a esta receta un control de tracción regulable en 8 niveles, hasta 5 modos de conducción y un chasis de primer nivel donde no falta una excelente suspensión activa Bilstein DTX.

Hay rivales más rápidos y efectivos, pero ninguno es tan divertido y satisfactorio como el Aston Martin Vantage

El resultado de esta ecuación perfectamente balanceada es que el Vantage es capaz de alcanzar los 325 Km/h, haciendo el 0-100 Km/h en 3,5 segundos. Coincidiremos en que son cifras más que respetables, pero aún así no son las mejores de su clase. ¿Aunque sabéis qué? Pues que recisamente este Vantage es la mejor demostración de que de nada sirven las cifras si detrás de ellas no hay sensaciones, y hacedme caso si os digo que, si hay algo en lo que destaca este nuevo Vantage frente a todos sus rivales, es en la capacidad que tiene de generar emociones con cada subida de vueltas buscando el corte de inyección, su delicioso sonido de escape o el sobreviraje que permite su trasera para sacarnos la más amplia de nuestras sonrisas.

Vídeo destacado del Aston Martin Vantage

Imagen para el vídeo destacado del Aston Martin Vantage Botón de play
Cargando...