Prueba en vídeo del Ford Explorer: por qué este gigantesco SUV enchufable de casi 80.000 euros es una ganga

Volvo XC90, Audi Q7, BMW X5... estad atentos
Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 
Prueba Ford Explorer Sergio Tarragona

Hace apenas unos días hemos asistido a la presentación del nuevo Ford Explorer. Un coche que no debería venderse en Europa. Un buque estadounidense de 5,05 metros de eslora, 2.518 kilos de tonelaje y 457 CV. Un coche que no encaja en una Europa obsesionada con las bajas emisiones... ¿verdad? Y sin embargo, este Ford Explorer homologa un consumo medio de solo 3,1 l/100 km gracias a su mecánica híbrida enchufable. Además de probarlo, en este vídeo os vamos a demostrar que este enorme SUV de siete plazas y 80.000 euros es una verdadera ganga.

Una ganga de casi 80.000 euros

El Ford Explorer PHEV 2021 es un coche diseñado y concebido para el mercado de EE.UU. Está más pensado para el medio oeste americano que para nuestras estrechas carreteras y calles, pero en el fondo, es un lanzamiento con mucho sentido. Es un coche con mucho carácter y personalidad - no hay más que ver su imponente diseño - y es un producto globalmente reconocido. Es un coche que al igual que el Ford Mustang o el Ford Bronco, genera una imagen de marca muy positiva para Ford. Además, les permite llegar a un nicho de mercado en el que no tenían presencia.

Con el Explorer, la gama de SUV/todoterrenos de Ford llega a los seis vehículos.

Y ese nicho es el de los SUV grandes con mecánica enchufable. Un segmento en el que las premium european campan a sus anchas, y en el que Ford irrumpe con una propuesta de enorme relación calidad-precio. Sin más dilación, comencemos a analizarlo. Ahora bien, todo lo que os contemos aquí está relatado en el vídeo que recogemos sobre estas líneas, grabado en la presentación hace apenas un par de días. El interior del Ford Explorer tiene siete plazas - reales, dicho sea de paso - y no se vende en configuración de cinco plazas.

Además, la gama ha sido simplificada al máximo: se vende solo en acabado ST Line y el único equipamiento opcional son los colores de la carrocería: todo lo que veis en este coche es de serie. El puesto de conducción destaca por el enorme espacio disponible. Hay ciertos aires de familia con otros coches de la marca, y una ergonomía de controles muy lógica. En ella destacamos las múltiples posibilidades de ajuste de los asientos eléctricos y el hecho de que se hayan mantenido mandos físicos para el volumen del sistema de sonido y la climatización - algo que hoy día ya no podemos dar por hecho.

Solo se vende en España en acabado ST Line y con una mecánica enchufable.

El equipo de infotainment es un SYNC3 con pantalla vertical de 10,1 pulgadas, y la instrumentación es digital, con buenas posibilidades de personalización - pero la imposibilidad de mostrar en ella el mapa del navegador. Aunque echamos de menos un HUD, tenemos asientos delanteros ventilados y calefactados con ajustes eléctricos, un equipo de sonido Bang & Olufsen con 14 altavoces, cargador inalámbrico para teléfonos, climatizador de tres zonas, techo solar panorámico... el equipamiento de serie del Explorer es amplísimo.

Aunque es un equipamiento premium, las calidades del interior son un punto a mejorar. Es posible encontrar plásticos de ajuste mejorable, y calidad mejorable, que desmerecen un conjunto muy sólido por lo demás. La segunda fila de asientos está compuesta por tres asientos individuales. Los dos asientos laterales se pueden desplazar de forma longitudinal, y cuentan con anclajes ISOFIX. Incluso el asiento central es amplio y ofrece la posibilidad de que tres adultos viajen con muchísimo espacio disponible y en completo confort.

Un enchufe de 220 voltios y un climatizador específico son dos alicientes de viajar en la fila central de asientos.

La tercera fila es amplia y en ella pueden viajar dos adultos de al menos 1,80 metros de alto, aunque como siempre, con las rodillas algo más levantadas y sin tanto espacio. El maletero del Explorer no es nada desdeñable: en configuración de siete plazas tenemos 240 litros de volumen de carga, que crecen hasta los 635 litros en configuración de dos filas. Y... ¡milagro!, tenemos una rueda de repuesto tipo galleta. Eso sí, la boca de carga queda a una altura considerable, aun siendo ancha y muy regular. Habrá que hacer músculo cargando la compra.

Al volante de un transatlántico... ¿ágil? ¿Y eficiente?

La mecánica del Ford Explorer PHEV combina un motor 3.0 V6 EcoBoost de doble turbo y 357 CV, con un motor eléctrico de 100 CV situado entre el V6 y la caja de cambios. El cambio es el conocido cambio automático de convertidor de par y 10 relaciones, que ya hemos podido probar en coches como el Ford Mustang o la Ford F-150 Limited. Con 457 CV de potencia combinada y 825 Nm de par motor total, hace el 0 a 100 km/h en 6,0 segundos - notable, teniendo en cuenta que pesa 2.518 kg - y homologa un consumo combinado de 3,1 l/100 km.

Gracias a sus 42 km de autonomía eléctrica, disfruta de la etiqueta CERO de la DGT.

Con su batería de iones de litio cargada, en nuestra prueba pudimos recorrer a la ida 33 km en modo 100% eléctrico, y algo más de 45 km en el mismo trayecto de vuelta. En un recorrido de 60 km bastante favorable, firmamos un consumo medio de combustible de 4,5 l/100 km. En un recorrido de unos 100 km, bastante desfavorable y con varios trozos de conducción deportiva, el consumo medio aumentó hasta los 12 l/100 km. Es un coche relativamente eficiente si somos suaves con el acelerador, pero su superficie frontal y su peso no nos dejarán hacer milagros.

Si quieres que sea un coche eficiente, cárgalo a diario y trata de maximizar el uso eléctrico del coche. En cuanto a su tacto de conducción, me ha sorprendido para bien: tiene un chasis muy neutral e incluso es ágil en relación a sus enormes dimensiones. El motor empuja con una fuerza tremenda y el cambio es rápido. Pero las inercias y los balanceos salen a reducir en un tramo catalán por el que ha transcurrido el mundial de rallyes. Es un coche que se siente más cómodo en autovías y carreteras amplias, donde mima al pasaje como pocos coches.

La dirección tiene un gran tacto, una gran retroalimentación y un buen peso.

Su suspensión filtra a la perfección las irregularidades del firme y el sistema de cancelación activa de ruido nos permite viajar en silencio y con confort. Se me ocurren pocos coches mejores para un largo viaje por carretera, francamente.

¿Por qué el Explorer es una ganga?

Porque tiene un precio de 71.510 euros con descuentos por financiación, y 73.300 euros sin necesidad de financiar. Es un precio elevado, pero a igualdad de equipamiento y prestaciones, es hasta 30.000 euros más barato que rivales premium europeos como el Volvo XC90 T8 o el Audi Q7 TFSIe. Su relación calidad-precio es imbatible y es una compra muy lógica. Pese a ello, tendrá que hacer frente a la "marquitis" que impera en nuestro mercado, en el que cuatro aros o una estrella tienen más peso que un óvalo, un rombo o un león. Esa "marquitis" jugará en contra del Ford Explorer.

El Ford Explorer 2021 ya está a la venta en España.

A priori, tendrá un menor valor de reventa, y también hay que reconocer que su calidad interior no está a la altura de las premium europeas. Con todo, es un coche cargado de personalidad, y una alternativa muy diferente en un segmento donde el espacio y la potencia se pagan muy caros. Recordad que las mejores ofertas y todo el equipamiento de coches como el Ford Explorer los tenéis, como de costumbre, en Qué Coche Me Compro, junto a detalladas guías de compra de coches híbridos enchufables.

Vídeo destacado del Ford Explorer

Lee a continuación: Los Ford Explorer de policía calientan su interior a 56 grados para "desinfectarse"

Ver todos los comentarios 8