CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Eléctricos

10 MIN

Primera prueba del Volvo XC40 Recharge: 408 CV eléctricos en frasco pequeño

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 29 Abr 2021
Prueba Volvo Xc40 Recharge P
Prueba Volvo Xc40 Recharge P

Aunque el primer eléctrico de Volvo es un C30 que data del 2011, la versión eléctrica del Volvo XC40 es el verdadero primer eléctrico de masas de la marca sueca. Volvo también nos ha presentado el nuevo Volvo C40 100% eléctrico y hasta el año 2025 lanzará un eléctrico por año, con el objetivo de vender solo eléctricos en 2030. La primera piedra de ese viaje a la electrificación, iniciada con su gama de híbridos enchufables, es el Volvo XC40 Recharge. Un coche eléctrico con 418 km de autonomía WLTP y nada menos que 408 CV de potencia bajo el capó. Ya lo hemos probado.

Objetivo cero emisiones

Volvo se ha comprometido a que en 2030 todas sus ventas mundiales sean de coches 100% eléctricos. A día de hoy, casi 4 de cada 10 coches vendidos a nivel europeo son híbridos enchufables, y en menos de cuatro años, aspiran a que el 50% de sus ventas provengan de coches 100% eléctricos. Para 2040, la marca quiere alcanzar la neutralidad climática, reduciendo a cero su huella de carbono. Ya que tres de cada cuatro Volvo vendidos son todocaminos, tiene toda la lógica del mundo que su primer eléctrico de masas sea su todocamino más popular.

La lucha contra el cambio climático es uno de los objetivos corporativos de Volvo.
24
FOTOS
VER TODASVER TODAS

¿Qué cambia en el Volvo XC40 Recharge?

El Volvo XC40 Recharge tiene "P8 AWD" como segundo apellido, haciendo referencia a su nivel de potencia y su esquema de propulsión. ¿Qué cambia con respecto a otros Volvo XC40? A nivel de diseño, la principal diferencia estriba en su calandra: una calandra ocluida, pintada del mismo color que la carrocería del coche. En su perfil lateral, una inscripción en su pilar C reza "Recharge" y los más observadores reconocerán dos diseños exclusivos de llantas, tanto en 19 pulgadas como en 20 pulgadas de tamaño, y de marcado perfil aerodinámico.

El techo de los XC40 Recharge solo se podrá encargar en color negro y contaremos con siete posibles colores para la carrocería, siendo el Verde Sage exclusivo de esta versión eléctrica - el blanco de nuestra unidad es común a otros XC40. En la zaga del coche un pequeño emblema designa la versión probada y el paragolpes, como es lógico, prescinde de salidas de escape. En definitiva, es un coche que aún siendo eléctrico, juega la baza de la normalidad y trata de pasar desapercibido, sin caer en artificios o en un futurismo exagerado.

El Volvo XC40 es el coche más vendido de la marca en España. Con mucha diferencia.

Una buena noticia es que el habitáculo del Volvo XC40 Recharge no cambia en absoluto. Y es una buena noticia, porque no hay una merma de calidades ni una merma de espacio. Este problema es común en coches eléctricos derivados de plataformas diseñadas inicialmente para coches de combustión interna, pero no se presenta en el XC40 Recharge. El puesto de conducción sigue contando con el mismo diseño cuidado (y cuajado de detalles), una enorme calidad percibida, materiales de calidad y una ergonomía difícil de mejorar.

La noticia es que seguimos contando con el mismo espacio en todas las plazas, sin merma a causa de la ubicación bajo el habitáculo de la batería de alta tensión, de 75 kWh de capacidad neta. El interior no cambia a nivel de espacio, pero sí lo hace el maletero: perdemos el doble fondo del maletero trasero, que se queda en 413 litros. Por fortuna, Volvo nos lo compensa con un pequeño maletero delantero de 31 litros, suficiente para una bolsa de viaje pequeña o los cables de carga. En conjunto, el Volvo XC40 Recharge solo tiene 8 litros menos que otros XC40 de tracción total, y solo 16 litros menos que un XC40 de tracción delantera.

La batería no merma el espacio a bordo. Algo de lo que no muchos eléctricos basados en plataformas térmicas pueden presumir.

Por último, Volvo ha estrenado de forma discreta una importante actualización tecnológica en los XC40 Recharge. Son los primeros en estrena una nueva instrumentación digital de 12 pulgadas, de mejor resolución, visibilidad y riqueza de información. Además, estrenan el equipo de infotainment basado en arquitectura Android, con completa integración de las apps de Google y el asistente de voz de Google. No solo es mucho más fluido, si no que presenta la información de forma mucho más lógica e intuitiva, reteniendo la misma pantalla vertical de 9 pulgadas.

¿Un "muscle car" eléctrico?

La gran diferencia con otros XC40, como es lógico, está en su tren de rodaje. Bajo su habitáculo se encuentra una batería de iones de litio de 78 kWh de capacidad bruta, que se queda en 75 kWh si hablamos de capacidad utilizable. De ella, beben electrones dos motores eléctricos de idéntica potencia. Cada motor desarrolla 204 CV de potencia y funciona de forma independiente al otro motor. En plata: es un coche de tracción integral pero no existe conexión física entre ambos motores. La potencia combinada del sistema es de unos tremendos 408 CV.

Aun siendo pequeño, es un coche muy pesado: en la báscula marca la friolera de 2.188 kg.

Además de superar los 400 CV, tenemos un par motor de 660 Nm, disponible desde el momento en que rozamos el acelerador. En este momento quiero hacer una pequeña reflexión: estamos ante un SUV compacto de poco más de 4,4 metros y tenemos una potencia comparable a la de un deportivo de altos vuelos. Ni siquiera el Audi RS Q3 llega a la potencia del XC40 Recharge. No sorprende que sea capaz de hacer el 0 a 100 km/h en solo 4,9 segundos, y llegue mucho más rápido de lo que parece a su limitador electrónico de velocidad, situado en los 180 km/h por Volvo.

Sobre el papel, su autonomía eléctrica es de 418 km, en base al ciclo combinado WLTP, con un consumo homologado de 23,9 kWh/100 km. Es hora, por fin, de ponernos al volante de este pequeño eléctrico. Me pongo en marcha y a ritmos tranquilos, no percibo diferencias con uno de los híbridos enchufables de la marca. Todo transcurre en silencio y de forma suave, con un gran aislamiento acústico y un rodar firme. Encaro un carril de aceleración a baja velocidad y hundo el pie derecho, quedándome anclado al asiento de forma violenta.

Curiosamente, no tiene modos de conducción, pero podemos variar la regeneración con las levas tras el volante o conducir con un solo pedal.

Mientras tanto, el morro del coche se levanta de forma ostensible y escucho a los neumáticos sufrir, pese al buen estado del firme. Antes de que me dé cuenta, debo levantar el pie derecho - ya estaba superando el límite de la vía. El empuje del coche a plena potencia es violento e inesperado, y solo lo podemos encontrar en eléctricos realmente potentes, siempre de mayores dimensiones y factura. Este torrente de potencia es un elemento clave de la seguridad a bordo: los adelantamientos y recuperaciones son insultantemente sencillos.

Es posible conducir el Volvo con un solo pedal, dejando que la regeneración de energía nos llegue a detener. Durante la prueba fue el modo empleado, pero también es posible conducir como lo haríamos con un coche automático convencional: con un nivel de regeneración menos agresivo, y con el clásico movimiento suave hacia delante al levantar el pie del freno. Las levas tras el volante no cambian de marcha, pero nos permiten variar la "agresividad" de la regeneración de energía sobre la marcha.

El consumo real durante la prueba, en la que la recuperación de energía no fue abundante, fue de menos de 22 kWh/100 km.

Por último, un último apunte. La prueba consistió en un recorrido de 120 km, en el que no hubo ciudad. El grueso de la prueba transcurrió a velocidades de autovía, con un desnivel desfavorable a la ida, y un desnivel favorable para volver al punto de partida. No me corté con el acelerador y exploré la aceleración del coche en no pocas ocasiones. Aún así, el coche consumió solamente un 31% de carga y firmó un consumo medio de 21,8 kWh/100 km. Un dato positivo que me gustará poder comprobar en una prueba más a fondo, cuando sea el momento apropiado.

¿Cómo se carga el Volvo XC40 Recharge?

El Volvo XC40 Recharge cuenta con un cargador de a bordo de hasta 11 kW de potencia en corriente alterna. Con esta forma de carga y a dicha potencia, la batería estará completamente llena en ocho horas. A mayores, es compatible con un protocolo de carga rápida de hasta 150 kW de potencia en corriente continua. A 150 kW, la batería llega al 80% de carga en 40 minutos, y pasa del 10% al 80% en 33 minutos. Volvo tiene un acuerdo con Iberdrola para la instalación de puntos de carga domésticos a un precio rebajado.

Volvo e Iberdrola ofrecen el acceso a tarifas diseñadas para propietarios de coches eléctricos.

¿Cuánto cuesta el XC40 Recharge? ¿Cuándo lo podré comprar?

El Volvo XC40 Recharge que hemos probado era una unidad preserie, aún con matrícula sueca. Un coche que lleva semanas dando vueltas por Europa en su presentación a medios. Podrás comprar un Volvo XC40 Recharge en verano en España, pero las primeras unidades no llegarán a nuestras calles hasta la segunda parte del año. Su precio de tarifa arrancará en 52.286 euros para el nivel de equipamiento II. Si equipamos el seguro a todo riesgo y mantenimiento por tres años su precio ascendería a 54.623 euros. El precio más barato corresponde al XC40 Recharge Premium Edition.

Esta versión incluye un descuento por financiación de 3.100 euros y arranca en 51.260 euros. No obstante, si nos acogemos al Plan MOVES III y achatarramos un coche de más de 7 años, su precio se reducirá hasta los 44.260 euros, y bajará de la frontera de los 44.000 euros si vivimos en un municipio de menos de 5.000 habitantes o tenemos algún grado de discapacidad. Por último, su precio en renting es de 707 euros/mes, sin IVA, y para un contrato de cuatro años a un máximo de 10.000 km/año. En cuanto a equipamiento, está disponible con dos acabados, llamados II y III.

Recomendamos aquilatar precio optando por un acabado II, ya equipado con todo lo necesario y más.

El acabado II ya es muy completo, incluyendo el sistema de infotainment de Google, cargador inalámbrico, llantas de 19", Pilot Assist o detección de vehículos en punto muerto, además de la completísima suite de seguridad activa de Volvo, que sigue siendo una de las líderes en el mercado. En verdad, el acabado II ya tiene todo lo necesario para nuestro día a día. El acabado III añade al II los asientos eléctricos, cámara de aparcamiento en 360 grados, faros full LED, techo solar panorámico, equipo de sonido Harman Kardon y el asistente de aparcamiento automático.

Todas las ofertas, precios y equipamiento del Volvo XC40 Recharge están en Qué Coche Me Compro, así como una guía con sus alternativas en el segmento SUV.

Vídeo destacado del Volvo XC40