CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Eléctricos

3 MIN

Los puntos de recarga se topan con la burocracia española, hasta 30 meses para estar operativos

David Clavero | @ClaveroD | 25 May 2022
Porsche Iberdrola Punto Recarga 2022 02
Porsche Iberdrola Punto Recarga 2022 02

Tenemos un problema. En España existen miles de puntos de recarga de vehículo eléctrico instalados pero no operativos por culpa de la burocracia. Aunque suene a ciencia ficción, esta es la realidad que ha descubierto Iberdrola en relación a los planes de expansión de la infraestructura de carga pública en nuestro país, un problema que afecta a más operadores y que pone en evidencia a unas administraciones que pueden demorar hasta en 30 meses la puesta en marcha de un punto de recarga para coches eléctricos.

No es la primera vez que Iberdrola señala el lento y largo proceso que supone poner en marcha un punto de recarga de acceso público en España, un problema que de hecho ya hemos visto en otros operadores como Endesa X, Ionity o la propia Tesla. Sin embargo Raquel Blanco, Directora Global de Smart Mobility de Iberdrola, ha sido bastante clara en este sentido durante su comparecencia en el VII Foro Nissan, asegurando tener más de 2.000 puntos de recarga en tramitación que ya podrían estar operativos.

España necesita 100.000 puntos de recarga para 2023 y por ahora apenas alcanzamos los 15.000

La lentitud de las administraciones en sus diferentes niveles, es la causa detrás de estos retrasos que pueden dilatar la puesta en marcha de un punto de recarga entre 24 y 30 meses, algo que carece de todo sentido teniendo en cuenta los planes de electrificación a los que se ha comprometido España, unos planes que hablan de tener operativos entre 80.000 y 100.000 puntos para 2023, más de 1.000 de ellos instalados en gasolineras. Para hacernos una idea de cuán alejados estamos de ese objetivo, en la actualidad España apenas alcanza los 15.000 puntos de recarga pública, siendo la mayoría de ellos de potencia inferior a 22 kW.

Por lo tanto España sigue muy por detrás de otros países de Europa en la oferta de infraestructura de recarga pública, además de en la expansión de la misma, lo cual es uno de los mayores hándicaps para los compradores junto al elevado precio de compra. Esta escasez de infraestructura pública y los elevados precios de los vehículos eléctricos chocan de lleno con otro de los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), que no es otro que tener 5 millones de coches eléctricos circulando por las calles españolas en 2030.

Los otros problemas de los puntos de recarga pública en España

En paralelo a esta falta de de puntos de recarga, también nos estamos encontrando con otros problemas igualmente importantes como son la escasez de puntos con potencias superiores a 50 kW, las altos precios de usar este tipo de recarga y la complejidad en el uso de los mismos al emplear sistemas de acceso y pago exclusivos en cada operador. En relación a este último aspecto, el precio, en los últimos meses hemos visto además una subida más o menos generalizada de las tarifas, lo que se traduce en un coste por kilómeto cada vez más alto para los usarios que emplean este tipo de recarga.