Renault mueve ficha, pero se mantiene a la espera de novedades en el caso Ghosn

 |  @davidvillarreal  | 

La industria del automóvil ha vivido esta semana un acontecimiento sorprendente, por insólito e inesperado. Carlos Ghosn, presidente de Renault y Nissan, era detenido en Japón bajo la acusación de haber evadido impuestos. No solo eso, Nissan habría puesto en manos de las autoridades el fruto de una investigación interna, en la que se habrían identificado supuestas prácticas de su CEO, para desviar fondos de la empresa a intereses particulares. Tras iniciar los trámites pertinentes, Nissan y Mitsubishi apuntaban a su destitución. Renault aún está a la espera de los acontecimientos, y de los avances de la investigación judicial iniciada en Japón. Mientras tanto, Thierry Bolloré ha asumido el cargo interino, adquiriendo los poderes que hasta ahora ostentaba Ghosn y mantener la normalidad en la empresa, ante la “incapacitación” del que hasta ahora era su CEO.

Renault a la espera de avances en la investigación

El consejo de administración de Renault ya ha solicitado toda la información pertinente a Nissan, acerca de la investigación interna llevada a cabo en los últimos meses, y las conclusiones que finalmente llevaron a los japoneses a destapar el caso. En su última nota de prensa, Renault insiste en su objetivo de ser transparentes y, sobre todo, colaborar con los miembros japoneses de la Alianza.

Carlos Ghosn mantiene su cargo, a la espera de avances en la investigación, mientras Thierry Bolloré asume los poderes que hasta ahora ostentaba

Thierry Bolloré (izquierda) junto al diseñador de Renault, Laurens Van den Acker (derecha).

Thierry Bolloré asume los poderes de Ghosn, en interinidad

Ghosn fue el principal impulsor de la conformación como grupo de la alianza entre Renault y Nissan. Y este caso, sin duda, podría debilitarla. De hecho, algunos medios como Reuters (ver noticia en Automotive News) apuntan ya a que Nissan habría advertido a Renault de que las prácticas ilícitas de su CEO se habrían extendido a las operaciones de todo el grupo.

En el caso de que fuera declarado culpable, Carlos Ghosn podría enfrentarse a una sentencia máxima de hasta 10 años de cárcel en Japón.

Estos días habría trascendido la noticia de que Carlos Ghosn supuestamente aprovechó a una empresa filial holandesa del grupo, para desviar fondos a la adquisición de propiedades particulares. Mientras prosigue la investigación, Bolloré heredará interinamente los poderes de Ghosn, apaciguando la inquietud del gobierno francés, que ostenta un 15% de Renault, y de los accionistas. De hecho, en el momento de escribir esta entrada, las acciones de Renault repuntan cerca de un 3%, un alivio tras la caída en la cotización que se produjo en los últimos días.

Lee a continuación: Un juez alemán ha abierto la puerta a prohibir los coches diésel más contaminantes en las Autobahn

Ver todos los comentarios 2
  • f2004

    Y que tienen que esperar si fue corrupto y desviaba fondos, que quieren hacer dejarlo en el cargo?. Una cosa es robar por necesidad otra x ambición.

    • Txesz

      Pues hay que esperar a que se demuestre que se ha cometido un delito y cual es su magnitud.