comscore
MENÚ
Diariomotor
Mercedes

6 MIN

Estas son algunas de las innovaciones más radicales y vanguardistas del Mercedes Clase S 2021

Mercedes Benz S Klasse, V223, 2020

Una nueva generación del Mercedes Clase S está ya en camino. En primicia, hemos podido acceder a información acerca de sus nuevos sistemas de seguridad activa y pasiva, así como algunas de sus asistencias a la conducción. El Mercedes Clase S será el verdadero buque insignia de Mercedes, la punta de lanza de la marca en cuanto a innovación. Entre las innovaciones de las que os hablaremos hoy, por ejemplo, un airbag frontal para los pasajeros de las plazas traseras o una suspensión capaz de elevarse automáticamente ante un impacto lateral inminente.

Un eje trasero con hasta 10 grados de ángulo de giro

El primer avance tecnológico del que Mercedes nos habla es el nuevo eje trasero directriz del Clase S. Aunque este sistema - opcional, vaya por delante - no es una novedad en la marca y ya está presente en muchos vehículos, nunca antes habíamos visto un tren trasero que fuera capaz de girar tanto. Su funcionamiento está apoyado en el sistema eléctrico de 48 voltios del coche. Cuenta con un motor eléctrico, conectado mediante una correa a las manguetas traseras, permitiendo que las ruedas traseras giren en hasta 10 grados.

Los clientes podrán elegir entre un sistema con 4,5 grados de giro máximo, o el sistema de 10 grados.

23
FOTOS
VER TODASVER TODAS

¿Cuál es el efecto en el funcionamiento del coche? Conectado a una dirección más directa en las ruedas delanteras, permite una maniobrabilidad sin precedentes. Mercedes afirma que el Clase S de batalla larga - cuya longitud rondará o superará los 5,30 metros - tendrá un diámetro de giro de solo 11 metros, inferior al de un Mercedes Clase A. Esto facilitará enormemente las labores de aparcamiento, pero también permitirá un paso por curva mucho más ágil en una carretera revirada, y en definitiva una mayor estabilidad longitudinal en vías rápidas.

Un airbag frontal en las plazas traseras... y uno central en las delanteras

Una de las innovaciones más importantes en seguridad activa en el nuevo Mercedes Clase S es un airbag frontal para los pasajeros de las plazas traseras. En caso de impacto frontal del vehículo, y en conjunción con los cinturones de seguridad - el cinturón de seguridad es inflable - y los airbags de cintura, está diseñado para minimizar las lesiones de los pasajeros, especialmente las del cuello. Tiene una estructura tubular de gran tamaño, mayor que la de los airbags frontales, diseñada para recoger y soportar nuestro cuerpo con suavidad.

Se puede desactivar, en caso de que se viaje con una sillita infantil en las plazas traseras.

No es la única novedad en materia de airbags. Entre las plazas delanteras, Mercedes ha instalado un airbag central. Su cometido es que en impactos laterales, el cuerpo del conductor no impacte contra el del acompañante - o viceversa. Es capaz de evitar traumatismos craneoencefálicos en los impactos más graves, y por tanto, es más que bienvenido. No funcionará si nadie ocupa el asiento del acompañante y no estará disponible en todos los países. No hay motivos para pensar que no estará disponible en los coches que se vendan en el mercado europeo.

PRE-SAFE Impulse Side: el coche se eleva para minimizar los impactos laterales

Al igual que otros vehículos de la marca, el Mercedes Clase S equipará de forma opcional la avanzadísima suspensión neumática E-Active Body Control. Articulada en el sistema eléctrico de 48 voltios y una bomba hidráulica inteligente, esta suspensión cuenta con cámaras esteroscópicas que leen la superficie de la carretera y ajustan su dureza en tiempo real, y cuentan con un modo que inclina el coche hacia el interior de la curva - como ya os contamos en nuestra toma de contacto con el Mercedes GLE. Sin embargo, cuenta con una novedosa función de protección a los ocupantes en caso de impacto lateral.

El Audi A8 estrenó hace poco un sistema de pre-colisión similar, pero no elevaba tanto su carrocería.

El sistema PRE-SAFE Impulse Side es capaz de elevar la altura de la suspensión en 80 mm - y en cuestión de milisegundos - si los radares laterales del coche detectan el impacto lateral inminente de un vehículo. De esta manera, se produce una mejor compatibilidad entre las estructuras laterales de deformación programada del Clase S, y las del coche que nos impacta. La deformación del habitáculo es menor y se transmiten menos fuerzas a los ocupantes. La altura de 80 mm no es variable, el vehículo no es capaz de ajustarla en función del tipo de vehículo que impacta contra nosotros.

Otras innovaciones en seguridad activa

Además de las tres innovaciones clave de las que os hemos hablado en este artículo, Mercedes ha comunicado alguna perla adicional, aunque algunos sistemas ya están disponibles en otros coches de la marca, o en otras marcas. Uno de ellos es una alerta de vehículo en punto muerto para cuando los pasajeros salen del habitáculo, y lo hace cuando un sensor detecta que acercamos nuestra mano al asa de la puerta. El sistema Active Steering Assist actuará sobre la dirección para crear un "corredor de emergencia", si detecta que un vehículo de emergencia - ambulancia, policía, bomberos... - se aproxima a nosotros.

El sistema de parking automático es capaz de aparcar usando solo líneas en el suelo, no espacios entre vehículos.

Por último, en el sistema MBUX de última generación se ha integrado un avanzado sistema de aparcamiento autónomo. Las cámaras en 360 grados permiten un control en 3D de los alrededores del coche, incluso con la posibilidad de hacer zoom. El sistema de aparcamiento automático funciona haciendo uso completo de las ruedas traseras directrices, con 12 sensores ultrasónicos controlando la posición del coche con respecto a los obstáculos. En definitiva, no dudamos que el Mercedes Clase S será uno de los coches más tecnológicamente avanzados del mundo.

Vídeo destacado del Mercedes Clase S