NHTSA: desde el lanzamiento de Autopilot, los accidentes de los Tesla se han reducido en un 40%

 |  @sergioalvarez88  | 

¿Recordáis toda la polémica que rodeó a Tesla con el accidente mortal de un Model S que funcionaba en modo Autopilot? Muchos medios lo llamaron coche autónomo, cuando el Autopilot es más bien un asistente de conducción incapaz por el momento de sustituir a un conductor, y que exige en todo momento supervisión humana. Sería incapaz de contar la cantidad de voces que clamaron en contra de este “piloto automático”. Voces que han sido de golpe calladas por la NHTSA: han concluido que tras la introducción de Autopilot en los Tesla Model S y Model X, sus accidentes se han reducido en un impresionante 40%. No, no es casualidad.

El Autopilot no convierte a los Tesla en coches autónomos, y siguen requiriendo la constante supervisión humana.

¿Qué pasó entonces en aquél mediático accidente, acaecido en julio del año pasado? La investigación de este accidente mortal ha sido llevada a cabo por la NHTSA estadounidense (el equivalente a nuestra DGT) y han concluido la ausencia de defectos en los Tesla Model S o malfunciones generalizadas en Autopilot. La NHTSA concluye que el conductor simplemente no reaccionó ante la entrada de un camión en la vía, y el sistema de frenada automática fue incapaz de detectarlo en dicha situación. El conductor ni siquiera llegó a girar el volante o accionar los frenos, y ocurrió lo peor que podía haber pasado.

Un fallo puntual en el sistema de frenada automática del coche – que no excusamos, ni mucho menos – a punto estuvo de dar al traste con la mejora en seguridad vial que trae consigo el Autopilot. La NHTSA ha analizado los datos ofrecidos por Tesla de todos los Model S y Model X equipados con la tecnología Autopilot, con asistente de dirección Autosteer. En una serie temporal de tres años, han estudiado el kilometraje recorrido por los coches y las activaciones de los sistemas de airbag. Antes de la activación de los pilotos automáticos, estos coches sufrían 1,3 accidentes por cada millón de millas conjuntas recorridas.

El ratio de accidentes por millón de millas ha descendido en un 40% tras el estreno de esta tecnología.

Tras la activación de Autopilot este número descendió hasta 0,8 accidentes por millón de millas recorridas. La NHTSA reconoce que el Autopilot no es un sistema perfecto, pero tras su última actualización – la 8.0 – ha mejorado al “obligar” a los conductores a prestar atención. Los usuarios que ignoren las advertencias de colocar las manos sobre el volante, serán penalizados con la desactivación del Autopilot para el resto del trayecto. La NHTSA reconoce que los conductores tienen mucho que aprender y que el público debe ser educado en el uso de asistentes avanzados a la conducción. La ignorancia ante estos sistemas, mal dirigida, hará más mal que bien al futuro del coche autónomo.

Si quieres saber más, te recomendamos leer el informe completo publicado por la ODI (Office of Defects Investigation) de la NHTSA estadounidense, disponible en PDF en este enlace.

Fuente: NHTSA
En Diariomotor:


Lee a continuación: smart venderá exclusivamente modelos eléctricos en Canadá y EE.UU.