ESPACIOS
MOVILIDAD
Cerrar CERRAR

Toyota te recuerda que para reducir el consumo y el impacto medioambiental de tu conducción solo hace falta pulsar un botón

Toyota es una de las marcas que con más énfasis abrazó la electrificación para sus modelos, aunque no de forma completa. Pioneros con su Prius, actualmente defienden, a través de una alineación dominada por las propuestas híbridas, los beneficios de esta tecnología, y en su catálogo actual tan solo ofrecen un automóvil cien por cien eléctrico, el Toyota bZ4X. Aunque este planteamiento está próximo a cambiar, puesto que han anunciado recientemente que apostarán por una nueva plataforma eléctrica para acelerar el lanzamiento de modelos a baterías, la marca japonesa quiere mostrar que es posible reducir el impacto medioambiental derivado del uso de un automóvil de forma significativa aun sin recurrir a trenes de potencia puramente eléctricos.

En este sentido, hace unos días ha trascendido un estudio llevado a cabo por Toyota Connected North America (TNCA), una empresa subsidiaria de la compañía japonesa que se ocupa de analizar los datos obtenidos del uso real de sus automóviles para elaborar diversas investigaciones acerca del futuro de la movilidad. Su intención era observar hasta qué punto el empleo del modo ECO puede ofrecer beneficios en términos de reducir su impacto medioambiental, así como su consumo.

No solo gana el planeta, también tu bolsillo

Para ello, recurrieron a los datos de 2.000 vehículos de Toyota y Lexus que forman parte de la flota de la empresa, los cuales, obviamente, hubieron de ser utilizados siempre con este modo ECO activado —o con el modo EV en el caso de los híbridos, siempre que fuera posible— entre los días 19 y 26 de abril. La información obtenida en los algo más de 777.000 kilómetros recorridos por estos coches durante esa semana fue contrastada con una base de datos elaborada con anterioridad, procedente de 2,5 millones de millas —algo más de 4 millones de kilómetros— de utilización de estos mismos automóviles y de otros que no participaron en el estudio.

Los resultados son muy llamativos, especialmente en vehículos sin hibridación, que emitieron en estas condiciones un 26 % menos de CO₂ a la atmósfera

Toyota Prius Plug In 2021 25

Los hallazgos son reveladores, tanto en términos de la reducción de emisiones totales de dióxido de carbono como en el ahorro de combustible, con un componente económico importante. Así, los tubos de escape de estos vehículos expulsaron hasta 45 mil toneladas menos de CO₂ a la atmósfera, una reducción del 4 % en el caso de los modelos híbridos, que se eleva hasta el 26 % en aquellos que solo emplean un motor de combustión interna. Equivale a 748 árboles recogiendo dióxido de carbono de la atmósfera durante diez años. En cuanto al ahorro de combustible, TNCA descubrió que se habían consumido 19.271 litros de gasolina menos que en condiciones normales, un ahorro de 18.304 dólares estadounidenses en conjunto, adaptándolo al precio medio del combustible en aquel país.

Este estudio demuestra que nosotros mismos, como usuarios de un automóvil, podemos contribuir a reducir el impacto medioambiental del tráfico rodado con una conducción más consciente, apoyándonos en esos modos de conducción más eficientes, omnipresentes en los coches modernos. Simplemente, gracias a la diferente gestión electrónica que implican, generalmente basada en un mapa diferente del acelerador y una optimización del sistema de recuperación de energía en los híbridos, además de un funcionamiento más eficiente de algunos elementos como el aire acondicionado, se pueden reducir las emisiones de CO₂ de forma más que notable, con el consiguiente beneficio económico para su propietario, derivado del ahorro de combustible.

Cargando...