La gran sorpresa de Toyota no era un coche, sino un nuevo sistema híbrido que promete enamorarnos. Foto 4 de 5.