Toyota quiere volver a emocionarnos con un ambicioso plan que te detallamos en 4 claves

 |  @davidvillarreal  | 

Hubo un tiempo en el que cuando pensábamos en Toyota lo hacíamos imaginando deportivos, como el Toyota Celica o el Toyota Supra. O tal vez recordando los éxitos de Carlos Sainz en el mundial de rallyes. Hoy en día es probable que pienses en Toyota e imagines un híbrido, eficiente y tecnológico, pero a la vez aburrido. O tal vez imagines un Toyota Prius blanco, o negro, transportando pasajeros y ejerciendo su labor de taxi. ¿Qué ha sucedido con aquella Toyota de antaño? ¿Pueden volver a emocionarnos y de alguna forma conquistarnos? ¿Cómo pretenden hacerlo? Toyota tiene un plan para volver a emocionarnos y estas son las 4 claves con las que probablemente vuelvan a hacerse un hueco en nuestro corazón.

1. Cualquier escaparate para vender emociones es bueno, sobre todo el del automovilismo

Las carreras emocionan y, en última instancia, venden coches

Aunque Toyota regresó hace años al mundial de resistencia y, lo que es aún más importante, las 24 Horas de Le Mans, el escalón más alto de La Sarthe les sigue siendo esquivo. Toyota ya ha conseguido su título mundial de pilotos y constructores en el WEC, pero estaréis conmigo en que, para pasar a la historia, Toyota tiene que conseguir que su prototipo se alce con la victoria en las 24 Horas de Le Mans. Un hito, este último, que no consiguieron en 2016 en una de las escenas más dramáticas que hayamos visto en los últimos años, tras sufrir una avería en la última vuelta. Es probable que Toyota necesite, por otro lado, nuevos retos, campeonatos con deportivos de carreras más próximos a sus productos de calle y la cercanía del espectador y, por ende, el cliente.

Y tal vez esa sea la razón por la que Toyota está apostando, y fuerte, por su regreso al mundial de rallyes con un Toyota Yaris WRC. En un momento en el que el WRC pretende ganar adeptos, y recuperar a los que se marcharon, con coches más espectaculares y rápidos, mejor sonido, y nuevos deportivos de carreras. Toyota también ha apostado por otra carrera que atrae especialmente a los espectadores, el Rally Dakar. Toyota incluso se ha atrevido con una carrera tan complicada como son las 24 Horas de Nürburgring.

2. Ofrece productos originales y emocionantes

Toyota ha comenzado a salirse del sota, caballo y rey, y está apostando por productos más atrevidos, como el Toyota C-HR

Para emocionar a tus clientes no basta con ofrecerles productos deportivos, también es importante cautivarles con productos originales, que no solo se diferencien de su competencia por el hecho de contar con una mecánica híbrida. Y el mejor ejemplo de cómo Toyota quiere ganarse a los nuevos clientes, que hasta ahora es probable no hubieran encontrado su coche en un concesionario de la marca, lo tenemos en el Toyota C-HR. El Toyota C-HR es un coche especialmente deportivo, aunque sí atrevido en su estética, muy agradable en su conducción, y moderno y juvenil.

3. No menosprecies las versiones deportivas y su valor para hacer imagen de marca

Introducir versiones deportivas en la gama actual es un requisito indispensable para capitalizar su presencia y sus éxitos en la competición

Tan importante como estar presente en la competición, u ofrecer productos de corte deportivo, es el hecho de capitalizar tu presencia en campeonatos como el WRC ofreciendo versiones deportivas dentro de tu gama de productos. Bien es cierto que estas versiones deportivas no se caracterizarán por representar un volumen de ventas elevado pero su virtud no es esa, sino la de crear imagen de marca a un coste relativamente bajo.

Esa es precisamente la razón por la que nos congratulamos de que este año llegue a los concesionarios un Toyota Yaris con 210 CV de potencia, cuyo objetivo no es otro que el de capitalizar la presencia de Toyota en el WRC. Un movimiento muy positivo, aún teniendo en cuenta que un 40% de las ventas de Toyota Yaris en Europa se correspondan con el Toyota Yaris Hybrid, su versión híbrida. Contando con un Toyota Yaris en el WRC, Toyota no podía permitirse que la gama Yaris no goce de versiones picantes, ni con más de 100 CV de potencia.

4. Apuesta por deportivos específicos que sorprendan y, de nuevo, emocionen

Toyota está desarrollando junto a BMW un deportivo apasionante y potente, que muchos ya nos hemos apresurado a bautizar como Toyota Supra

Es un secreto a voces. Toyota está trabajando en un deportivo, de los de verdad, potente y emocionante. Un deportivo que nos hemos empeñado, por activa y por pasiva, en bautizar como Toyota Supra, aunque a día de hoy nada se sabe acerca de su nombre. Sí sabemos que Toyota está trabajando en este nuevo deportivo de referencia que se posicionará un escalón por encima de uno de nuestros coupés favoritos, el Toyota GT86. Y sabemos que este deportivo está desarrollándose conjuntamente con BMW, formando parte de los acuerdos que hicieron que alemanes y japoneses estrechasen sus lazos y compartieran tecnología, desde componentes para híbridos y motores diésel, hasta la plataforma del que en Alemania se convertirá en el sucesor del BMW Z4.

Sin duda, y se llame Toyota Supra, o reciba cualquier otro nombre, este deportivo se convertirá en uno de los buques insignia de Toyota.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Aires de rallye y deportividad para los Toyota C-HR de TRD, presentados en el Tokyo Auto Salon