Un coche autónomo de Uber atropella mortalmente a una mujer en Arizona

 |  @davidvillarreal  | 

Nos llegan malas noticias desde Estados Unidos. Uber ha suspendido las pruebas de sus coches autónomos después de que uno de sus coches, en modo autónomo, atropellase a un peatón en Arizona, una mujer que ha fallecido como consecuencia de las heridas sufridas. Este sería el primer accidente mortal en carreteras públicas, del que se tenga constancia, en el que se haya visto involucrado un coche autónomo. A la espera de más detalles, esta es la noticia que de momento publica The New York Times que añade que, según fuentes de la compañía, Uber habría declarado que está trabajando con las autoridades para esclarecer lo sucedido. De la investigación que se inicie a partir de ahora se llegará al esclarecimiento de las causas del accidente y, sobre todo, si fue un fallo del coche autónomo, o un error humano.

El primer accidente mortal de la historia de los coches autónomos

Este sería el primer accidente mortal documentado, de un coche autónomo, que haya tenido como consecuencia el fallecimiento de una persona. Según apunta The New York Times, el accidente habría tenido lugar durante la pasada madrugada, aunque las autoridades no habrían especificado aún si se produjo durante el domingo, o la madrugada del lunes.

Como en cualquier accidente en el que se hubieran visto involucrados conductores humanos, aún está pendiente esclarecer los hechos para determinar cómo se ha producido el atropello. La ventaja con la que contarán los investigadores será que, a diferencia de lo que sucede un accidente de tráfico, en el que es necesario un minucioso atestado, y la visión de los hechos que aporten los conductores y los testigos, con opiniones a menudo encontradas, en este caso habrá abundante información, datos, e imágenes, que documenten el accidente y que faciliten esclarecer las causas.

Las investigaciones que ya se han iniciado determinarán por qué se produjo el accidente, porque de momento no sabemos si fue un error del coche autónomo de Uber, o un fallo humano

¿Cómo se produjo el atropello del coche autónomo de Uber?

Decíamos que aún no se han proporcionado detalles acerca de este accidente. La noticia sí detalla que el coche de Uber se encontraría en modo autónomo, durante las pruebas que Uber está llevando a cabo en carreteras públicas para desarrollar esta tecnología.

Además de encontrarse en modo autónomo, tras el volante habría un probador de Uber, recopilando información y, sobre todo, supervisando la conducción autónoma para tomar los mandos en caso de fallo, o un incidente como este. Ahora será necesario investigar el caso para saber por qué se produjo el accidente, dónde se encontraba la mujer fallecida antes de haber sido atropellada y, sobre todo, si estamos ante un fallo humano, o un fallo de una tecnología que ya se está probando en carreteras públicas, siempre bajo la supervisión de un “conductor” para minimizar riesgos.

Uber ya está probando la tecnología del coche autónomo en diferentes vehículos que están rodando en Tempe (Arizona), la localidad en la que se produjo el atropello, y en Pittsburgh, San Francisco y Toronto.

El accidente se produjo con un vehículo de Uber en modo autónomo, en el que se encontraba un “conductor” tras el volante para minimizar riesgos y tomar los mandos en una situación de peligro

Los peligros que afronta el desarrollo de coches autónomos

Como ya hemos comentado en más de una ocasión, los coches autónomos aún son vistos con mucho recelo por el público general. Primero, por el desconocimiento de su tecnología. Y segundo, por lo difícil que es comprender que la tecnología actual pueda afrontar con seguridad la cantidad de factores que intervienen en la conducción de un coche. El coche autónomo es propenso a que se dé una paradoja, similar a la del miedo a volar, la del peligro real, contra el riesgo percibido.

En más de una ocasión hemos hablado de los riesgos del desarrollo de un coche autónomo, y que un accidente provocado por un coche sin conductor tuviera como consecuencia un frenazo para el avance de la tecnología. Si ya existen recelos hacia la llegada de esta tecnología, los temores de muchos se confirmarían, y eso solo podría contribuir a que el desarrollo del coche autónomo se vea gravemente afectado. Pensemos que el desarrollo del coche autónomo no solo requerirá contar con la tecnología necesaria para avanzar, sino sobre todo del apoyo institucional, de leyes que autoricen las pruebas, y en última instancia la comercialización y circulación de estos vehículos y, en última instancia, de la comprensión del resto de conductores, y de ciudadanos en general.

Ahora nos encontraremos con un dilema adicional. La gran mayoría de los accidentes de tráfico se producen por el factor humano, un conductor comete una imprudencia, o sufre un despiste. Los coches autónomos pretenden minimizar ese riesgo, hasta prácticamente eliminarlo, y una vez estén en circulación podrían salvar cientos de vidas cada año en nuestro país, donde se producen cada año más de 1.000 fallecimientos en accidentes de tráfico. Si nuestros temores y noticias como esta provocan el retraso del coche autónomo, ¿cuántas vidas estarán en juego?

Lee a continuación: Así ve su futuro Renault, en coches autónomos y compartidos como EZ-GO (+12 fotos)

  • Xistral

    La tecnología para hacer un coche autónomo valdrá siempre varias veces más que el propio coche. Si fuese tan fácil los aviones aterrizarían y despegarían siempre de forma autónoma y es JUSTO LO QUE NO HACEN. Además cuando los coches sean autónomos yo dejaré de comprar coche y curiosamente mis amigos también (y no somos nada raros ni unos quemados del motor). Y además tengo claro que si el coche conduce yo no quiero ser responsable de lo que haga y es una de las razones por las que no lo compraré.

  • EL MAS INCOGNITO

    BUENO si fue error del sistema tendremos una nueva familia muy millonaria en usa.

  • Javier Estrada Gutierrez

    A favor de la tecnología y tener un avance daría mi vida y otras más, a quedarme donde estoy o regresar a los tiempos de la biblia. Aunque debo admitir tenían menos contaminación.