ESPACIOS
Cerrar CERRAR

El gran bombazo de la Unión Europea, comienza a definirse cómo se permitirá seguir vendiendo diésel y gasolina en 2035

La gasolina y el diésel, la combustión interna en general, están muertos. El futuro es eléctrico. En Europa ya no se plantea si habrá, o no, transición eléctrica y la transformación del sector del automóvil y el transporte por carretera, en general. Sino cuándo y cómo se producirá esa transición.

Habrá prohibición a diésel y gasolina, pero tal vez no en 2035

Cuando muchos, entre los que me incluyo, ya habíamos asumido que en 2035 quedaría prohibida toda venta de automóviles gasolina, diésel, e incluso híbridos, se siguen produciendo movimientos que apuntan en otra dirección. Palabras, pero también hechos, que nos permiten ir analizando lo que sucederá con el automóvil a lo largo de la próxima década.

En las últimas semanas os hablábamos de movimientos importantes en la Unión Europea, de momento palabras, de discrepancias surgidas en la Unión Europea en el contexto, para más inri, electoral, de este año. Hoy hablamos de hechos, de cómo se seguirá permitiendo el diésel y la gasolina más allá de 2035.

La Unión Europea sigue definiendo un marco en el que el diésel y la gasolina no quedarán prohibidos en 2035, admitiéndose una salida para la combustión interna, la de los combustibles neutrales

Mazda Motor Gasolina Skyactiv X

Adiós al diésel y la gasolina, pero no tan rápido

La Unión Europea estaba decidida a prohibir, por completo, la venta de automóviles diésel, gasolina, e híbridos, en general todo aquello que emplease un motor de combustión interna, en 2035. También a endurecer los umbrales de emisiones de los coches nuevos comercializados en los próximos dos lustros. Por el camino, se han producido dos revisiones importantes de estos objetivos:

  • Los umbrales de emisiones no se endurecerán tanto, tras algunas presiones que habrían conseguido en septiembre de 2023 que se apueste por una normativa de emisiones Euro VII menos exigente, en un complicado equilibrio por el cual Europa intenta apretar tratando de no ahogar a los fabricantes de coches para que sigan invirtiendo en la transición eléctrica, pero a la vez puedan seguir comercializando coches de combustión interna y siendo competitivos en los próximos años.
  • La Unión Europea abría la puerta también a una opción que inicialmente había quedado fuera de la discusión, y que es precisamente la que nos ocupa en esta entrada. En junio de 2022 se confirmaba que el diésel y la gasolina podrían seguir siendo válidos más allá de 2035, eso sí, de la mano de los combustibles sintéticos y biocombustibles neutrales.

Tanque De Gasolina

Europa se mueve a favor de combustibles neutrales

La transición hacia el coche eléctrico de la industria del automóvil está plagada de dificultades. Ya hemos visto que los automóviles eléctricos, cada vez más presentes en nuestras ciudades, y con una oferta cada vez más nutrida y variada, no suelen ser baratos, requieren de una infraestructura de carga, una planificación de los viajes, disponer de un punto de recarga particular, en nuestro hogar, o el trabajo…

Esas dificultades se magnifican cuando de lo que se trata es de vehículos pesados, por sus necesidades, por el papel que juegan en las cadenas logísticas y económicas europeas y, por supuesto, por la heterogeneidad de tipos de vehículo en circulación en la Unión Europea y, por ende, de sus requisitos y las dificultades para que puedan satisfacerse con una transición completa al vehículo eléctrico. De ahí que su proceso de transición se dibuje con una hoja de ruta que guarda algunas diferencias, pero también similitudes, con el proceso para prohibir el diésel y la gasolina en automóviles en 2035:

  • La hoja de ruta de la transición en el transporte pesado ha propuesto reducir las emisiones en camiones nuevos en un 45% en 2030, un 65% en 2035 y un 90% en 2040 (Transport & Environment)
  • La Unión Europea permitirá la combustión interna en camiones nuevos y que esta aplique a los objetivos de reducción de emisiones propuestos, de la mano de combustibles neutrales en sustitución del diésel y la gasolina convencional utilizado hasta ahora

Que Es Gasolina Sin Plomo

La alternativa al diésel y la gasolina

Así como el diésel y la gasolina en automóviles tiene una puerta abierta en 2035, de la mano de combustibles neutrales, que engloban a todo un abanico de sustitutos de la gasolina y el gasóleo procedentes de residuos y materia vegetal (biocombustibles) o producidos mediante procesos químicos (sintéticos), pero en ambos casos ahorrando emisiones de CO2, o captando CO2 del aire, para poder garantizar una neutralidad parcial o total, los combustibles neutrales también serán clave en la transición del transporte pesado.

Estos días se anunciaba haberse llegado a un acuerdo, y con él a una nueva propuesta de regulación europea, en la que ya se apunta a la definición de un nuevo tipo de vehículo que funcionará exclusivamente empleando combustibles CO2 neutrales.

Un movimiento similar al que debería producirse para que también se permita registrar coches nuevos con motor de combustión interna más allá de 2035.

Un nuevo tipo de vehículos alternativos a diésel y gasolina

La definición de estos nuevos vehículos que en lugar de diésel y gasolina emplearán un combustible alternativo neutral aún no se ha concretado. Pero sí se ha establecido que esta definición debería concretarse en un año tras la entrada en vigor de esta regulación. Pero eso no es todo, la Unión Europea también debería establecer una serie de recomendaciones, normas, y obligaciones, dirigidas a los miembros comunitarios, con el objetivo de asegurar que esta opción sea viable.

Por ejemplo, deberá definirse un marco de distribución de combustibles neutrales y también adecuar los objetivos del plan RePowerEU, en el que ya se establecía la necesidad de producir biometano, para escalar la producción considerando que «puede contribuir a la descarbonización de la economía, también en el sector del transporte» tal y como figura en la propuesta sellada en Bruselas en este mes de febrero de 2024. De manera que estaríamos pendientes de lo siguiente:

  • Cómo se definirá esa nueva clase de vehículos, tanto en transporte pesado, como en automóviles, que se considerarán parcial o totalmente libres de emisiones contaminantes por la neutralidad del combustible empleado, a pesar de seguir disponiendo de motores de combustión interna
  • Que requisitos técnicos se definirán para determinar que un automóvil es realmente neutral
  • Cómo se garantizará el suministro de este nuevo tipo de combustibles neutrales, que ya han comenzado a distribuirse en algunas estaciones de servicio
  • Cómo se encajará esta alternativa en el modelo energético europeo y qué papel jugará la industria de la Unión Europea en la producción de biocombustibles y combustibles sintéticos neutrales

Desde organizaciones como Transport & Environment se ha valorado negativamente este nuevo acuerdo en Bruselas. Y se considera que los combustibles sintéticos son «caros e ineficientes» y que Europa debería posicionarse claramente con respecto «a una industria del transporte pesado que se encuentra en plena carrera con Estados Unidos y China».

El movimiento de los últimos días para el transporte pesado debería hacer que en los próximos meses vayamos conociendo nuevos detalles al respecto de cómo será la industria del automóvil más allá de 2035 y qué alternativas al eléctrico, al diésel y la gasolina, estarán disponibles entonces.

Foto de David Villarreal

David Villarreal

Con estudios de Ingeniería Informática y más de diez años juntando letras sobre coches, y probándolos, escribo y trabajo como Redactor Jefe en Diariomotor.

En 2007 comenzaba mi andadura en los medios online y el mundo del motor con mi propio proyecto personal. A partir de 2009 entraba en el equipo de Diariomotor para centrar mis esfuerzos en las pruebas de automóviles, el seguimiento de la actualidad y cubrir algunos eventos nacionales e internacionales.

Puedes contactar conmigo en david@diariomotor.com.

Cargando...