CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Volkswagen

4 MIN

Volkswagen ID.4 GTX: 299 CV, más deportividad y menos carácter del esperado

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 28 Abr 2021
Volkswagen Id 4 Gtx 2021 P
Volkswagen Id 4 Gtx 2021 P

El Volkswagen ID.4 será el coche eléctrico más vendido de Volkswagen, por el mismo motivo por el que el coche más vendido de Volkswagen no es el Volkswagen Golf, si no el Volkswagen Tiguan. El ID.4 ya ha pasado por el garaje de Diariomotor, y hemos publicado, de hecho, una completa prueba en vídeo. Es hora, de conocer a la versión más deseada del crossover eléctrico de Wolfsburgo, el Volkswagen ID.4 GTX. Tiene 299 CV, tracción integral y el extra de deportividad del que el ID.4 que ya conocemos carece.

El apellido GTX se usó por última vez en los años ochenta para designar a las versiones más deportivas del Scirocco, equivalentes a los Volkswagen Golf GTI en prestaciones y posicionamiento. Más recientemente, Volkswagen ha usado las denominaciones GTD y GTE para designar a sus compactos deportivos con potentes motores diésel, y a sus híbridos enchufables con aspiraciones dinámicas. El apellido GTX será usado para designar, de ahora en adelante, a sus eléctricos puros más potentes y dinámicos, que contarán con tracción integral.

29
FOTOS
VER TODASVER TODAS
La X de su nombre es un puente entre la deportividad del pasado y la del futuro, según Volkswagen.

La principal diferencia a nivel técnico con otros ID.4 es que si bien mantiene un motor trasero de 204 CV, equipa otro motor eléctrico en el eje delantero. De forma conjunta, ambos motores desarrollan 299 CV. Gracias a ello, es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en 6,2 segundos, 2,3 segundos más rápido que las versiones más potentes de motor trasero. Su velocidad punta está limitada por electrónica a 180 km/h, y el buen dato es que retiene una autonomía según el ciclo WLTP de nada menos que 480 km.

Esto es posible gracias a que todos los Volkswagen ID.4 GTX equiparán la batería de 77 kWh de capacidad neta, la más grande de la gama. Además, su coeficiente aerodinámico es de solo 0,29, que sigue siendo un dato excelente para tratarse de un crossover. Volkswagen no ha comunicado el par motor máximo del sistema o el incremento de peso, pero esperamos que su peso no llegue a ser ni siquiera 100 kilos superior al de otros ID.4. El sistema de tracción total tampoco añade peso, ya que no existe una conexión física entre los ejes del vehículo.

Los pilotos traseros son LED 3D de serie, y están ligeramente ahumados.

A nivel visual, esperábamos cambios de mayor calado en el Volkswagen ID.4 GTX. Esperábamos una mayor diferenciación. Más allá de los emblemas, el único detalle realmente diferente son las molduras del paragolpes delantero, de color negro y que integran varios LED. El paragolpes trasero cuenta con unas molduras algo diferenciadas y por su carrocería se reparten algunos detalles en negro brillante. En el perfil lateral, la parte inferior de las puertas está pintada del color de la carrocería, en vez de ser de plástico oscuro.

No hubiera estado mal contar con algún detalle adicional o unas llantas más llamativas. Si queremos más cambios, tenemos que pasar al interior. En el salpicadero, la parte superior pasa a estar tapizada con un polímero que imita la piel, teñido de color X-Blue. Los asientos del crossover tienen paspuntes en hilo rojo y unos pétalos algo más marcados. El logotipo GTX aparece en la parte inferior del volante y en el respaldo de los asientos. Por lo demás, no hay más cambios con respecto a otros ID.4., ni a nivel de tecnología, ni de equipamiento.

Sigue siendo compatible con carga rápida a potencias de hasta 125 kW.

Ahora bien, si equipamos el pack Sport Plus opcional podremos disfrutar de una suspensión adaptativa DCC, además de una reducción de altura de 15 mm de la suspensión y la equipación de una dirección de desmultiplicación variable. El coche también es capaz de simular mediante la aplicación selectiva de potencia de frenado la presencia de un diferencial autoblocante. El Volkswagen ID.4 GTX comenzará a venderse en junio, a un precio que para el mercado nacional no conocemos, pero que en Alemania arranca en 49.950 euros.