CERRAR
MENÚ
Diariomotor EléctricosLogo Diariomotor Eléctricos
Eléctricos

7 MIN

La mítica Volkswagen T1 vuelve como furgoneta eléctrica y ya la hemos probado

Javier López | @jlopezbryan96 | 21 Feb 2022
Prueba Volkswagen Id Buzz 9
Prueba Volkswagen Id Buzz 9

Las mecánicas eléctricas están copando todos los segmentos, incluido el de las furgonetas, algo que puede tener sentido cuando estas están enfocadas, principalmente, al transporte de mercancías pero, ¿qué pasa cuando electrificas a un mito del sector? Y es que esto mismo ha hecho Volkswagen con la mítica T1, la furgoneta hippie por excelencia que lleva el mensaje de dicha comunidad a su máximo esplendor al convertirse en la Volkswagen ID.Buzz, el tercer modelo de la familia ID. de Volkswagen que ya lo hemos probado pero, ¿es realmente un buen vehículo de reparto? Y lo más importante, ¿es la Volkswagen ID.Buzz una digna sucesora de la T1? Vamos a descubrirlo.

Fue hace unas semanas cuando tuve la oportunidad de ir hasta Sitges para ponerme a los mandos de la nueva furgoneta eléctrica de Volkswagen. Era un secreto a voces que los de Wolfsburgo estaban trabajando en la ID.Buzz pero, a expensas de su presentación mundial en marzo, ya puedo hablaros de las primeras impresiones de esta furgoneta eléctrica.

18
FOTOS

Un diseño fiel pero electrificado para la Volkswagen ID.Buzz

Pese a los intentos del camuflaje para complicarnos la tarea de vislumbrar la fisionomía de la ID.Buzz, es francamente sencillo adelantar su diseño antes de conocerlo en primicia el próximo 9 de marzo. El frontal está completamente carenado como buen coche eléctrico que es, luce dos faros rasgados y finos y el logo de Volkswagen orquestándolo y escondiendo una trampilla que guarece al depósito del líquido del limpiaparabrisas. A su vez, el cristal muestra una gran inclinación en busca de mejorar la aerodinámica.

Las dimensiones del ID.Buzz no varían demasiado respecto a las que presenta una furgoneta de combustión como la Multivan. Concretamente, el nuevo miembro de la familia ID. de Volkswagen declara 4,71 metros de largo, 1,99 metros de ancho y 1,94 de alto. En estas dimensiones nos topamos con un lateral limpio custodiado por unas puertas correderas que pueden ser de accionamiento automático y por unas llantas que van desde las 18 hasta las 21 pulgadas.

La trasera es al más puro estilo furgoneta: un amplio portón que nos exige dejar un considerable espacio con el coche posterior para abrirlo -excepto en la versión Cargo, que es de doble hoja-. Aquí se inscribe una firma lumínica LED continua y sin interrupciones, obviando cualquier tipo de ornamentación, incluso salidas de escape falsas, más ridículas aún en un coche eléctrico.

Buena tecnología, materiales mejorables y varias versiones

En el interior de la Volkswagen ID.Buzz nos encontramos con un regusto muy familiar. Digo esto porque, pese al camuflaje, lo visto es muy semejante a lo que ofrecen sus demás hermanos eléctricos. Bien es cierto que la marca dice que no es el definitivo, pero será difícil encontrarnos con muchas diferencias respecto a la versión definitiva que se presentará a principios de marzo.

El volante multifunción se encuentra apoyado por una pantalla digital de 5 pulgadas que actúa como cuadro de mandos. Este está anclado a la propia columna de dirección, por lo que regulando el volante también regulamos la distancia a la que tenemos la pantalla. Su información, al igual que ocurre en el resto de modelos ID. de Volkswagen, es escasa, así como su personalización.

El salpicadero está gobernado por una pantalla de hasta 12 pulgadas y, aunque su comportamiento es más fluido, sigue flaqueando en el mismo punto que muchos otros de los últimos modelos de Volkswagen: todos los controles están integrados en la propia pantalla y los poco botones que existen no están iluminados, por lo que por la noche nos resultará difícil atinar.

Aunque hay que darles el beneficio de que en el modelo de producción las cosas pueden mejorar, lo poco que he podido tocar del habitáculo de la Volkswagen ID.Buzz es mejor que el de un ID.3 pero sigue teniendo mucho margen de mejora. Los plásticos blandos son escasos y, pese a que es un vehículo ideado para llevar a toda la familia y "maltratarlo", el precio que podrá alcanzar no corresponde con los acabados y ajustes que presenta de momento.

Por lo demás, nos encontramos con unos asientos cómodos y mullidos, numerosos huecos para depositar objetos y toma USB-C en todas y cada una de las puertas, algo a tener en cuenta. La fila posterior ofrece espacio de sobra para dos adultos tanto en espacio para las piernas como para la cabeza, además de que cuentan con regulación longitudinal como del respaldo. ¿El único punto negativo? Una plaza central no individual y que sigue siendo más bien estrecha.

El maletero es generoso tanto en la ID.Buzz de pasajeros como en la versión Cargo. La primera declara 1.121 litros con todos los asientos desplegados, aunque variará en las futuras versiones de batalla larga y de hasta 7 plazas y en la Camper, que llegará más adelante. Por su parte, la Cargo cuenta con aproximadamente 4 metros cúbicos de capacidad, así como la supresión de la segunda fila de asientos y la posibilidad de contar con tres asientos delante.

Una furgoneta... poco furgoneta

Pero, ¿qué pasa cuando uno se pone a los mandos de la Volkswagen ID.Buzz? Lo primero que debemos saber es que, de momento, tan solo existirá una única mecánica disponible. Esta está alimentada por una batería de iones de litio de 77 kWh de capacidad neta, y envía energía a un motor de 204 CV y 313 Nm de par posicionado en el eje posterior, convirtiendo así a la ID.Buzz en un vehículo de propulsión.

De momento su autonomía no está homologada, pero Volkswagen asegura una capacidad en torno a los 400 kilómetros. También adelantó que habrá variantes de tracción total, mayor potencia y mayor autonomía, así como que están barajando lanzar una versión menos potente para la Cargo. No obstante, existirá una Volkswagen ID.Buzz GTX de más de 300 CV. Curioso cuanto menos.

Sea como fuere, en esta primera versión la velocidad está limitada a 145 km/h, aunque tampoco es que estemos ante un vehículo diseñado para correr. Durante el breve trayecto en el que me puse a los mandos de la ID.Buzz por las sinuosas carreteras costeras de Sitges, me encontré con una furgoneta que si bien no corre en exceso, se muestra muy aplanada. Esto provoca también que la conducción a los mandos de la Volkswagen ID.Buzz, obviando la altura de su posición de conducción y lo lejos que se siente el cristal, se sienta más propia de un SUV o un turismo que de una furgoneta.

Y es que la presencia de la batería ayuda a reducir el centro de gravedad, lo que consigue que se reduzcan drásticamente las inercias en un vehículo que, por norma general, balancea en exceso. Su paso por curva sorprende para bien con una buena firmeza y pisada, aunque en ningún momento se siente un vehículo ágil. Y es que la Volkswagen ID.Buzz supera holgadamente las dos toneladas, concretamente coquetea con l0s 2.400 kilos, y eso se nota.

Los 204 CV y 313 Nm de par son suficientes para mover a la furgoneta eléctrica, pero no con la soltura con la que actúan dichas cifras en un ID.3, por ejemplo. La dirección es blanda y no comunica en exceso, y la suspensión sorprende por ser demasiado firme y seca, buscando reducir al máximo los balanceos pero dejando que los badenes y rotos del asfalto entren con contundencia en el habitáculo, especialmente cuando se trata de un coche de uso más bien urbano.

La plataforma empleada es la modular MEB sobre la que se han construido los demás vehículos ID. de Volkswagen, y destaca por un aspecto crucial -y que contrasta con su suspensión más bien dura- para movernos por la urbe: un ángulo de giro de 11 metros que nos permite maniobrar y desplazarnos con mucha soltura.

De momento, Volkswagen no ha hablado de precios, acabados ni fechas de lanzamiento. Será el 9 de marzo cuando todos sus detalles salgan a la luz, y se estima que será a finales de 2022 cuando arranque su comercialización, pero tendremos que esperar para poder confirmarlo.

18
FOTOS