Volkswagen reconoce que algunos coches automáticos de Audi distorsionaron su homologación de emisiones de CO2

 |  @davidvillarreal  | 

La noticia saltaba la semana pasada. Bild am Sonntag publicaba una información según la cual la California Air Resources Board (CARB) habría descubierto un nuevo dispositivo ilegal en la mecánica de los Audi instalado con el fin de manipular la homologación de emisiones de CO2 en sus coches. Según las últimas informaciones, y la respuesta que habría dado Volkswagen al Sueddeutsche Zeitung este mismo fin de semana, el fabricante alemán habría reconocido la existencia de este dispositivo en sus coches aunque cubriéndose las espaldas, eso sí, entendiendo que es cierto que el programa de cambio adaptativo (de las transmisiones automáticas de Audi) pueda llevar a que esta trabaje de manera incorrecta y ofreciendo resultados dispares y no reproducibles, pero no reconociendo una intencionalidad manifiesta de querer manipular su homologación.

De existir intencionalidad, confirmaría que la manipulación de emisiones en el Grupo Volkswagen se extendía más allá de los diésel y el NOx, afectando también a motores de gasolina y cambio automático y sus emisiones de CO2.

Este caso, aunque parecido, no está relacionado con el del famoso Dieselgate y la manipulación de emisiones de NOx. Con lo cual, de confirmarse que hubo intencionalidad, nos encontraríamos con que la manipulación de emisiones en el Grupo Volkswagen se extendería más allá de los diésel, afectando a modelos dotados con cambio automático, y motores diésel y gasolina.

Las emisiones de CO2 de un coche en Europa son importantes, en tanto los países de la Unión Europea gravan con impuestos a sus coches de nueva matriculación en función de esa cifra. De manera que unos gramos de CO2 por kilómetro pueden marcar la diferencia a la hora de hacer que un coche esté exento del Impuesto de Matriculación, o que este esté gravado con varios miles de euros por superar un tramo de emisiones.

¿Y en qué consistía el supuesto fraude?

Según la información que publicó inicialmente el Bild, la centralita que gestiona la política de cambio de marchas de las transmisiones automáticas de Audi, sería capaz de detectar en qué momento se está realizando una prueba de laboratorio en un banco de rodillos. La detección sería tan sencilla como comprobar que no hay giro en la dirección. Como sucediera con el escándalo de los NOx, este truco sería considerado ilegal por los organismos estadounidenses y supondría nuevos problemas para el Grupo Volkswagen, que según los medios alemanes se habría visto inmerso en esta nueva investigación y ya estaría facilitando información a la agencia medioambiental, la EPA, para aclarar el caso.

El truco en cuestión haría que el sistema de gestión adaptativa del cambio de marchas, que pretende adecuar la política de cambio de marchas a cada estilo de conducción, retrasando la búsqueda de una marcha superior en conducción deportiva y adelantando el cambio de marchas superiores para ahorrar combustible, buscase el programa más eficiente al detectar que el coche se encuentra en un banco de rodillos.

De momento esto es todo lo que sabemos. Y ahora solo queda esperar a las primeras conclusiones de la investigación.

Fuente: Automotive news
En Diariomotor:

Lee a continuación: Algunos Audi automáticos con motor V6 habrían falseado sus emisiones de CO2, según la CARB californiana