Tu próximo coche podría tener airbags externos para protegerte en caso de accidente

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 
Airbags Exteriores Zf

Los airbag han sido una de las tecnologías más revolucionarias de protección a los ocupantes del coche. Desde hace ya más de tres décadas, estas "bolsas" inflables protegen a nuestra cabeza y extremidades de impactar con gran fuerza contra elementos del interior del coche en caso de accidente. Los airbags han salvado miles y miles de vidas, y desde hace más de 20 años son un elemento obligatorio de seguridad en todo coche a la venta en Europa. A los airbags frontales, laterales, de cortina o de rodilla pronto podría unirse un revolucionario airbag. Un airbag situado fuera del coche.

Es la idea que ha tenido el proveedor de automoción ZF - cuyo modelo de negocio no solo consiste en la producción de cajas de cambio. Su idea fue presentada en sociedad en un simposio en Munich, y ha sido diseñada con el futuro de los coches en mente. Con el advenimiento de los coches autónomos y los coches eléctricos la disposición de los asientos de un coche podría cambiar de forma acusada. Los airbags exteriores que ZF ha presentado están escondidos en los raíles laterales del coche, y son casi tan largos como la batalla del coche - la batalla es la distancia entre ejes del coche.

ZF espera que el sistema llegue en dos años a los primeros coches de producción masiva.

¿Cómo y cuándo se despliegan estos airbags? Se despliegan cuando una serie de sensores se lo indican al coche, al igual que los airbags convencionales. Ahora bien, no se despliegan una vez detectan una deceleración fuerte, lo hacen cuando sienten que un coche está a punto de impactar contra nosotros. La clave está en la inteligencia y la puesta a punto de estos sensores, entre los que encontramos cámaras - similares a las que usan los controles de crucero adaptativos - sensores de ultrasonidos y radares LiDAR. Estos sensores son los que le dicen al airbag que tiene que desplegarse.

Airbags Exteriores Zf 02

Los radares LiDAR se encargan de medir las distancias con absoluta precisión y las cámaras tienen un sistema de reconocimiento de imágenes, imprescindible para evitar "falsas alarmas". Si una persona o una bicicleta se acercan demasiado rápido hacia el coche el airbag no debería desplegarse. Ahora bien, si las cámaras detectan que un coche se acerca a nosotros, y el radar determina que su ratio de deceleración supera parámetros seguros - es decir, que el impacto contra nuestro coche es inevitable - el sistema ordenará el despliegue del airbag. El despliegue apenas demora 100 milisegundos.

La tecnología de ZF usaría los mismos sensores de mantenimiento de carril o detección de vehículos en punto muerto, con el objetivo de reducir su coste de implantación.

Según ZF, este airbag reduciría el riesgo de lesiones de los pasajeros en impactos laterales hasta en un 30%. También reduciría la deformación del habitáculo del coche en caso de accidente - y la severidad de los daños estructurales a nuestro coche. Por el momento el sistema sólo ha sido testado para impactos laterales, pero las posibilidades de la tecnología hacen que tenga un gran potencial para todo tipo de impactos.

Fuente: Popular Mechanics
En Diariomotor:

Lee a continuación: El BMW X1 pincha en la prueba de detección de peatones del IIHS estadounidense (+vídeo)

Ver todos los comentarios 0