ESPACIOS
Cerrar CERRAR

5 MIN

¿Qué es la aleta de tiburón? Más que un elemento decorativo

La aleta de tiburón es un elemento que es posible ver en algunos vehículos. Aparentemente esta aleta parece un elemento visual que da un aspecto más deportivo a un vehículo. Sin embargo, lo cierto es que la aleta de tiburón es mucho más que un elemento decorativo.

¿Qué es la aleta de tiburón?

La denominada «aleta de tiburón» en el contexto automotriz se refiere a una antena de estilo aerodinámico que se encuentra comúnmente en la parte posterior de algunos vehículos, por lo general en el techo del mismo.

Este elemento toma su nombre debido a su forma, que se asemeja a la aleta dorsal de un tiburón. La función de la aleta de tiburón puede ser variada, en realidad, en función de cómo se esté aplicando.

El origen de la aleta de tiburón

La incorporación de la aleta de tiburón como elemento de diseño en automóviles no puede atribuirse a un modelo específico, ya que su adopción fue gradual y evolucionó a lo largo de los años en la industria automotriz. Sin embargo, se puede señalar que el concepto de la aleta de tiburón comenzó a ganar popularidad en la década de 1960.

En esa época, varios fabricantes de automóviles, especialmente aquellos involucrados en carreras y deportes de motor, empezaron a experimentar con elementos aerodinámicos para mejorar el rendimiento de los vehículos a altas velocidades. Las aletas, al igual que otros dispositivos aerodinámicos, se incorporaron en diseños de carrocería con el objetivo de estabilizar el vehículo y reducir la resistencia al viento.

La aleta de tiburón apareció como un pequeño complemento aerodinámico. Y más tarde se ha visto potenciada en formato gigante en los vehículos de competición como los grandes bólidos de Le Mans, o incluso en la Fórmula 1.

La aleta de tiburón como un elemento decorativo

Desde un punto de vista puramente estético, la aleta de tiburón agrega un toque de dinamismo y modernidad a la apariencia general del vehículo. Su forma aerodinámica evoca una sensación de velocidad y elegancia, y muchos fabricantes la incorporan estratégicamente en el diseño de la parte trasera de sus vehículos para realzar su presencia visual.

Esta característica decorativa ha ganado popularidad, especialmente en automóviles de gama alta y modelos deportivos, donde el diseño es fundamental para transmitir una imagen de lujo y rendimiento. Algunas marcas utilizan la aleta de tiburón como parte integral de su identidad de diseño, creando una continuidad visual a lo largo de su línea de productos.

Es un elemento muy propio de los coches deportivos, y resulta más raro verla presente en vehículos familiares o berlinas elegantes.

La aleta de tiburón como antena de radio y GPS

La aleta de tiburón, además de su función estética, despliega un papel fundamental en el ámbito funcional al servir como alojamiento para antenas de radio y GPS en muchos vehículos modernos. Esta integración tecnológica no solo contribuye a la mejora del rendimiento de estas funciones, sino que también representa un enfoque ingenioso para optimizar la conectividad y la recepción de señales en el entorno automotriz.

En lo que respecta a la antena de radio, la ubicación elevada y centralizada de la aleta de tiburón permite una mejor recepción de las ondas de radio, ya que se encuentra menos obstruida por otros componentes del vehículo. Este posicionamiento estratégico facilita una transmisión más clara de las señales de radio, lo que se traduce en una mejora en la calidad de la recepción y la reproducción del audio. No obstante, estos mismos aspectos son los que hacen que la aleta de tiburón sea la ubicación ideal también para la antena GPS.

Esta implementación tecnológica en la aleta de tiburón evita la necesidad de antenas externas más visibles y potencialmente menos aerodinámicas. Este enfoque integrado no solo contribuye a mantener un diseño limpio y estilizado, sino que también reduce la posibilidad de daños accidentales a las antenas al estar menos expuestas.

La aleta de tiburón para evitar el robo de la antena

Aunque es cierto que cualquiera que quiera robar algún elemento de un vehículo lo puede conseguir, lo cierto es que cuando se trata de robos de antenas, se trata más de una acción de vandalismo que de un robo propiamente dicho.

Hay mucho gracioso que roba o rompe la antena de la radio del coche simplemente porque sí.

La aleta de tiburón es una opción algo más segura, pues es más difícil de retirar, no llama tanto la atención del tonto de turno, y muchos no saben ni siquiera que se trata de una antena. Puede ser una opción interesante para cambiar la antena original por un elemento más difícil de robar. Aunque, como hemos dicho, nunca hay una forma de evitar el robo al 100%.

Foto de Emmanuel Jiménez

Emmanuel Jiménez

Cargando...