CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

6 MIN

Qué es el control de crucero: ventajas, desventajas y tipos de regulador de velocidad

Juan Carlos Lezama Gonzalez | 29 Ago 2022
Que Es Control De Crucero 3
Que Es Control De Crucero 3

La tecnología avanza cada vez más, por eso podemos encontrar muchos más sistemas modernos en nuestro coche que nos ayudan a conducir mucho más seguros. Conforme van haciendo nuevos modelos de coche, más tecnología moderna incorporan. Muchas veces, incluso no sabemos para qué es una cosa y para qué es otra, es algo normal. Por ejemplo, hoy en día en los coches se les incluye en sistema "control de crucero", es probable que lo hayas oído alguna vez o que hayas montado en un coche que lo tenga, pero si no tienes muy claro lo que es, aquí te lo explicamos.

¿Qué es el control de crucero?

El control de crucero es un sistema de asistencia para la conducción que permite fijar una velocidad para que el coche la mantenga constante sin la necesidad de que el conductor intervenga. No tendrá que seguir acelerando para que la velocidad se mantenga, para ello, el coche acelerará o frenará cuando sea conveniente para mantenerla constante.

Este sistema se suele encontrar cerca del volante o en la palanca cerca de los intermitentes. Cuando usemos este sistema, no podremos prefijar una velocidad menor de 30 kilómetros por hora y no se puede activar este sistema si no superamos dicha velocidad.

Diferencias entre control de crucero y limitador de velocidad

Aunque ambos son sistemas de asistencia, no son lo mismo, solo tenemos que fijarnos en el nombre para saber cuál es la diferencia.

Mientras que el control de crucero nos ayuda a mantener la velocidad constante, el limitador de velocidad nos permite fijar una velocidad máxima que no queremos sobrepasar.

Cuando utilizamos el control de crucero el coche acelera y frena solo para mantener la velocidad. Sin embargo, cuando usamos el limitador de velocidad, somos nosotros los que aceleramos y frenamos con los pedales.

Otros nombres de control de crucero

Puede que ya supieses qué es este sistema pero lo conocieses por otros nombres o que en tu coche se llame de otra forma. Podemos encontrarlo con otros denominaciones. La forma común en inglés utilizada por muchos fabricantes incluso en nuestro país es cruise control.

Debido a la importancia en el mercado europeo de automóviles de los fabricantes alemanes, no es raro que hayas escuchado este sistema referenciado como tempomat.

Y por supuesto en España también puede encontrarlo con otras variantes del mismo nombre tales como regulador de velocidad, velocidad de crucero y modo crucero.

No obstante, en todos los casos el sistema funciona de la misma manera.

Ventajas y desventajas del control de crucero

La ventaja más destacable de este sistema es que brinda mucha comodidad al conductor. Cuando hacemos viajes largos es normal que acabemos cansados y que queramos descansar, ya que no es demasiado cómodo estar durante horas manteniendo la posición de los pies constantemente forzada mientras gestionamos la presión aplicada en cada uno de los pedales. Al dejar que sea el sistema de control de crucero el que controle la velocidad en todo momento podemos dejar los pies descansando durante gran parte del trayecto.

Además, cuando conducimos durante tantas horas no es raro que en algún momento nos despistemos y sobrepasemos la velocidad máxima de una vía, lo que conlleva una posible multa. Este sistema se encarga de que esta situación no se dé en casi ningún caso, gracias a que podemos fijar una velocidad que entre dentro del máximo de la vía.

Pero no todo son ventajas. Precisamente si usábamos la expresión "en casi ningún caso" es porque en alguno sí puede ser un problema. Si estamos en una autovía en la que la velocidad máxima es de 120 y fijamos el control de crucero a esa velocidad, puede que nos encontremos con que estemos superando la velocidad máxima si llegamos a un tramo en el que la velocidad máxima de la autovía desciende a 100 kilómetros por hora, como ocurre en tramos con más curvas o en zonas donde hay una estadística notable de accidentes.

Y aunque es cierto que es un sistema que hace que la conducción sea más cómoda, también puede hacer que nos relajemos demasiado y nos despistemos. Esto puede llegar a hacer que incluso nos dé sueño. Tanto el sueño como la pérdida de atención influye en que nuestras reacciones o reflejos se vean afectados, volviéndose más lentos. Y por tanto, un sistema que a priori nos aporta una mayor comodidad puede llegar a ser contraproducente si no nos adaptamos a usarlo correctamente.

Tipos de control de crucero

Dentro del control de crucero podemos encontrar tres tipos:

Control de crucero básico: Con este control simplemente se mantiene constante la velocidad que hemos fijado. Claro está, habrá momentos en los que tendremos que bajar la velocidad porque si no puede suponer un peligro, sobre todo si circulamos por una vía en la que hay más coches y no todos necesariamente con la misma velocidad que nosotros. Por eso mismo, se han desarrollado sistemas de control de crucero más evolucionados.

Control de velocidad de crucero adaptativo (ACC): Este sistema además de ayudar a mantener la velocidad que hemos prefijado, también es capaz de detectar los coches que circulan por la misma vía a menor velocidad delante de nosotros. De esta manera puede adaptar la velocidad reduciéndola para que no nos peguemos demasiado al coche de delante. Cuando ya no tenemos ningún vehículo delante, el sistema retoma la velocidad que habíamos prefijado.

Control de crucero inteligente (SCC): Este tipo de control permite un sistema mucho más personalizado. Se adapta a nuestra forma de conducir. Por ejemplo, se mantiene a la distancia que nosotros nos solemos mantener de los coches que circulan delante de nosotros. También puede imitar la manera es la que solemos acelerar cuando queremos adelantar. Este sistema se puede configurar de dos formas. Podemos hacerlo manualmente o puede aprenderlo él mediante inteligencia artificial.

Asistente y regulador de velocidad inteligente (ISA): Como su nombre indica, es una función que asiste al sistema de control de crucero. Esta función evita que pasemos el límite de velocidad de una vía. Gracias a ubicación GPS y la cámara es capaz de detectar la velocidad máxima de la vía y activa diferentes medidas para evitar que la pasemos. Desde un aviso sonoro hasta un frenado automático del coche.

Los sistemas de control de crucero de los coches actuales pueden contar con diferentes de estas tecnologías combinadas para ofrecer una experiencia de conducción más rica. Optar por estas funciones o no dependerá del modelo de vehículo elegido y de los extras que estemos dispuestos a pagar.