CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

5 MIN

Efecto invernadero: qué es, cómo afecta al planeta e incluso a tu coche durante el verano

Juan Carlos Lezama Gonzalez | 12 Jul 2022
Que Es El Efecto Invernadero 3
Que Es El Efecto Invernadero 3

El efecto invernadero es un término que ha ganado mucha relevancia en los últimos tiempos debido a las cambiantes condiciones climáticas que han afectado al planeta. En realidad el efecto invernadero es un fenómeno físico que se produce en ámbitos muy diferentes. Lo vemos en el planeta Tierra, pero también lo podemos ver a pequeña escala dentro de nuestro coche. Además, nuestra forma de actuar afecta directamente a las consecuencias derivadas del efecto invernadero.

Nuestro coche es un causante directo del aumento del efecto invernadero. Y así es como puedes ayudar a reducirlo.

El efecto invernadero en el planeta

El efecto invernadero no es algo malo, aunque por lo general lo relacionamos con una situación negativa. En realidad, el efecto invernadero se basa en que la radiación térmica que refleja la Tierra al recibir la radiación solar, en lugar de salir al espacio, es reflejada de nuevo por la atmósfera, rica en gases de efecto invernadero como el CO2, el óxido nitroso o el metano. Gracias a esto, podemos disfrutar de una temperatura adecuada en nuestro planeta.

El problema viene derivado de que durante décadas, tras la industrialización, hemos estado expulsando cantidades ingentes de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Esto es debido a la quema de productos como el carbón, el petróleo o el gas. Las grandes fábricas, la producción térmica de energía, los coches, o incluso la ganadería masiva, son los principales responsables de el aumento brutal de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

De esta manera, lo que originalmente es un fenómeno bueno y positivo para el planeta, como es el efecto invernadero, acaba convirtiéndose en algo peligroso cuando el nivel de radiación térmica que se mantiene en el planeta es más alto del debido.

El calentamiento global

La principal consecuencia de este efecto invernadero, al menos hasta donde el ser humano ha sido capaz de descubrir, es un calentamiento global que afecta a todo el planeta. Este calentamiento genera climas radicales y atípicos. Contribuye a la proliferación de enfermedades infecciosas, reduce la producción agrícola y genera desastre climáticos tales como huracanes, tsunamis o tormentas destructivas. Incluso produce un peligroso deshielo que amenaza con una subida del nivel del mar y la desaparición de zonas donde ahora hay construcciones.

Cómo los coches aumentan el efecto invernadero

Como hemos comentado, las emisiones de los vehículos se encuentran en ese grupo de gases de efecto invernadero que el ser humano está expulsando en cantidades masivas a la atmósfera. Concretamente, se calcula que un 30% de las emisiones de dióxido de carbono es producido directamente por los coches.

La preocupación ya no viene únicamente por el hecho de que la contaminación de un vehículo pueda ser peligrosa para un ser humano que respira oxígeno del aire, sino que emitir dióxido de carbono a la atmósfera contribuye al efecto invernadero y al calentamiento global.

Como reducir el efecto invernadero

Si los culpables del aumento del efecto invernadero hemos sido nosotros, somos nosotros mismos los que podemos contribuir a reducirlo, reduciendo al máximo la cantidad de dióxido de carbono que generamos. Obviamente, no nos referimos a respirar menos, sino a lo que se denomina huella de carbono, que es la que deja un ser humano en su paso por el planeta.

Podemos reducir el efecto invernadero reduciendo el uso del vehículo que hacemos, e incluso tratando de circular de una manera más eficiente. También podemos optar por la fórmula del coche compartido si repetimos el mismo trayecto todos los días.

E incluso podemos optar por los coches eléctricos, que tienen una huella de carbono inferior a la de los coches de combustión, o por medios de transporte como los patinetes eléctricos o las bicicletas.

El efecto invernadero dentro de tu coche

Aunque el efecto invernadero al que hemos hecho referencia es el que afecta al planeta, lo cierto es que el propio efecto invernadero se produce también en otros ámbitos. El nombre proviene del funcionamiento de un invernadero. Este es una plantación cubierta, protegida del exterior, que es óptima para el invierno, época en la que es difícil producir frutos en condiciones ambientales comunes. Los invernaderos tienen una cubierta transparente que deja pasar la radiación solar, pero al ser un espacio cerrado, limita la cantidad de radiación térmica que sale, de manera que se acumula el calor en su interior y se consigue una temperatura más adecuada para la producción.

En el interior de nuestro coche sucede algo similar en verano. Se convierte en un pequeño invernadero. La radiación solar atraviesa las ventanas de nuestro vehículo, y se acumula una temperatura altísima en el interior, más incluso que en el exterior. Esta temperatura hace que permanecer dentro de un coche detenido en verano sea muy peligroso, tanto para un ser humano como para un animal. E incluso puede tener efectos negativos en todo el interior del coche. Por todo ello es bueno utilizar parasoles y en ningún caso estar nosotros dentro, o dejar a un hijo o una mascota, en el interior de un coche cuando lo abandonemos.