CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

6 MIN

Con el posible corte de gas ruso y el auge de los coches eléctricos, las energías renovables se convierten en la mejor opción

Juan Carlos Lezama Gonzalez | 17 Jul 2022
Que Son Las Energias Renovables 1
Que Son Las Energias Renovables 1

Si el gas ruso deja de ser una opción para el mercado europeo definitivamente, las energías renovables podrían ser la mejor salida posible. Tienen mucho futuro por delante y aseguran autonomía energética. Con el auge del coche eléctrico, se convierten en todavía más importantes si queremos que simplemente exista un futuro. Sin embargo, también supondrá una gran inversión.

Qué es la energía renovable

Se define como energía renovable aquella que proviene de una fuente ilimitada o que difícilmente se agotará a muy largo plazo.

Las energías renovables más conocidas son la energía solar, la energía eólica o la energía hidráulica. Aunque a estas habría que añadir también la biomasa.

Como energías no renovables tendríamos el petróleo, el carbón o la energía nuclear, que provienen de fuentes que a priori podrían agotarse.

Estrictamente hablando, ni las renovables son ilimitadas ni las no renovables son realmente no renovables.

Por ejemplo, el astro rey, el Sol, tiene una vida teóricamente limitada. Aunque esto es dentro de millones de años, por lo que a efectos prácticos no podemos hablar de que sea realmente limitado. Lo mismo ocurre con las no renovables. El petróleo y los depósitos de gas que encontramos en el subsuelo por lo general son fruto de un proceso de descomposición de materia que ha durado miles y miles de años. Se puede decir que forman parte de un ciclo que se renueva y repite. Sin embargo, es a tan largo plazo que a efectos prácticos no podemos considerarlo como tal, pues probablemente agotaríamos las existencias antes de que se haya repuesto.

La energía renovable no tiene por qué ser energía limpia

Un error de concepto común es creer que las energías renovables son energías limpias. Pero en realidad no es así, aunque sí son algo más verdes en su totalidad. La mayoría de las energías renovables, efectivamente, son limpias. Pero no todas. La biomasa, por ejemplo, es renovable. Pero no se puede considerar una energía completamente limpia porque su uso para producir electricidad implica expulsar cantidades importantes de gases de efecto invernadero a la atmósfera, su huella de carbono es notable, y amplifica el calentamiento global.

Por contra, la energía nuclear no es renovable. Pero no es perjudicial para la atmósfera en sí misma. Podemos considerar que es una fuente de energía que no contamina la atmósfera. Aun así, cuesta considerarla completamente limpia porque todavía no sabemos bien cómo gestionar los residuos que genera un reactor nuclear. Sin embargo, si algún día aprendiéramos a utilizar el combustible nuclear al máximo, quizás podríamos hablar de una energía limpia.

Sin el gas, la energía renovable es importantísima

Con la amenaza de un posible corte de gas ruso definitivo por medio del gasoducto Nord Stream, la apuesta por las energías renovables es vital en Europa.

Si bien es cierto que España no depende tanto del gas ruso como un país como Alemania, todavía le compramos gas a Rusia. Y seguimos comprando gas a nuestros vecinos del norte de África, con quienes mantenemos unas relaciones cada vez más tensas. Además, todo lo que afecte a la Unión Europea en concepto de carencias de energía será un problema para España, pues el principio de solidaridad que rige hace que tengamos que compartir también nuestras reservas energéticas.

Y con el potencial conflicto internacional, cualquier paso en falso podría dejarnos con un déficit energético importante.

Por todo esto, optar por instalar más centrales de energía renovable, tanto solar como eólica, puede ser una de las mejores opciones que tenemos a futuro.

La energía renovable es ideal para la autonomía energética

A pequeña escala las energías renovables destacan por una ventaja esencial, y es que ofrecen la posibilidad de obtener acceso a energía de forma autónoma. Por ejemplo, en un hogar apartado de la red eléctrica, es posible obtener electricidad con unos paneles solares o con un aerogenerador.

Pero a gran escala las ventajas son similares. Y es que no dependemos de contar con reservas de gas o petróleo para producir energía si contamos con centrales de gran tamaño de energía solar o de energía eólica. Prácticamente en todos los lugares del mundo es posible aprovechar una u otra fuente de energía. Y en España tenemos la ventaja de que podemos sacar buen partido de ambas.

Incluso España tiene el potencial para convertirse en un productor de electricidad para toda Europa si contara con centrales de energía solar a una escala mucho mayor. Así lo manifestó el propio Elon Musk, al hablar sobre las ventajas que tenemos en España por las horas de luz solar de las que disfrutamos.

Los coches eléctricos, causa y efecto

Lo curioso es que los coches eléctricos también tienen un papel clave en todo esto. Con la subida de los precios de la electricidad, la opción de los coches eléctricos no parece tan interesante como podía parecer antes, pues la carga de una batería ahora estaría resultando mucho más cara que antes, y los cálculos sobre si es rentable la compra de un vehículo eléctrico no arrojan una cifra tan favorable.

Por otro lado, el precio de la electricidad está tan alto porque no somos capaces de producir suficiente electricidad con las centrales solares y eólicas y las centrales nucleares, lo que hace que necesitemos producir electricidad con centrales térmicas de gas o carbón, encareciendo el precio al que pagamos la electricidad.

La solución a medio plazo es ampliar la producción de electricidad a partir de energías renovables, lo que aumentaría también la autonomía energética.

Y la otra cara de los coches eléctricos está en que nos permiten pensar en un futuro en el que dispongamos de un vehículo sin necesidad de depender de un combustible que tenemos que comprar al extranjero. Mientras que en Europa los precios del combustible siempre han hecho que tengamos que optar por modelos de vehículos con un consumo menor, en Estados Unidos la cuestión del consumo nunca ha resultado igual de preocupante.

La capacidad para producir energía eléctrica a partir de energías renovables de forma sostenible, limpia y además más barata, ofrecería un panorama mucho más amable para el mundo de los coches eléctricos que el que hemos tenido a lo largo de las últimas décadas con los coches con motor de combustión en comparación con el resto del planeta.