CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

6 MIN

Aprender lo qué es kW y kWh es útil para interpretar tu factura de la luz, y para elegir un coche eléctrico

Juan Carlos Lezama Gonzalez | 12 Ago 2022
Kw Y Kwh
Kw Y Kwh

Hoy no vamos a tratar términos confusos, como el supercondensador o el inversor, sino de qué es el kW y kWh. Es fácil confundir kilovatios (kW) y kilovatios hora (kWh) cuando hablamos de consumo de energía. Pero kW y kWh son términos totalmente distintos y aquí vamos a enseñarte lo que significa cada uno de ellos y cuáles son sus diferencias.

Cada uno de estos términos mide algo distinto, y son dos conceptos que intervienen en tu factura y conforman el precio que pagas por la energía, y que nos dan información también sobre la capacidad de batería de nuestro coche eléctrico.

¿Qué es kW?

Se define el kW (kilovatio) como una unidad de medida, la cual se emplea para cuantificar la potencia de la energía eléctrica que soporta la instalación de un inmueble. El vatio (W) es su unidad de medida, siendo un kilovatio equivalente a 1.000 W (1.000 W = 1 kW).

En otras palabras, cuando se trata del suministro eléctrico, el kW se emplea para mostrar cuál es la potencia máxima de energía eléctrica que puede soportar una vivienda. Cada electrodoméstico presente en una vivienda, indica la cantidad de vatios que necesita para funcionar.

Entonces, el kW nos indica la velocidad en la que se consume la energía en el suministro eléctrico de una vivienda. Por ejemplo, una plancha necesita cerca de 2.400 vatios para funcionar de manera correcta.

Mientras que en una casa donde vivan 2 personas que no tenga calefacción eléctrica, tomando en cuenta los electrodomésticos necesita aproximadamente de 3,50 kW.

¿Qué es kWh?

El kWh es una unidad de medida que es empleada para registrar el consumo eléctrico que se ha empleado durante cierto periodo de tiempo. El kWh mide cuál es el consumo de energía en kilovatios hora. El consumo de kilovatios hora registra la cantidad de vatios que emplean los electrodomésticos y con qué frecuencia los utiliza.

Cuando en tu factura mensual de energía ves los kWh consumidos, lo que se observa es una medida de la potencia de los electrodomésticos y la cantidad de tiempo que se usan.

¿Cuál es entonces la diferencia entre kWh y kW?

Técnicamente, la diferencia entre kW y kWh es que un kWh es una medida de energía, mientras que un kW es una medida de potencia. Ambos términos potencia y energía suelen utilizarse a menudo de manera errónea como sinónimos.

El kW determina la potencia contratada y el término fijo que se paga por la energía eléctrica, mientras que el kWh es el que indica cuánta energía ha sido consumida y determina el precio que se debe pagar por su consumo.

Cómo calcular el kWh con base en el kW

Para calcular los kWh que ha consumido cualquier artefacto eléctrico, se debe calcular la cantidad de tiempo que se emplea y se debe anotar la potencia del electrodoméstico. Un kilovatio es equivalente a 1000 vatios, la potencia debe dividirse entre 1000 para llevarla a kilovatios.

Ejemplo, se tiene un artefacto eléctrico que emplea 1500 W y se utiliza 2 veces al día, debiendo calcularse los kW y los kWh de manera mensual. El procedimiento es el siguiente:

  • Se divide la potencia entre 1000 para calcular los kW: 1500 vatios 1000 = 1,5 kW.
  • Se multiplican los kW por las horas de uso diario: 1,5 kW X 2 horas = 3 kWh al día.
  • Para calcular el consumo total de energía de 30 días: 3 kWh X 30 días = 90 kWh mensuales.

Ya sabes cómo calcular los kWh consumidos por un artefacto eléctrico, ahora para calcular los costes de energía, se deben multiplicar los kWh por los costos del proveedor de electricidad. Supongamos que es de 0,07 € por kWh. Entonces calculamos:

90 kWh X 0.07 por kWh = 6,30 € por mes.

La importancia de los kWh en los coches eléctricos y sus baterías

En el mundo de los coches eléctricos, el término kWh es muy determinante. Aunque hasta ahora lo hemos relacionado con el consumo de energía que vemos en la factura de la luz, en general nos sirve para hablar de cantidades de energía.

En el caso de los coches eléctricos, está claro que hay un elemento en el que es clave el kWh: la batería. Las batería de un coche eléctrico son extremadamente parecidas a las que tenemos en una batería externa tipo powerbank para nuestro móvil, en un patinete eléctrico, o incluso en un móvil (aquí varía únicamente la forma y algunas conexiones. Son baterías de iones de litio.

Así, si cuando hablamos de un móvil o de una batería externa, medimos su capacidad en mAh (mili amperios hora), también podemos hacer esto en un coche, ¿verdad?

Podemos, pero no nos resulta útil. En lugar de ello, utilizamos el kWh. ¿Por qué?

Cuando hablamos de los mAh no estamos teniendo en cuenta el voltaje en el que funciona el sistema de la batería. Esto no es un problema con la inmensa mayoría de baterías del mundo, pero sí con los coches eléctricos.

Y es que el voltaje en el que se almacena la energía en la batería de un coche eléctrico varía de un modelo a otro. Para aumentar la capacidad de energía que tenemos en un coche eléctrico podemos hacer una batería más grande, o podemos hacer que quepa más energía en esa misma batería. Esto último es lo que buscan los fabricantes cuando optan por instalar en su coche eléctrico un sistema que funciona en un modo de 800 voltios en lugar de uno que funciona en 400 voltios.

Una batería de 100.000 mAh que almacena electricidad en 400 voltios tiene la mitad de energía que si almacena electricidad en 800 voltios. Esta última requiere de componentes de una calidad superior, pero en cualquier caso nos permite almacenar más energía en el mismo espacio, que es lo relevante en un coche eléctrico. No obstante, si nos dieran el dato en mAh de la batería de dos coches, podríamos llegar a creer que tienen una batería similar cuando es extremadamente diferente.

Es por eso que el dato de las baterías de los coches que nos interesa es la capacidad en kWh. En esta unidad de medida ya se tiene en cuenta el voltaje en el que funciona la batería, y a efectos de comparación nos sirve para saber qué vehículo nos ofrece una mayor cantidad de energía almacenada.

Eso sí, tampoco nos dará el mismo rendimiento una batería en un 4x4 que en un pequeño y ligero coche urbano, así que no podemos perder de vista el factor de la autonomía, que es el que realmente nos permitirá comparar varios coches frente a frente.